[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Salud

Las infecciones respiratorias van en aumento, así puedes prevenirlas


Cerca de 4 millones de personas mueren cada año por este tipo de padecimientos, en su mayoría niños y adultos mayores.

foto-articulo-Salud

Una de las preocupaciones de los profesionales de la salud en estos días es la propagación de enfermedades e infecciones respiratorias que cada vez afectan a más personas en todo el mundo.

Las infecciones respiratorias agudas (IRA) son enfermedades que afectan las vías respiratorias del ser humano, suelen desarrollarse en un periodo menor a 15 días y en muchas ocasiones, pueden desencadenar una neumonía.

Estas suelen suceder por el contagio con un virus o por una combinación de virus y bacterias, siendo el neumococo el segundo agente que causa más casos de neumonía bacteriana adquirida en la comunidad, después del Virus Sincicial Respiratorio (VSR).

Las IRA son una de las razones más comunes de consulta médica e ingreso a los hospitales, especialmente en los servicios pediátricos, y pueden poner en riesgo la salud pública de un país.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca de 4 millones de personas mueren cada año por este tipo de padecimientos, afectando en mayor proporción a niños entre los 0 y 5 años y a los adultos mayores.

Tipo de contagio y factores de riesgo

Las infecciones respiratorias suelen clasificarse de acuerdo con su ubicación; es decir, pueden ser de las vías superiores o altas (oído medio, fosas nasales y senos paranasales) o de las vías inferiores o bajas (bronquios, alvéolos, bronquiolos y la tráquea), dentro de las cuales destaca la neumonía.

Sin embargo, en ambos casos son contagiosas y se propagan rápidamente entre las personas. Se manifiestan con tos, dolor de garganta, dificultad respiratoria, congestión y obstrucción nasal y hasta fiebre.

Asimismo, en el caso de la neumonía también se da la presencia de respiración rápida y retracción de parte inferior del tórax durante la inspiración y sibilancias (cuando es viral), según menciona la OMS.

Para la doctora Lenny Figueroa, líder médica de Vacunas para Pfizer Centroamérica y Caribe (CAC), existen ciertos factores que pueden causar que una persona se contagie con un virus o una bacteria más fácilmente y desencadenar una infección respiratoria aguda.

Figueroa destacó que entre estos factores se encuentra la edad, desnutrición, los lugares con alta concentración de gente, altos cambios de temperatura, la contaminación, las infecciones del pasado, la falta de lactancia materna y tener un esquema de vacunación incompleto, entre otros.

Adicional al neumococo, también causante de meningitis e infecciones de oído medio, existen otros microorganismos que pueden desencadenar una infección respiratoria aguda y en ocasiones, neumonía, como lo son la influenza y el virus sincitial (en niños menores de 5 años).

Por su parte, los rinovirus, adenovirus y diversos tipos de coronavirus pueden provocar un resfriado común, lo cual constituye cerca del 50 por ciento de las infecciones respiratorias superiores. Otros tipos de infecciones respiratorias agudas pueden ser sinusitis, bronquiolitis, faringoamigdalitis aguda y el síndrome respiratorio agudo severo producido por el virus SARS-CoV.

¿Cómo prevenir?

Las infecciones respiratorias agudas, como la neumonía, pueden prevenirse con la puesta en práctica de diversas medidas a nivel personal y comunitario, dentro de las cuales destaca vacunarse y velar porque los esquemas estén completos.

“A nivel mundial, existen dos medidas que han tenido un gran impacto en la salud pública: la potabilización del agua y la vacunación. Las vacunas son la manera más eficaz de prevenir enfermedades y rebrotes de las mismas; son seguras y pueden proteger a la persona de hospitalizaciones, cuadros graves o hasta de la muerte”, comentó la doctora Figueroa.

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la pandemia por COVID-19 causó el mayor retroceso ininterrumpido de la vacunación en 30 años, generando que 25 millones de niños lactantes no recibieran sus vacunas.

Es por ello que los médicos ven necesario que tanto niños como adultos asistan a vacunarse o de lo contrario, podrían aumentar las personas enfermas, un incremento en brotes de enfermedades prevenibles por vacunación y sistemas de salud sobrecargados.

Otras maneras de proteger la salud de niños y adultos es evitar el contagio con personas enfermas, cubrirse la boca y la nariz al estornudar o toser, mantener el lavado de manos constante y en el caso de los bebés, promover la lactancia materna para reforzar su sistema inmune.

Te puede interesar:

Claudia Ramirez
Reportera de Cultura y Entretenimiento. Periodista profesional con Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de San Carlos. Considero que la educación es clave para formar una sociedad empática, consciente y justa.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Christian Gutiérrez/elPeriódico
Plataforma para Antecedentes Policiales en línea continúa habilitada
noticia EFE
Las lluvias dejan 24 muertos y más de un millón y medio de afectados
noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Cuatro casas fueron quemadas durante nuevo enfrentamiento en Tajumulco


Más en esta sección

Asociación Amigos del Lago de Atitlán continúa labores de conservación ambiental en Sololá

otras-noticias

Lo que los pulpos y los cerebros humanos tienen en común

otras-noticias

Migrantes planean caravana de 2 mil personas en la frontera sur de México

otras-noticias

Publicidad