[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Medio Ambiente

Humanos retrasan la lluvia en los trópicos por cuatro días


Los satélites miden la precipitación global indirectamente al detectar la energía reflejada por las nubes y las gotas de lluvia, lo que genera cierto grado de incertidumbre.

foto-articulo-Medio Ambiente

Los aumentos en los gases invernadero y las reducciones en los aerosoles generados por humanos han retrasado cuatro días la estación de lluvias en zonas tropicales y el Sahel entre 1979 y 2019.

El retraso podría significar un retraso en la producción de cultivos, exacerbar las olas de calor y empeorar los incendios forestales, entre otras consecuencias, revela un estudio publicado en Nature Climate Change.

“El calentamiento global que hemos visto ya se ha atribuido a las actividades humanas con gran confianza”, dijo en un comunicado la científica atmosférica del PNNL (Pacific Northwest National Laboratory) Ruby Leung, coautora del estudio. “Pero, históricamente, no hemos tenido mucho éxito en identificar la huella de la actividad humana en el ciclo hidrológico. Este estudio muestra que, sí, el inicio tardío de las lluvias monzónicas, junto con el calentamiento futuro proyectado por los modelos climáticos, ya ha surgido”.

Irónicamente, el retraso de la lluvia es causado por una atmósfera cada vez más húmeda. A medida que los gases de efecto invernadero calientan la superficie de la Tierra, más vapor de agua llega a la atmósfera. Esta humedad adicional aumenta la cantidad de energía necesaria para calentar la atmósfera a medida que la primavera se convierte en verano, lo que puede cambiar el tiempo de las estaciones lluviosas.

“Cuando hay más vapor de agua en la atmósfera, se vuelve más parecido al océano”, dijo el científico de la Tierra y primer autor Fengfei Song. “Y sabemos que el océano tarda más en calentarse que la atmósfera. Más humedad significa que la atmósfera tardará más en absorber energía y producir lluvia”.

Los aerosoles generados por humanos, como las partículas producidas por la quema de combustibles fósiles, tienden a reflejar la luz solar. Estos enfrían la atmósfera y socavan la tendencia al calentamiento causada por los gases de efecto invernadero.

Pero, a medida que las concentraciones de aerosoles continúan disminuyendo debido a los esfuerzos por mejorar la calidad del aire, parte de ese efecto de enfriamiento se pierde, lo que aumenta tanto el calentamiento como el retraso de las lluvias monzónicas en las últimas décadas, según el estudio.

Si las concentraciones de aerosoles continúan disminuyendo y las concentraciones de gases de efecto invernadero continúan aumentando, el retraso se extenderá en el futuro, dijo Leung. Los autores del estudio proyectan que, para finales de siglo, la temporada de lluvias podría retrasarse más de cinco días en las tierras tropicales del norte y más de ocho días en el Sahel.

“Para las regiones de monzón, como India, con una economía agraria”, dijo Leung, “un inicio tardío de las lluvias de verano podría devastar la producción de cultivos y poner en peligro el sustento de grandes poblaciones, a menos que los agricultores reconozcan y se adapten a los cambios a largo plazo en medio de fecha variable de inicio del monzón”.

Los investigadores proyectaron por primera vez el retraso de la lluvia a través de modelos climáticos hace aproximadamente una década. Sin embargo, ser capaz de señalar el retraso dentro del registro de observación resultó ser un desafío. No se mide simplemente la precipitación global; la dificultad, dijo Leung, es doble.

Primero, desenredar la influencia humana de la variabilidad diaria o de un año a otro en el clima de la Tierra es un trabajo arduo. Piense en tratar de identificar la onda de audio característica de una sola voz en una grabación llena de conversaciones de fondo.

La temperatura y la precipitación no son las mismas todos los años“, dijo Leung. “Hay una gran cantidad de variabilidad”.

El segundo desafío surge de la recopilación de datos. Donde el registro histórico de la temperatura global es de larga data, rico en datos y medido directamente, el registro de precipitación global es relativamente corto y está cargado de incertidumbre.

Los satélites miden la precipitación global indirectamente al detectar la energía reflejada por las nubes y las gotas de lluvia, lo que genera cierto grado de incertidumbre. El uso generalizado de los satélites comenzó a fines de la década de 1970, dejando un récord de solo varias décadas.

El descubrimiento de la señal de retraso enterrada en el ruido de la variabilidad climática se produjo cuando los datos de precipitación global se volvieron cada vez más disponibles y los modelos climáticos se volvieron más sólidos. Mediante el uso de ocho conjuntos de datos de observación junto con 243 simulaciones realizadas a través de múltiples modelos, los autores del estudio finalmente pudieron demostrar que la lluvia se había retrasado en la primavera en el hemisferio norte.

Gran parte del cambio estacional se produjo como resultado del desarrollo económico posterior a la Segunda Guerra Mundial que trajo consigo un aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero y, posteriormente, una reducción de las emisiones de aerosoles a partir de la década de 1980, según el estudio. Sin embargo, la actividad humana no fue el único impulsor del retraso. La variabilidad decenal de la temperatura de la superficie del mar, entre otros factores, también puede haber contribuido al cambio estacional.

Te puede interesar:

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
¿Cargar tu vehículo eléctrico en 5 minutos? Start-Up israelí promete brevedad de carga

Doron Myersdorf, CEO de StoreDot, afirma que reducir el tiempo de carga es algo crucial para superar las dudas respecto a los autos eléctricos..

noticia Redacción / elPeriódico
Ingresan al país 3 millones de dosis donadas por EE. UU.
noticia AFP
Messi-Neymar, final soñada en la Copa América

Messi y Neymar, las dos megaestrellas sudamericanas, estarán frente a frente el sábado en la final soñada de la Copa América-2021 liderando a los archirrivales Argentina y Brasil en el emblemático estadio Maracaná.

 



Más en esta sección

Las ciudades modelos de Honduras

otras-noticias

Despidiéndome

otras-noticias

Florida bate su marca de casos de COVID

otras-noticias

Publicidad