Viernes 21 DE Septiembre DE 2018
Domingo

Razones por las que las elecciones 2015 no fueron más de lo mismo

Jonatan Lemus
Sociedad de Plumas

Fecha de publicación: 27-09-15
Ilustración Víctor Matamoros > El periódico
Más noticias que te pueden interesar

El 3 de mayo en este mismo espacio escribí una columna titulada Razones por las que las elecciones 2015 serán más de lo mismo. Desde una perspectiva teórica argumenté que la oferta política dependía fuertemente de la demanda. En este sentido, el mercado electoral guatemalteco estaba compuesto en su mayoría por votantes cuyas condiciones socioeconómicas les hacía proclive a dar su voto a partidos clientelares.

La profecía se cumplió, en parte. Los partidos políticos clientelares dominaron a nivel local. Lider, UNE y PP alcanzaron un mayor número de alcaldías. En el Congreso, Lider y UNE obtuvieron la mayoría, aunque no absoluta. En la elección presidencial, la sorpresa fue la de Jimmy Morales, quien por su condición de candidato no ligado al sistema político logró el primer lugar.

A pesar de esto, los resultados de las elecciones 2015 no fueron más de lo mismo. A continuación expongo algunos cambios que podrían surgir a partir del proceso electoral:

Primero, se acaba la tradición del “Le toca”. Desde la elección de Alfonso Portillo, el candidato que obtenía el segundo lugar pasaba a ganar la siguiente elección. Parecía que sucedería lo mismo con Manuel Baldizón. Sin embargo, los antejuicios solicitados contra sus candidatos, la alianza con el Partido Patriota en el Congreso, así como la confrontación con CICIG y MP, fueron algunos de los factores que dejaron a Baldizón fuera de la segunda vuelta. Esto tiene un efecto importante: de aquí en adelante, será difícil saber “a quién le toca”, por lo que muchos tendrán más precaución al momento de movilizarse de un partido al otro.

Segundo, un partido que ya gobernó se posiciona de nuevo en una segunda vuelta. Si bien en este momento las encuestas no le dan una victoria al Partido UNE, no cabe duda que a diferencia de otros partidos que gobernaron, esta organización política fue capaz de sobrevivir y posicionarse de nuevo a nivel nacional. Esto es un cambio relevante puesto que la UNE podría convertirse en el primer partido con cierta estabilidad en Guatemala. Sus votantes le son leales, aunque sus dirigentes no necesariamente se hayan mantenido unidos.

Tercero, las elecciones 2015 podrían marcar el fin del “partido franquicia”. El sistema político hasta el momento descansaba en el endoso del voto por parte de los alcaldes. Manuel Baldizón trabajó su campaña (de cuatro años), basada en este principio que había sido exitoso antes. Reclutó a líderes locales quienes obtuvieron un buen resultado ganando más de cien alcaldías; sin embargo, no lograron endosar el voto al candidato presidencial. Caso contrario fue Jimmy Morales, quien presentó solamente 70 candidaturas y logró el primer lugar sin la necesidad de liderazgos municipales fuertes.

Dado que las crisis políticas son atípicas, los resultados de esta elección también podrían serlo. Como respuesta, el sistema podría adoptar dos caminos. En el primero, intentaría regenerarse para alcanzar de nuevo el equilibrio pre-crisis. Volveríamos a ver las lógicas de cálculo costo-beneficio y la conformación de partidos basados en liderazgos locales, así como la lógica del “le toca”.

En el segundo escenario, los futuros candidatos presidenciales no basarían su estrategia en la captación de liderazgos municipales y departamentales. Además, la falta de certidumbre sobre quiénes podrían ser los principales presidenciables haría que muchos alcaldes y diputados no busquen salir de su partido. Esto podría ser positivo para el sistema, puesto que limitaría los incentivos para el transfuguismo y las negociaciones espurias.

Será interesante darle seguimiento a este proceso de transformación o regeneración. La historia nos dirá si en 2019 tendremos un sistema político diferente, o si el statu quo partidista fue capaz de recuperarse, y en cuatro años diremos que las elecciones vuelven a ser más de lo mismo.

Sociedad de Plumas es una red de colaboradores comprometidos con promover en las páginas editoriales el balance, el contraste y la propuesta constructiva.

Etiquetas: