[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Literatura

Irene Piedra Santa: “Espero que lo que me queda de vida sea lo más productivo”


La editora, a quien es dedicada la Filgua 2022, ha hecho importantes aportes al ámbito del libro en Guatemala.

foto-articulo-Literatura

Irene Piedrasanta recibirá el reconocimiento de la Filgua el jueves 1 de diciembre a las 19:00 horas.  Foto: Editorial Piedrasanta

“Todos los días trabajo, trabajo y trabajo”, dice Irene Piedra Santa, la editora a quien la Feria Internacional del Libro (Filgua), que se inaugura hoy, dedica su XIX edición. De esa labor incansable saben escritores, editores, educadores y por supuesto, lectores, que durante más de cinco décadas han visto los frutos de ese trabajo en libros y proyectos de impulso a la literatura, la lectura y la educación. 

“Yo tengo 75 años pero espero que lo que me queda de vida sea lo más productivo”, enfatiza Piedrasanta, quien en la actualidad dedica gran parte de su tiempo al estudio de la formación ciudadana. “Estoy estudiando el tema de la enseñanza de las ciencias sociales y la historia. Llevo dos o tres diplomados en Flacso Argentina porque es un tema muy importante”, asegura. 

Como ha sido durante toda su trayectoria, este interés ha tenido frutos tangibles, en los que demuestra otras dos de sus grandes pasiones: la educación y la edición. “Produje la adaptación de ‘La Patria del Criollo’ para jóvenes porque son importantes todos los hallazgos que hizo Severo Martínez en esa obra y porque los jóvenes deben saber por qué somos como somos. Además del afán que tenía el autor para que esta patria sea para todos”, indica. 

Lo que se hereda…

Los padres de Irene fueron Julio Piedra Santa Arandi y Oralia Díaz de Piedra Santa. Ambos maestros. Lo primero que hicieron fue producir hojas de trabajo y mapas que distribuían en establecimientos educativos. 

Irene creció en un ambiente letrado y en su casa conoció a personajes como Daniel Armas, Rubén Villagrán Paul y Ángel Ramírez. El trabajo fue un valor inculcado en la casa de los Piedra Santa Díaz. “Yo me recuerdo compaginando los cuadernos de mi papá”, dice la editora, quien también, durante sus vacaciones, atendía mostradores en el negocio familiar. Además, viene a su memoria cuando su padre la llevaba a comprar la revista argentina para niños ‘Billiken’ en el Parque Colón. “Mi papá tenía una gran cantidad de libros y nos contaban muchas historias de la mitología griega”, refiere.

Sin duda alguna, en Irene se combinaron los talentos de sus padres. “Mi papá era artista y gracias a lo buen dibujante que era, podía crear el material didáctico que no era muy imitable. Mi mamá era empresaria. Fue ella quien levantó las librerías. Ella importaba libros. Entonces el negocio librero les permitió hacer crecer la editorial”, señala Irene.

La lucha por el libro

Además de sus estudios formales que la llevaron a titularse primero como maestra y luego como socióloga, Irene hizo muchos viajes aún siendo muy joven. “Viajaba a ferias de libro y ahí, una vez el editor argentino Isay Klasse me vio y me dijo: Irene, ¿qué haces en el ‘stand’ de Guatemala’’. Le respondí que exponiendo nuestros libros. Y me dijo: La feria no está en tu stand y me llevó con él y lo vi negociar derechos de libros”. Así Irene entendió la importancia de estos intercambios que permiten que escritores, editores, ilustradores y empresas compartan y se enriquezcan mutuamente. “Me di cuenta del negocio del editor”, explica. 

Con esos conocimientos y experiencias, pronto comenzó no solo a aportar ideas para la editorial y librería PIedrasanta, que se enriqueció pronto con la edición del trabajo de autores nacionales. “Uno de los pilares en los que creció Piedrasanta fue por Virgilio Rodríguez Macal. Hicimos tres, cuatro o cinco obras pero se vendían miles de ejemplares”. Más adelante la propia Irene animó a sus padres a dar a conocer a otros escritores como José Milla y Vidaurre o Flavio Herrera. 

Otro importante logro editorial de Irene fue la publicación, durante 16 años de la revista ‘Chiquirín’, que llegó a distribuir hasta cinco mil ejemplares. 

Paralelo a esto, Irene se concentró también en el impulso y protección del mundo editorial y a la lectura en Guatemala. “Entre 1983 y 1989 yo daba muchas charlas sobre la importancia de la creación de una política nacional del libro e imprimimos panfletos con más de 100 ideas para esa política. Todo eso lo hacía porque al viajar a otros países me daba cuenta que todo eso ya existía en otros países de América Latina. Al final se aprobó la Ley del Libro en 1989”. De ahí surge también la Gremial de Editores, que se estableció en 1990. 

Así nació Filgua

En 1996, se vivían procesos de democratización en países de Centroamérica. Entonces, el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc) organizó el Encuentro Centroamericano del Libro y la Lectura. De ahí surgió la idea de organizar la  Feria Centroamericana del Libro (Filcen). La idea inicial fue que se hiciera cada año en uno de los países centroamericanos. La primera se realizó en Costa Rica en 1997. Luego en El Salvador y posteriormente en Nicaragua. 

Irene cuenta que la gremial guatemalteca solo contaba con cinco editoriales y no tenían experiencia en la organización, por lo que fue difícil tomar la decisión, pero al final en 2000 se presentó la primera feria Filcen Filgua. Ya para entonces, la mayor parte de los países habían decidido trabajar sus propias ferias anuales o bianuales, y Guatemala no fue la excepción.  

Al principio la Filgua se realizó cada dos años, pero pronto, logró el impulso para hacerse anual. En la actualidad, la Filgua es la más grande de las ferias del libro de Centroamérica. “Las cosas se han hecho bien y con poca ayuda”, señala Irene, quien es reconocida como una de sus más importantes impulsoras. “Yo veo a la Filgua como patrimonio. Es un bien público y no se debe de atentar contra un bien público”, agrega. 

Agenda Filgua

Jueves 24: Día inaugural

Hora

10:00: Acto de inauguración en la plazoleta

Presentaciones de libros

Horas

15:00: ‘Gotitas de Fe’, de Olga Karina Rivera, en la sala Humberto Ak’abal

16:00: ‘¿De dónde venimos, Guatemala? Las civilizaciones originales’, de Ramiro Bolaños, en la sala Miguel Ángel Asturias

16:00: ‘Música para mis oídos’, de Daniela Duarte, en la sala Humberto Ak’abal

17:00: ‘Almas gemelas’, de Karla Martínez, en la sala Humberto Ak’abal

18:00: ‘A mi novia la vida’, de Chrised Morales, en la sala Miguel Ángel Asturias

18:00: ‘Sobreviviente. La desaparición forzada y tortura de Juan José Hurtado Vega’, de Leonor y Laura Hurtado Paz y Paz en la sala Humberto Ak’abal

18:00: ‘Todas las vidas y todas las muertes del taxista’, de Fernando Ramos, en la sala Marilena López

19:00: ‘La Cicig: ¿experimento o conspiración? Un recuento histórico de la Guatemala contemporánea’, de Carlos Sabino, en la sala Humberto Ak’abal

Otras actividades

16:00: Taller Mujer empoderada, en la sala Marilena López

17:00: Alexis Cuentacuentos, en la sala Filgua Niños

19:00: Conferencia inaugural ‘La relación entre Corea y América Latina’

20:00: Presentación musical de Dina Ramírez

Ana Lucía Mendizábal
Reportera de Cultura y Entretenimiento. Comunicadora con 30 años de experiencia en medios de comunicación escritos y digitales.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Canal de Panamá reafirma neutralidad pese a sanciones internacionales contra Rusia
noticia Juan Alberto Fuentes Knight
Dos mitos sobre el déficit fiscal
noticia Europa Press
Hay 40 trillones de agujeros negros en el universo


Más en esta sección

Breves biografías, grandes personajes

otras-noticias

Ada Lovelace: se cumplen 170 años del fallecimiento de la pionera de la informática

otras-noticias

Aldeas Infantiles SOS, te invita a dar paSOS por la Niñez en Retalhuleu, durante la carrera y caminata familiar

otras-noticias

Publicidad