[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Salud

Médico confirma que las personas ven a sus seres queridos antes de morir


Según la investigación, la mayoría de enfermos terminales sueñan o tienen visiones con personas que han querido a lo largo de su vida, algunas de ellas muertas.

foto-articulo-Salud

La vida y la muerte son dos actos que están completamente ligados, por lo que no hay una sin la otra. No obstante, las personas no siempre saben cómo manejar el proceso de la muerte, ya sea si es propia o de un ser querido.

Este proceso quedó expuesto especialmente durante el último año a causa de la pandemia de coronavirus que impidió que muchas familias acompañaran a sus familiares en los últimos momentos de su vida.

Fueron tiempos duros para las personas que no pudieron decir sus últimas palabras y murieron solos en camillas de hospitales, así como para todos aquellos que no pudieron despedirse de sus seres queridos enfermos. 

El hecho de no poder tener un velorio y un entierro como se hacía antes de la pandemia impidió que se viviera el tiempo de luto como se debe e hizo reflexionar a muchas personas acerca del último adiós.

Sin embargo, una teoría afirma que las personas que se encuentran cercanas a la muerte tienen sueños y visiones de seres queridos fallecidos que regresan para consolarlos en sus últimos momentos.

Esta teoría la respalda el doctor Christopher Keer de la Universidad de Buffalo y director ejecutivo y médico del Hospice and Palliative Care Buffalo en su libro Death is But a Dream: Finding Hope and Meaning at Life’s End (La muerte no es más que un sueño: encontrar esperanza y significado al final de la vida) que escribió junto a la profesora de inglés Carine Mardorossian.

Keer también expuso los hallazgos de la investigación en una charla TED llamada I see dead people: Dreams and Visions of the Dying (Veo gente muerta:  Sueños y visiones de los moribundos).

Con su investigación, Keer comprobó que la mayoría de los enfermos a los que ha tratado en la fase final de la enfermedad y a punto de morir suelen ver a personas que han querido a lo largo de su vida, algunas de ellas muertas.

Además, afirma que esta característica incluye también mascotas y objetos físicos que han sido importantes durante la vida del paciente terminal.

La investigación 

El libro reúne varios casos de enfermos que afrontan los últimos días de su vida viendo a familiares y amigos que no están físicamente en el hospital. La profesora Carine Mardorossian fue la encargada de redactarlo y recoger los testimonios de los pacientes que estaban a punto de morir.

Según el doctor, los sueños de los pacientes terminales los ayudan a reunirse con un sentido más auténtico de sí mismos y con las personas que han amado y perdido, aquellas que les traen paz y perdón.

La inquietud por el tema surgió cuando una enfermera llamada Nancy le contó al doctor que un paciente con SIDA, de poco más de cuarenta años y con un pronóstico fatal, estaba soñando continuamente con su madre.

Para Keer, la visión medicalizada del fallecimiento, ve a la muerte como una falla orgánica y un problema a resolver. No obstante, desde una perspectiva más humanista, ve a la persona en su totalidad, por lo que honra lo subjetivo, lo interno o las dimensiones experienciales de morir.

De acuerdo con el médico, los datos obtenidos sugieren que la mayoría de los pacientes experimentan este tipo de adaptación final a la muerte.

Asimismo, afirmó que a pesar de que cada paciente es diferente, los pacientes con demencia o síndrome de Down también tienen reacciones similares, pero no iguales. 

Además, agregó que en una ocasión una paciente con demencia avanzada quería salir del hospital porque necesitaba ir a su boda. “Estaba llena de amor y alegría al revivir el mejor día de su vida a pesar de estar cerca del último”.

Para Kerr, los estudios realizados muestran que los moribundos están creciendo, adaptándose y adquiriendo conocimiento hasta sus últimos días. “Esta es la paradoja de la muerte: vemos un deterioro físico, pero el paciente puede estar muy vivo, incluso iluminado, emocional y espiritualmente”, expresó.

Te puede interesar:

Claudia Ramirez
Reportera de Cultura y Entretenimiento. Periodista profesional con Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de San Carlos. Considero que la educación es clave para formar una sociedad empática, consciente y justa.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción / elPeriódico
Pulecio-Boek, el abogado especialista en casos de soborno y lavado de dinero que contrató el Gobierno
noticia EFE
Localizan narcolaboratorio en cavernas en Livingston
noticia Denis Aguilar / elPeriódico
Postuladora de Contralor General ratifica exclusión de 15 aspirantes


Más en esta sección

Banco Promerica premia a los ganadores del primer torneo de gaming ProPlayers en Guatemala

otras-noticias

Locura de Poder de Dictadura Nicaragüense

otras-noticias

Mesoamérica, Guatemala y los filibusteros

otras-noticias

Publicidad