[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Literatura

Molière, un ilustre desconocido cuatro siglos después


El cuarto centenario de Molière se conmemora durante enero con homenajes en Francia, Gran Bretaña, Italia, Bélgica y Estados Unidos.

foto-articulo-Literatura

Hijo de burgueses que prefirió dedicarse al teatro, el autor francés Molière (1622-173) cumple este mes 400 años aún envuelto en el misterio, a pesar de ser el dramaturgo favorito del rey Luis XIV.

Francia celebra el 400º aniversario del gran autor de comedias con representaciones teatrales, conferencias y actos que se extenderán también a otros países, como Gran Bretaña, Italia, Bélgica y Estados Unidos, aunque con perfil discreto, a causa de la pandemia.

No existe ninguna traza manuscrita de Molière, ni diario, ni correspondencia, ni siquiera notas de sus producciones. La única superviviente de sus cuatro hijos, Esprit-Madeleine, perdió todos los escritos a mano de su padre, y la primera biografía del genial autor fue publicada en 1705, llena de inexactitudes que alimentaron la leyenda en torno a Jean-Baptiste Poquelin, el nombre real del escritor.

Antología de Molière. Foto: AFP

Molière fue el autor de una treintena de comedias en verso y prosa, entre ellas El Misántropo, El Burgués Gentilhombre o El Avaro, que se han erigido en auténticos arquetipos humanos, como el Quijote de Cervantes o el Hamlet de William Shakespeare.

Y como sucede con esos gigantes de la literatura mundial, Molière ha sido objeto también de maledicencias. Entre ellas, que no escribió sus obras, sino que fue otro gigante del teatro francés, Corneille.

O que reflejó en sus comedias algunos de sus propios problemas personales, como su recurrente uso de los hombres cornudos.

Lo que es indudable es que cuatro siglos después, como sucedió con Cervantes o Shakespeare, Molière y su obra sobrepasan ampliamente en popularidad a sus contemporáneos de esa época.

“En cierta manera es un actor que se convierte en autor a pesar suyo. Es un autor que piensa sus obras a partir de las imposiciones de la escena, de la aprobación del público, del efecto que tendrá en el público. Y además, porque debe alimentar a su ‘troupe'”, explica a la AFP Georges Forestier, autor de una reciente biografía de Molière (2018) y editor de su obra para la prestigiosa colección “La Pléiade”.

Líder carismático

El misterio Molière se abre con su nacimiento. Su acta de bautismo fue hallada en 1820, por lo que se sabe que fue bautizado el 15 de enero de 1622 en la iglesia parisina de San Eustaquio. 

Según todos los usos de la época, explica Forestier, eso significaría que nació uno o dos días antes.

Es el primogénito de un tapicero y camarero real, es decir, perteneciente a una familia de pequeños empresarios con contactos con la corte, que por esos años aún tiene como epicentros el Louvre y el Palacio Real.

Huérfano de madre a los 10 años, Molière crece y aprende a observar la vida y a sus coetáneos entre las luces rutilantes de la corte y el populacho del centro de París. El bullicioso mercado de Les Halles está a dos pasos del domicilio paterno.

Aprende el griego, el latín y nociones de teatro gracias a los jesuitas. Inteligente y voraz lector, el joven Jean-Baptiste lee a Plauto, Terencio, y pronto entra en contacto con el teatro italiano y el español.

A los 21 años da un salto arriesgado, aunque todo indica que su padre lo aprobó: decide renunciar a su herencia para convertirse en actor. 

En esa época, los comediantes quedaban a priori excomulgados, a no ser que se arrepintieran -algo que Molière no pudo o no quiso hacer en su lecho de muerte.

No se sabe a ciencia cierta por qué quiso ser actor, pero en todo caso, la muerte de su hermano menor en 1660 le permite recuperar el privilegio de ser tapicero real.

El 30 de junio de 1643 crea ante notario El Ilustre Teatro, su propia compañía, con otros diez actores, entre ellos Madeleine Béjart, una pelirroja con mucho carácter que ya era conocida en ambientes literarios.

Madeleine había sido amante de un rico noble, y pasa a serlo de Molière, durante tres décadas.

Otro misterio: el 23 de enero de 1662, el ya conocido autor se casa con Armande, la que era hija adúltera de Madeleine. Durante años, ambas estuvieron registradas como hermanas.

La costumbre en Francia era que los actores tomaran un “nombre de guerra”. Madeleine era conocida como “la Bejart”, Jean-Baptiste Poquelin elige “Molière”, una ubicación geográfica muy corriente en Francia. No se sabe el porqué.

Molière tiene carisma, se convierte en jefe de su grupo de forma natural. Pero en París hay dos compañías ya establecidas y la competencia es despiadada. El Ilustre Teatro acumula deudas, y Molière acaba en la cárcel. Su padre salda las deudas. El actor, herido en su orgullo, abandona la capital con 23 años.

Durante 13 años, Molière perfecciona su arte en provincias. Actúa para el público más popular, para los nobles locales, para la burguesía. Tiene éxito, los ingresos de la compañía crecen. 

En una época en la que el teatro es el único medio de diversión masivo (bajo estrecha vigilancia de la Iglesia), hay que producir de forma incesante para sobrevivir.

Molière adapta obras españolas, italianas, pero pronto decide fiarse de su talento y escribe sus primeras piezas.

Las preciosas ridículas, de 1659, tiene un éxito fenomenal. Un año antes Molière ya había logrado un gran golpe: actuar ante el joven Luis XIV, un monarca que adora el teatro y el ballet, que llegará a bailar para su propia corte.

Comedia moral

Molière da un paso más y escribe La Escuela de las mujeres en 1662. Retrata la educación absurda que puede sufrir cualquier joven acomodada de la época. La reacción de la Iglesia no se hace esperar.

Las dificultades crecen con Tartufo, la venganza particular de Molière contra los beatos y su hipocresía. Tiene que reescribirla tres veces para evitar la censura. Sin amilanarse, se lanza a escribir su propia versión de un mito, el “Don Juan”.

Su propuesta de un libertino filósofo es un triunfo. Luego llega El Misántropo (1666), su comedia más cruel pero también la más humana.

Con esas obras, Molière crea un género nuevo, la comedia moral: corregir los vicios de la sociedad, pero a través de la carcajada.

Se suceden los éxitos, que él interpreta personalmente: El Avaro (1668), El médico a palos (1666), o las comedias ballet, como El Amor Médico (1665).

Molière interpreta a Argan en El enfermo imaginario el 17 de febrero de 1673 cuando se siente indispuesto. La leyenda dice que murió en escena, pero en realidad tuvo tiempo de volver a su domicilio. Murió probablemente de una neumonía. Sin confesarse.

También te puede interesar:

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Alexander Valdéz/elPeriódico
Inacif confirma la causa de muerte de Génesis Ixcajoc
noticia Europa Press
Llamaradas solares: estas son las señales para predecirlas
noticia EFE
Así se destapó la sexualidad femenina en la música en 2022


Más en esta sección

Grammys 2023: listado completo de ganadores

otras-noticias

El presunto globo espía chino aviva batalla política en EE.UU.

otras-noticias

Constructora que pagó sobornos obtiene contrato de Q264 millones

otras-noticias

Publicidad