Domingo 21 DE Julio DE 2019
Domingo

Hermano lejano, Jimmy está cercano

José Luis Chea Urruela

Fecha de publicación: 27-09-15

Mientras en Guatemala aún no se definía quién sería su contendiente en la segunda vuelta, Jimmy Morales -el ganador de la primera vuelta de las elecciones generales-, con el sombrero de Neto y no con sombrero ajeno, recorría las calles de Los Ángeles a bordo de un convertible, bajo el cielo azul y en un ambiente festivo, saludando a la comunidad migrante guatemalteca radicada en esa ciudad, con ocasión de la celebración del Desfile Centroamericano de la Independencia.

Después de haber ganado la primera vuelta, sorpresiva e inesperadamente el candidato del Frente de Convergencia Nacional (FCN) viajó a Washington, Nueva York y Los Ángeles, con el propósito de agradecer el apoyo que la comunidad de guatemaltecos que radica en Estados Unidos le otorgó durante la primera vuelta de las elecciones; viaje innecesario para muchos observadores, pues los migrantes no votan.

Perseguidos por la miseria y la inseguridad, miles de guatemaltecos, en su desesperación, han traspasado la frontera norte y han convertido esa odisea en la única posibilidad de escape, dignidad y gratificación. Históricamente, tanto Estados Unidos como México han sido los países hacia donde los guatemaltecos se han dirigido para poder buscar un empleo y ahorrar para sustentar a sus familias en sus comunidades de origen y, en el proceso, transformarse en los reyes de la remesas.

En la actualidad, se estima que uno de cada cinco hogares en Guatemala recibe remesas de Estados Unidos, las cuales ascendieron en el último año a un total de US$5.544 millardos, estimándose que cada día entran US$15 millones por ese concepto. Estas ayudas económicas son enviadas por una fuerza laboral que se desempeña en ese país, de la cual el 87 por ciento son hombres solos, padres de familia que tienen influencia directa sobre su esposa, sus hijos y sus familiares más cercanos. Es gracias a esas remesas que la economía de Guatemala no ha colapsado.

Según Manuel Orozco, la migración guatemalteca ha producido efectos financieros significativos. En el caso de Guatemala, por ejemplo, aunque no existen cifras actualizadas, el negocio que deriva de los transportes que utilizan los migrantes para salir y regresar al país es representado por más de 200 mil viajes al año, principalmente por vía aérea. Mensualmente, los migrantes y sus familiares invierten más de US$50 millones en llamadas telefónicas, y desde Guatemala se realizan más de 50 mil envíos de productos pertenecientes al “comercio nostálgico”. Pollo Campero, frijoles Ducal, Ron Botrán, cuero, artesanías, loroco, dulces típicos, etcétera.

La migración guatemalteca no constituye tan solo un fenómeno socioeconómico, también podría convertirse en un fenómeno político. En este sentido, la globalización, pero sobre todo la gran revolución de las comunicaciones, ha abierto los ojos de los desterrados sobre la situación política en Guatemala. De esta cuenta, ese millón y medio de guatemaltecos en Estados Unidos -casi el diez por ciento de la población guatemalteca- se ha incorporado a nuestra “revolución de colores” y al proceso electoral, a sabiendas que ante la imposibilidad de votar directamente, lo pueden hacer a través de sus familias.

La visita de Morales se centralizó en las tres ciudades que tienen la mayor concentración de migrantes guatemaltecos en Estados Unidos, oriundos mayoritariamente de San Marcos, Huehuetenango y Quetzaltenango. Línea directa con la “Guatemala profunda”, gracias a la revolución cibernética, la creación de redes sociales, la universalización de Internet y el crecimiento de la telefonía; línea directa que rompe barreras y pone al alcance de la Guatemala rural criterios políticos y electorales exprés, a través de estructuras familiares paralelas, que nada tienen que ver con los partidos políticos.

El Boletín Estadístico de Operadores de la Red Local de la Superintendencia de Telecomunicaciones (SIT) indica que, el año pasado, 2 mil 192 millones 584 mil fueron minutos entrantes de puertos internacionales y 920 millones 632 mil fueron minutos salientes desde Guatemala a puertos internacionales. Ricardo Flores, consultor en telecomunicaciones de la firma Global Group, expuso, para la revista Summa que “Hay un incremento en el tráfico internacional de llamadas entrantes y se explica por la migración fuera del país”. ¿Cuántos minutos entrantes pedirán el voto por Jimmy?

Los migrantes, que tienen a EE.UU. como posada, hoy cortejados por Obama y por el Papa, quienes, como diría Miguel Ángel Asturias, contemplan cielos que no son los suyos, que viven con gente que no es la nuestra, que lo tienen todo como prestado, que saben que no cuenta el tiempo sino la distancia, que envejecen cumpliendo años que no son años sino descuentos, que no tienen sombra sino equipaje y que padecen males que solo sanarán con el regreso, apoyan, desde el destierro, a un candidato que por fin sienten suyo. Migración y Política. El retorno de la Diáspora por otra vía.