Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Domingo

La crisis política comienza a pegar a la economía

Análisis de Coyuntura

Fecha de publicación: 26-07-15
Más noticias que te pueden interesar

IPN-USAC

Instituto de Problemas Nacionales / Universidad de San Carlos / www.ipn.usac.edu.gt

 

Las importaciones han disminuido más del cuatro por ciento y la brecha fiscal sigue ampliándose, con riesgo de que alcance Q4 millardos al 31 de diciembre. Estos son indicadores de que las inversiones privadas y el consumo se están congelando, mientras la capacidad de recaudación tributaria sigue deteriorándose. (1) A ello se suma el bajo efecto multiplicador en la economía del gasto público (2) y el inicio del aislamiento financiero del país. El Banco Mundial y el BID comunicaron a las autoridades el congelamiento de desembolsos y la suspensión de préstamos blandos orientados al desarrollo, debido a los escándalos de corrupción.

 

El Ipnusac estimaba que la crisis política que se destapó con el caso de “La Línea” el 16 de abril, podría impactar a la economía en un plazo de seis meses, pero está ocurriendo antes, a los 90 días. Para cumplir sus compromisos básicos de funcionamiento el Gobierno acudió en los últimos meses a emisión inorgánica por más de Q6 millardos (respaldados en saldos de bonos de reconstrucción de 1976, entre otros), y ese sobregiro podría amplificarse a más de Q11 millardos si Finanzas no libera el resarcimiento a las víctimas de Chixoy, pues incumplir la sentencia de la Corte Interamericana acarreará sanciones internacionales inmediatas.

 

El acoplamiento de crisis política con la crisis económico-financiera presionará más temprano que tarde a los políticos que se sentían relativamente inmunes a la protesta ciudadana, aunque nerviosos porque la CICIG/MP están enteramente fuera de su control y siguen tras diputados, candidatos y funcionarios de todas las estirpes y colores. Como sea, la estabilidad macroeconómica, que ha pasado otros trances complicados, esta vez tambalea con un horizonte cerrado.

 

En efecto, las elecciones previstas para el 6 de septiembre están envueltas en un mar de incertidumbre. El TSE abrió la caja de Pandora aplicando el Artículo 113 constitucional a Alfonso Portillo y bajo ese criterio tendrá que negar inscripciones a más de un centenar de candidatos, incluyendo varios binomios presidenciales. Hay dudas sobre la pertinencia de ese Artículo a la calificación electoral, pero como están las cosas será complicado que los magistrados de la Corte Suprema de Justicia o bien de la Corte de Constitucionalidad salgan a explicar al público que aunque los candidatos no sean capaces, idóneos ni honrados, tienen que ser inscritos.

 

Aun trazando el escenario más optimista, según el cual los comicios generales se celebran dentro de 42 días en condiciones de una participación ciudadana razonable y sin mayor perturbación, el cuadro económico y financiero no se altera mayor cosa. El próximo Gobierno y Congreso heredan exactamente el punto de desgaste en que se encuentran a menos de seis meses de concluir la administración de Otto Pérez y la legislatura dominada por Lider y PP. La razón es que los partidos mayoritarios resisten las reformas (políticas, transparencia y servicio civil) que alteran su estatus de corrupción y privilegios.

 

Las aparentes victorias de esos partidos al eludir reformas y mantener imperturbables unas elecciones de baja legitimidad, retardan y hacen más costosa, pero no evitan, la derrota estratégica del sistema. Es más, la reacción del partido Lider en contra de CICIG/MP y las presiones aparentemente irresistibles que han ejercido en las últimas horas sobre los magistrados de la Corte Suprema de Justicia para evitar que se tramiten los antejuicios en contra de sus candidatos señalados en el caso de financiamiento ilícito, solo confirman que su eventual triunfo electoral es la continuidad del estatus corrupto.

 

Por tanto el aislamiento político y financiero internacional se acrecentará, y los indicadores, hasta ahora relativamente estables, de inflación, tipo de cambio y tasas de interés difícilmente resistan el mal clima político.(3) En ese contexto es previsible que el goteo que ya empezó de fuga de capitales se acelere en lo que resta del año, a la vez que el crimen organizado (particularmente narcotráfico) opte por salir de los circuitos de corrupción en los que habitó más de 20 años el blanqueo de sus ganancias y opte por canales más informales, lo cual distorsionaría varios mercados.

 

El escenario real, entonces, es uno en el que los políticos cabalgan triunfantes, sin reformas y con elecciones, dejando a su paso una ruina social, económica y financiera que costará remontar.

 

1. Según la SAT la brecha fiscal será superior a los Q3 millardos, pero nuestras estimaciones son más pesimistas porque al cierre del primer semestre ya superaba los Q2 millardos, además que los procesos de liberalización comercial y la inestabilidad aduanera continúan. Por otro lado, en los ingresos internos los deducibles reportados de ISR a las empresas aumentaron y continúan las impugnaciones tributarias en la CC, en especial de Q1.3 millardos de las telefónicas. Aunque la recaudación concluirá bien respecto de 2014, estará lejos de lo programado para 2015.
2. El gobierno central está gastando mucho pero invirtiendo poco. Se observa en los Q1,915 millones asignados a los Consejos de Desarrollo, que a julio apenas habían ejecutado Q88.6 millones (4.6 por ciento).
3. Los casos de corrupción judicializados de abril a la fecha no solo afectan al sistema político y de gobierno, también a actividades económicas, como la provisión de medicamentos, energía y electricidad y comunicaciones (ampliación de Puerto Quetzal).

Etiquetas: