[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Vida inteligente

Las habilidades que toda empresa necesita ahora


foto-articulo-Vida inteligente

Estamos al borde de la Cuarta Revolución en tecnología. La primera gran revolución, la agrícola, tuvo lugar hace miles de años, seguida de la Revolución Industrial en los siglos XVIII y XIX y la Revolución Digital, que ha durado solo un par de décadas. Cada uno de estos trastornos transformó la sociedad más allá del reconocimiento.

Según el McKinsey Global Institute, la Cuarta Revolución será 10 veces más rápida, 300 veces la escala y tendrá 3.000 veces el impacto de la Revolución Industrial. Es probable que perturbe a la humanidad de formas que ni siquiera podemos imaginar, y este cambio sísmico será impulsado por la inteligencia artificial. Mientras miramos hacia el abismo incognoscible que es la IA, vale la pena hacer una pausa y preguntarse qué habilidades nos ayudarán a superar los próximos años.

El Foro Económico Mundial (WEF) ha publicado una útil investigación sobre el futuro del trabajo, pronosticando que el 35% de las habilidades que se consideran importantes en la actualidad no lo serán dentro de cinco años, mientras que el 65% de los niños que ingresan a la escuela primaria hoy harán trabajos de los que nunca hemos oído hablar. Aquí, echamos un vistazo a las habilidades clave que todos necesitan para prosperar durante la Cuarta Revolución.

  • La creatividad será la clave

Según el informe del WEF, la creatividad pasará de ser la décima habilidad más valiosa hoy a ser la tercera en 2020. Todavía tenemos una definición vaga de creatividad en el Occidente, a pesar de que las industrias creativas: medios, arquitectura, diseño, moda, publicaciones y publicidad, impulsan gran parte de nuestro crecimiento económico. La creatividad no tiene nada de suave y debemos recuperar el término como la base de un pensamiento audaz, desafiante y original para florecer a medida que cambia el mundo del trabajo.

En esencia, la creatividad es la capacidad de pensar más allá del orden establecido y es exactamente esa habilidad con la que lucha la Inteligencia Artificial. Ser creativo tampoco es lo opuesto a ser analítico. De hecho, la mejor solución de problemas proviene de poder evaluar los hechos y encontrar una solución novedosa. Las únicas habilidades que se prevé que superen la creatividad en 2020 son la resolución de problemas complejos y el pensamiento crítico, lo que significa que las tres principales habilidades del futuro son en realidad disciplinas creativas. Implican pensar en una situación y encontrar nuevas soluciones.

Los educadores británicos han lamentado durante mucho tiempo el hecho de que nuestros escolares se están quedando atrás de sus rivales del este de Asia en matemáticas y ciencias, pero en China, están tratando de reequilibrar su sistema educativo en la otra dirección con el mantra “para cada pregunta debería haber más de una sola respuesta”. Las computadoras pueden hacer matemáticas mucho mejor que cualquier ser humano, pero la imaginación y los saltos creativos no se pueden programar (todavía). No es de extrañar que las principales instituciones como Stanford hayan introducido cursos sobre diversión, mientras que la Universidad de Cambridge ahora tiene un profesor de juego (patrocinado por Lego). A medida que el futuro se convierte en presente, ignora la creatividad bajo tu responsabilidad.

  • Corazón, no cabeza

Estamos acostumbrados a reprimir las respuestas emocionales en el trabajo, diciéndonos que es la cabeza y no el corazón lo que debe controlar la toma de decisiones profesionales. Pero al igual que con la creatividad, la emoción es algo en lo que nuestro conjunto de herramientas mejoradas por la Inteligencia Artificial no es muy buena. Para asegurar su utilidad futura, necesitas pensar menos como una máquina y más como un humano. El éxito de un equipo está vinculado a la inteligencia emocional colectiva de los individuos que lo integran, no a su coeficiente intelectual.

En lugar de ver la emoción como irracional, debemos replantearla como esencial para la construcción de relaciones. El trabajador promedio ahora pasa un 50% más de tiempo en actividades colaborativas que hace una década, lo que significa que la capacidad de adaptarse a diferentes personalidades, estilos, perspectivas y relaciones es clave. Las oficinas ahora abarcan cinco generaciones de personas (de 18 a 80 años) y son cada vez más diversas culturalmente, por lo que, para sobrevivir en la fuerza laboral del futuro, debes poder vincularte y colaborar con personas que pueden tener una mentalidad radicalmente diferente a la tuya.

En cuanto a las clasificaciones del WEF de habilidades futuras, dos entradas completamente nuevas en el top 10 para 2020 son la inteligencia emocional (número 6) y la flexibilidad cognitiva (número 10). La negociación y la coordinación con otros también se mantienen en los 10 primeros puestos. Lo que eso significa, entonces, es que las habilidades interpersonales dominan la tabla de clasificación y dominarán el futuro del trabajo.

  • Las artes y las ciencias se convierten en compañeras de cama

Sin embargo, no todo es lluvia de ideas y abrazos grupales. La Cuarta Revolución significa que la tecnología se integrará en todos los aspectos de nuestra vida diaria y nuestra confianza en ella será total. La fluidez en tecnología es esencial en esta nueva era, pero debemos redefinir cómo abordamos la educación de alta tecnología. Se tratará menos de las habilidades prácticas de codificación y aritmética (de nuevo, los bots son más baratos, más rápidos y trabajan más duro que tu), sino más de una comprensión profunda de los potenciales y los peligros de los diferentes enfoques de alta tecnología. Solo cuestionando y desempaquetando estas cajas negras seremos capaces de navegar por este nuevo panorama.

Es revelador que los líderes de la industria en todo el mundo occidental estén duplicando la inversión en educación tecnológica. Bill Gates anunció recientemente que las ciencias, la ingeniería y la economía seguirán siendo las habilidades más demandadas en el futuro, y ha creado un fondo de mil millones de dólares para encontrar soluciones de alta tecnología al cambio climático.

Es esta capacidad de aplicar tecnología para resolver desafíos del mundo real lo que se convertirá en el enfoque futuro de los negocios, combinando a la perfección las ciencias analíticas con la creatividad y la resolución de problemas. En el Reino Unido, el empresario de aspiradoras Sir James Dyson ha inaugurado una escuela de ingeniería en el Imperial College de Londres con el objetivo explícito de cerrar la brecha entre el diseño creativo y la educación técnica. Para prosperar en la Cuarta Revolución, debemos dejar de ver las artes y las ciencias como dos culturas opuestas, sino como dos brazos del mismo organismo.

  • Recursos humanos como los nuevos educadores

El ritmo del cambio en la Cuarta Revolución es tal que cualquiera de estas habilidades no tendrá ningún valor a menos que estés dispuesto a cambiarlas por completo cada pocos años. Nuestro sistema educativo actual se enfoca en adelantar el aprendizaje en los primeros 20 años de nuestras vidas, supuestamente preparándonos para los próximos 60 años de nuestras carreras. Esto ya no es sostenible. En el futuro, los empleadores deben asumir las responsabilidades y las funciones de los educadores, promoviendo el aprendizaje permanente y la actualización constante de la mano de obra.

Las empresas son receptores pasivos del talento humano. Cuando los empleados ya no tienen las habilidades para el trabajo, a menudo se eliminan gradualmente y se contratan nuevos empleados. Esta no es solo una manera horrible de tratar a los seres humanos, es una forma increíblemente ineficiente de operar como empresa. Necesitamos reinventar el significado mismo del departamento de recursos humanos para que se aleje de la presión y se convierta en un motor mucho más comprometido en la estrategia corporativa que monitorea constantemente las tendencias de talento e identifica las posibles brechas de habilidades que deben abordarse.

Para que los trabajadores humanos sobrevivan a la Cuarta Revolución, las empresas, el gobierno y las universidades deben trabajar de una manera más integrada, con demandas económicas que lleguen antes y que la educación dure más tiempo. Este nuevo enfoque del aprendizaje permanente, combinado con un toque creativo, astucia emocional y conocimiento de la tecnología, definirá al futuro trabajador.

Artículo por Mr. Porter

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Trump, aislado y amenazado por un segundo juicio de destitución

Trump “está perturbado, trastornado y peligroso”. Debe irse”, dijo Pelosi en Twitter.

noticia
5 minutos
noticia Europa Press
Congreso de EE.UU. seguirá esta noche con la certificación de los votos electorales pese al asalto


Más en esta sección

Capturan a esposo de trabajadora del MP que fue asesinada

otras-noticias

Muere el famoso periodista de EE.UU. Larry King a los 87

otras-noticias

Las entrañas del poder VII

otras-noticias

Publicidad