[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Portada

Menstruación: tabú, lucha y dignidad


En Guatemala existen niñas, adolescentes y mujeres que no tienen acceso a productos menstruales y usan objetos no adecuados para gestionar su propia sangre. El riesgo de contraer enfermedades es latente.

 

foto-articulo-Portada

En Guatemala, algo tan normal –y natural– como el sangrado vaginal es todavía un tabú. La menstruación, un ciclo mensual propio de la mujer, no es algo de lo que se hable abiertamente en muchos de los hogares, tanto nacionales como de la región latinoamericana. La falta de educación menstrual y el acceso a productos de higiene como parte de una política pública agravan la situación de niñas y adolescentes en condición de vulnerabilidad. 

En esencia, la menstruación es el final del ciclo de vida de un óvulo no fecundado. Cada mes, el cuerpo promueve las condiciones biológicas para un posible embarazo: envía un óvulo desde el ovario con dirección al útero, que prepara un revestimiento interno para recibirlo. Si la fecundación no se produce, el cuerpo expulsa tanto al óvulo como al revestimiento del útero y ocurre el sangrado.

Esto puede producir dismenorrea, que es el dolor intenso pélvico y abdominal, entre otros malestares.

El miedo y la vergüenza heredada que por años han vivido las mujeres al menstruar se convirtió con el tiempo en una limitación para realizar sus actividades cotidianas por temor a que las otras personas, en especial los hombres, se enteren de que están menstruando.

Para muchas niñas que viven sin los recursos básicos para tener una menstruación digna, asistir a la escuela o al instituto durante los días de su período no era una opción antes de que llegara la pandemia de COVID-19 al país. Ahora, la inquietud se hace presente nuevamente con el regreso paulatino de las clases presenciales. 

En 2019, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) informó que en Latinoamérica el 43 por ciento de las alumnas que se encuentran con su período menstrual prefieren no ir a la escuela esos días. Esto convierte a la menstruación en una de las principales causas del ausentismo escolar

Según el Banco Mundial, se estima que en el mundo dos de cada cinco niñas en edad de menstruar pierden un promedio de cinco días escolares al mes por no tener las instalaciones necesarias en las escuelas. El no tener acceso a baños adecuados o a productos de gestión menstrual son algunos de los agravantes detrás del ausentismo escolar en las niñas y jóvenes.

Por otro lado, la organización Plan International, con sede en Guatemala, detalló por medio de la campaña “Es hora de cambiar las reglas” que la falta de acceso a estos productos provoca que las niñas y jóvenes usen trapos viejos, toallas, e incluso hojas o papel de sus textos escolares con el consecuente riesgo de contraer infecciones. 

“Debemos hablar abiertamente de la menstruación por su nombre y sin vergüenza, pues, debido al silencio, hay millones de mujeres y niñas en Latinoamérica que desconocen cómo funciona su cuerpo y cómo deben cuidarlo, y muchas no pueden ir al colegio durante esos días”, destacó la organización en una publicación.

Romper el tabú

Por muchos años se ha creído que cuando una mujer está en su período se encuentra impura, y de allí surgen decenas de mitos como que no pueden cocinar, no pueden acercarse a bebés, tocar fuentes de agua o acercarse al ganado porque pueden propagar enfermedades.

La menstruación ha perdido su valor, a tal punto de considerar que lo que sale del cuerpo de las mujeres es sucio, cuando en realidad simplemente es sangre. 

Belma Soto, psicóloga experta en salud mental de las mujeres y terapeuta menstrual, detalló que el silencio ha facilitado que las mujeres se pierdan de la riqueza de su ciclo menstrual, tanto que se pierde el contacto con su cuerpo, sus emociones, así como la salud mental que va de la mano con la salud menstrual.

Durante dos años de investigación, la profesional afirma que se ha encontrado con un país que calla y que muestra a la menstruación como un proceso vergonzoso, agregando que las mujeres son las que más se resisten a hablar al respecto por miedo a las consecuencias.

Esta vergüenza no nos permite vivir en plenitud con nuestro ciclo menstrual, con nuestro cuerpo y también con nuestra forma de pensar, sentir y accionar (…) cuando logramos entender y vincular el proceso de la menstruación con lo que hacemos y pensamos, encontramos mucho autoconocimiento y sobre todo mucho poder

Belma Soto, psicóloga experta en salud mental de las mujeres y terapia menstrual Tweet

Para Soto, la educación menstrual desde edad temprana es primordial, ya que el proceso va mucho más allá de sangrar algunos días. Asimismo, destacó que ha conocido mujeres de distintos estratos sociales y diferentes edades que opinan lo mismo al no querer hablar de la menstruación porque no es un tema que les interese.

Soto mencionó que comenzó a instruirse en la Terapia Menstrual, la cual busca que, a través de la conexión con la menstruación, las mujeres puedan descubrir, sobre todo, los problemas emocionales que afectan este proceso natural.

La psicóloga mencionó que el primer paso para romper con el tabú de la menstruación es que las mujeres lo acepten, se acepten a ellas mismas y conozcan su cuerpo, ya que esto les dará poder.

Asimismo, indicó que este año participará como única ponente guatemalteca en el Primer Encuentro Latinoamericano de Prácticas de Educación Menstrual, un evento que busca romper con el tabú y la ignorancia que se vive respecto del tema, en el marco del Día Internacional de la Higiene Menstrual, el 28 de mayo.

Menstruar dignamente

Cada día el tema de la menstruación en Guatemala tiene más visibilidad y esto se debe al esfuerzo que algunas organizaciones y movimientos han realizado en los últimos años para romper con los estigmas arraigados sobre el período menstrual.

Estos grupos se han dedicado a llevar educación menstrual a cientos de niñas, adolescentes y mujeres, así como kits de productos para poder gestionar su menstruación de manera sana. 

Entre estos se encuentra Guatemala Menstruante, un colectivo feminista nacido en  2012, que está enfocado en la resignificación de la sangre menstrual como elemento de autoconocimiento y empoderamiento. Dicho colectivo es pionero en investigación sobre datos de menstruación en el país.

También existe Day for Girls Guatemala, una organización internacional con sede en Panajachel, Sololá, desde 2017. Se dedica a aumentar el acceso a la atención y la educación menstrual mediante el desarrollo de asociaciones globales y la innovación de soluciones sostenibles que rompen el estigma y las limitaciones de las mujeres y las niñas.

Asimismo, desde  2019 llegó al país Period Guatemala, que es uno de los capítulos de Period Movement, el cual inició en Estados Unidos en 2014. El grupo ha trabajado en el tema de salud y gestión menstrual, así como en el de investigación.

También han realizado campañas de colectas de productos menstruales en universidades y otros espacios, obteniendo más de dos mil productos para donarlos a mujeres que no tienen acceso a ellos. Además, el movimiento da charlas gratuitas tratando de abrirle espacio al tema para romper con los estigmas y tabúes alrededor del mismo.

Recientemente,  Period Guatemala tuvo una intervención con la Comisión de la Mujer del Congreso de la República para exponer su proyecto y llevar propuestas con el fin de realizar acciones en conjunto con instituciones del gobierno. 

Además, se reunieron con el presidente de la Asociación Nacional de Municipalidades (Anam), Miguel Ovalle, para plantear un proyecto educativo y de salud menstrual en todas las municipalidades.

En relación con esta última reunión, Andrea Reyes López, integrante de Period Guatemala, mencionó que tuvieron una respuesta positiva por parte de Ovalle, quien les propuso hacer un plan piloto con las municipalidades de Quetzaltenango y Totonicapán.

En una entrevista con las integrantes del movimiento, Marcela Reyes señaló que el tema aún es tabú y que a pesar de que ahora se habla más sobre la menstruación, han encontrado algunas barreras en el camino.   

Es de suma importancia que este tema se posicione en la discusión política de Guatemala y que se empiece a entender y abordar desde una perspectiva de Derechos y Salud Integral

Andrea Reyes López, integrante de Period Guatemala Tweet

Para Pilar Bonillo, uno de los principales objetivos del activismo que realiza Period Guatemala es erradicar la pobreza menstrual, informando acerca de la menstruación a toda la población y brindando productos menstruales para que más mujeres tengan acceso a ellos.

“Dentro de los proyectos de Educación Sexual Integral el tema de la menstruación no es abordado de una manera correcta… no es crítica en contra de los anticonceptivos, pero si un anticonceptivo es gratis, ¿por qué no lo puede ser un producto de gestión menstrual?”, detalla Reyes López.

En los próximos días se espera que el movimiento participe en una mesa técnica con autoridades de dicha Comisión, la Anam, Consejo Nacional de la Juventud (Conjuve), Secretaría Presidencial de la Mujer (Seprem), Ministerio de Salud y del Ministerio de Educación, con el fin de plantear y concretar sus propuestas en la búsqueda de una menstruación digna para todas las mujeres.

Respecto del tema, la diputada Sonia Gutiérrez, de la bancada Winaq e integrante de la Comisión de la Mujer, mencionó que existe poca atención por parte del Estado sobre el tema, sin embargo, también apuntó que los integrantes de la Comisión vieron como prioridad atender la problemática.

Acciones de la cartera de Salud

La titular del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), María Amelia Flores, señaló que actualmente hablar de la menstruación en Guatemala ya no es un tabú, sin embargo, no justificó su respuesta, ya que no accedió a una entrevista y solo respondió por medio del departamento de Comunicación Social.

La cartera de Salud no tiene a su cargo algún programa específico en el tema de educación menstrual que brinde información especializada para las niñas, adolescentes y mujeres guatemaltecas.

A pesar de ello, Flores aseguró que es por medio del programa de salud reproductiva que se incluye esta educación, así como a través de los promotores de las áreas de salud en las comunidades.

El ministerio cuenta con la “Guía Nacional de Anticoncepción para Adolescentes”, que es uno de los materiales de educación sexual que explica, de manera breve, qué es la menstruación. No obstante, la guía gira en torno a la protección sexual y no cuenta con datos especializados sobre el proceso menstrual.

Aunque muchos de los programas de educación sexual otorgan anticonceptivos de forma gratuita, no hay registro que los mismos brinden artículos de gestión menstrual, como toallas sanitarias sin costo.

Al ser cuestionada acerca de la incorporación de leyes que beneficien a las mujeres en este proceso, la ministra Flores indicó que no es necesario que exista una ley que obligue al Estado a brindar productos de gestión menstrual, así como lo hacen con los productos anticonceptivos.

“Lo importante es tener un programa de educación y promoción continua que inicie desde edad temprana y fortalecerlo a lo largo de la vida”, detalló la jefa de la cartera de Salud.

La menstruación en el mundo

En algunos países asiáticos, el permiso para las mujeres de ausentarse a sus empleos por dolores menstruales existe desde 1947, por lo que son pioneros en el tema.

Por otro lado, varios países y algunos lugares de los Estados Unidos han eliminado el impuesto a los productos de gestión menstrual, como las toallas sanitarias y los tampones. El referente latinoamericano es Colombia, ya que aprobaron dicha ley en 2018.

En noviembre del año pasado y por unanimidad de sus legisladores, Escocia se convirtió en el primer país del mundo en aprobar la ley de Productos de Período de suministro gratuito, por lo que, a partir de ahora, las autoridades locales tienen la obligación legal de garantizar que los artículos como tampones y toallas sanitarias sean gratuitos y estén disponibles para “cualquiera que los necesite” en edificios públicos.

Guatemala es uno de los países que aún se encuentra lejos respecto de la aprobación de leyes que favorezcan a las mujeres durante su período menstrual. Sin embargo, las luchas que buscan igualdad de oportunidades para las mujeres que no tienen la posibilidad de gestionar su sangre menstrual como se debe, ni acceso a información, crecen cada día más.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción/ elPeriódico
Concurso en memoria de “Tito” Monterroso
noticia Rony Ríos /elPeriódico
En 2020 se atrajeron US$200 millones en inversiones

El Gobierno se ha propuesto atraer inversiones asiáticas.

noticia Europa Press
Hubble observa cambios estacionales en Saturno

El cambio en la luz solar podría estar causando algunos de los cambios atmosféricos observados en ese planeta.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Organización cristiana realiza oración por Israel

otras-noticias

Alive Through Art: inauguran exposición de arte digital

otras-noticias

Salud reporta 947 contagios y 27 muertes por COVID-19

otras-noticias

Publicidad