Martes 16 DE Julio DE 2019
Domingo

A quienes, todavía, creen en Jimmy Morales

Manolo E. Vela Castañeda

manolo.vela@ibero.mx

Fecha de publicación: 04-10-15
ILUSTRACIÓN VÍCTOR MATAMOROS > EL PERIÓDICO

Les escribo a ustedes que, en la primera vuelta de las elecciones, votaron por Jimmy Morales. Quisiera reconocer el coraje que han tenido en emitir su voto, y hacerlo por quien ustedes, en su corazón, creen y confían que debe llegar a gobernar el país, por quien ustedes consideran que es la mejor opción para Guatemala.

Jimmy es un empresario exitoso, con una historia de superación forjada con trabajo. Un hombre que además, a pesar que yo no simpatizo con su estilo humorístico, ha hecho reír a los guatemaltecos. Y Jimmy, el candidato, es alguien que sabe manejarse frente a las cámaras y los micrófonos.

Pero gobernar es algo más que la acción de una persona en solitario. Gobernar es una mezcla, entre muchos liderazgos y la conformación de un gran equipo de trabajo. Y es aquí donde Jimmy, el candidato en quien ustedes depositaron su confianza y sus ilusiones de cambio, empieza a fallar.

Hasta ahora a ustedes les habían dicho que el partido de Jimmy Morales está lleno de militares. Como su mano derecha, el general Edgar Justino Ovalle Maldonado, que fue jefe de operaciones de la Zona Militar de Cobán cuando la guerra (http://bit.ly/1KWhnXz); o el general José Luis Quilo Ayuso, que nos habían dicho que ya no estaba en el partido pero que ahora, en un reporte del TSE, aparece como uno de sus financistas: (http://bit.ly/1RkBinn) Quilo Ayuso fue un acérrimo opositor a los Acuerdos de Paz que pusieron fin a la guerra y se permitió criticar al presidente De León Carpio, en el acto en el que –en 1994- fuera relevado de la Jefatura del Estado Mayor. Vaya credenciales democráticas y de profesionalismo militar. Entre sus diputados electos también destacan varios militares. Por ejemplo, el teniente coronel Alsider Antonio Arias Rodríguez; o el también exmilitar Javier Alfonso Hernández Ovalle, quien además ya fue diputado –entre 2008 y 2012- por la Gana. Sí, el partido de Jimmy está lleno de militares, como Pérez Molina, Juan de Dios de la Cruz (el del IGSS), y otros tantos, que por años se dedicaron a saquear al país. Pero entiendo si ustedes siguen creyendo que no todos los militares son malos y que entre sus filas haya hombres de bien.

Veamos entonces, ¿quiénes hacen parte de su equipo de trabajo? En el programa Destino 2016, de Canal Antigua, Morales mencionó a Jorge Luis Donado Vivar, como alguien que “sería un excelente candidato” a Ministro de Gobernación. Donado fue, durante el gobierno de Otto Pérez Molina, asesor –con un salario de Q25 mil mensuales- de uno de los hombres de confianza de Otto Pérez: nada menos que su jefe de inteligencia, el general Edgar Ricardo Bustamante Figueroa, secretario técnico del Consejo Nacional de Seguridad. Esto fue publicado por Nómada (http://bit.ly/1L8XbFo). Antes, en 2014, Donado Vivar se presentó como candidato a Fiscal General. En esa ocasión fue señalado de plagiar el plan de trabajo con el que concursó para dicha plaza. La postuladora dio crédito al señalamiento. (http://bit.ly/1KNG6zr)

En el programa A primera hora, de Emisoras Unidas, el representante del partido de Jimmy para debatir sobre temas de salud fue Enrique Rodríguez (http://bit.ly/1KHigTI). El Doctor Rodríguez fue uno de los asesores más cercanos al ministro Jorge Villavicencio, a quien el presidente Otto Pérez Molina -ante las insistentes denuncias de corrupción- pidió su renuncia en 2014. El vínculo entre el Doctor Rodríguez y el gobierno de Otto Pérez puede verse en los créditos del Plan Nacional de Salud, donde aparece su nombre (http://bit.ly/1OMpL1y). Entre la comunidad de organizaciones no gubernamentales GETSA (Gestión y Tecnología en Salud y Desarrollo), la consultora del Doctor Rodríguez se ha hecho famosa por falsear datos de encuestas, que en realidad nunca se hacen.

Yo no les critico si ustedes, quienes en la primera vuelta de las elecciones votaron por Jimmy, quieren seguir creyendo que él es un buen tipo, y un candidato que sabe hacer reír. Pero para gobernar al país –en las actuales circunstancias– se necesita de mucho más que eso. Y el equipo que Jimmy Morales ha ido armando en lugar de afirmar las promesas, los sueños y las esperanzas de cambio de la gente, las está –desde ahora– engañando. Porque habiendo profesionales honestos, con capacidad y experiencia en el manejo del Estado, en diversas áreas, él insiste en rodearse de cuadros que colaboraron estrechamente con la administración de Otto Pérez. En las últimas semanas se ha dado un re-acomodo de los liderazgos corruptos que, con Otto Pérez, llevaron al país a la ruina. Ellos aprovecharon el vacío –de cuadros– que el partido que postuló a Jimmy tenía. Y nadie podrá cambiar el rumbo integrando en su equipo de trabajo a gentuza como esta. Esa no es la ruta del cambio.

El futuro de Guatemala no está en la candidatura de Jimmy Morales. En su candidatura hay más bien ya mucho de ese pasado asqueroso, en el que burócratas, militares y políticos corruptos amasaron grandes fortunas. Ahora mismo, son ellos los que se han ido colocando cerca, muy cerca, del candidato.