[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Literatura

Biografía de Vicenta Laparra, dramaturga, poeta, novelista y periodista del siglo XIX


Conoce la historia de una pionera de la literatura y defensora del derecho a la educación.

foto-articulo-Literatura

En los círculos intelectuales del país es conocida la Medalla Vicenta Laparra de la Cerda con la que se reconoce a mujeres centroamericanas destacadas en el campo de la literatura, las artes y la ciencia. Pero, ¿quién fue la mujer cuyo nombre lleva esta importante distinción?

Vicenta Laparra de la Cerda nació el 5 de abril de 1831, en Quetzaltenango. Fue hija de Nicolás Laparra y Desideria Reyes. Su mamá murió cuando ella tenía solo seis años. Su hermana Jesús, quien le llevaba 11 años la tomó bajo su cuidado. Ambas se aficionaron a las actividades culturales. Jesús impulsó la vocación de su hermana menor por la literatura y la música.

La familia se trasladó a Comitán de las Flores en Chiapas, México, luego de que Rafael Carrera invadiera el entonces llamado Estado de los Altos, y no volvieron a territorio guatemalteco sino hasta 10 años después. Vicenta tenía dotes en el bel canto y los puso en evidencia durante una producción realizada con Juan Matheu en varios conciertos organizados para obtener fondos para la construcción del Teatro Carrera en 1852. Este establecimiento se llamó Teatro Nacional y en 1892 fue rebautizado como Teatro Colón. 

A los 21 años, Vicenta contrajo matrimonio con César de la Cerda Taborga y en 1858 se fueron a vivir a Santa Ana, El Salvador. Más adelante, por razones políticas, debieron exiliarse en Costa Rica. Fue precisamente en la capital costarricense en donde Vicenta comenzó su carrera como maestra y fue directora del Colegio Nacional de Señoritas hasta 1863. De vuelta en  Santa Ana, dirigió La Escuela de Niñas. En 1864 volvieron a Guatemala.

En todo este tiempo, Vicenta nunca dejó de escribir poesía e intervenir en algunos espectáculos musicales. Tuvo ocho hijos, dos de los cuales fallecieron en Costa Rica. Pero con el nacimiento de su octavo hijo sufrió una parálisis que la dejó postrada durante 10 años lo que hizo que se le apodara  “La poetisa cautiva”. 

También escribió múltiples textos didácticos y artículos periodísticos. Ya recuperada de la parálisis que sufrió, en 1885 fundó la primera revista femenina del país, La voz de la mujer. En 1887 hizo lo mismo con el periódico El Ideal y en 1894, fundó la revista La Escuela Normal. Ella y su  hermana Jesús eran las principales redactoras de esos medios de comunicación. A través de estos transmitían valores morales de la época y defendían el derecho de las mujeres y los indígenas a ser educados.

Uno de sus logros más importantes fue en el campo de la dramaturgia. El 18 de julio de 1886 se estrenó en el ya llamado Teatro Nacional, la obra El Ángel Caído. Esta pieza de 86 páginas, escrito en versos octosílabos y dividido en cuatro actos fue dirigida por José Joaquín Samayoa

Cabe señalar que la puesta en escena de esta obra terminó con la prohibición gubernamental hacia los artistas nacionales de representar obras teatrales. Después de este estreno, la obra se representó en distintos teatros y con diferentes compañías

El talento y la entrega de Vicenta Laparra fue reconocida por el gobierno de Manuel Lisandro Barillas que en 1886 le otorgó una pensión vitalicia. Además en 1894, el  Presidente de la República, José María Reina Barrios le concedió los derechos de autor de todas sus obras. 

Vicente Laparra de la Cerda falleció en la ciudad de Guatemala el 29 de enero de 1905. 

Algunas de sus obras

Novelas

La pendiente del crimen

La virtud y el vicio

La venta de un corazón

Julia de Castelo

La calumnia 

El huérfano

Víctimas del vicio

La úlcera cancerosa

Un ángel en la escena

Hortensia 

Dramaturgia

La flor entre espino

El ángel caído

La esposa infeliz

La calumnia 

El honor y el deber

La virtud a prueba

Los lazos del crimen

La caridad

Una hija maldita 

Tempestades del alma 

Comedias y zarzuelas

La moda

Un quid pro quo

¿A quién leo mi drama?

La niña traviesa

La coqueta

¿A quién se aprecia?

La esclava Lía

¡Se van las ilusiones!

Poesía

Ensayos poéticos

Mártir sin palma

Lola

Luz y sombra

Ensayo

La mujer en Guatemala

Ana Lucía Mendizábal
Reportera de Cultura y Entretenimiento. Comunicadora con 30 años de experiencia en medios de comunicación escritos y digitales.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Danilo Parrinello
Seamos serios
noticia IN ON CAPITAL
La inflación se desacelera y el S&P se dispara
noticia Rony Ríos / elPeriódico
Avanza iniciativa que limitaría la fiscalización de Q6 millardos


Más en esta sección

LOS DECANIETOS DE LA CHINGADA

otras-noticias

Genéricos, más caros que las medicinas de marca

otras-noticias

La genuina autonomía universitaria es ahora resistencia

otras-noticias

Publicidad