[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Literatura

Tongolele no sabía bailar


Viaje al centro de los libros.

foto-articulo-Literatura

El novelista nicaragüense Sergio Ramírez se reinventó en la saga de portadas negras del inspector Morales (que ya suma mil páginas), ‘El cielo llora por mí’, ‘Ya nadie llora por mí’ y la reciente ‘Tongolele no sabía bailar’, cuyo lanzamiento inició en Guatemala en el ámbito de la feria del libro Filgua. Ramírez, nuestro premio Cervantes de Centroamérica, se alejó de los colores de su primera época, de ‘Margarita está linda la mar’, ‘Castigo divino’ o ‘Mil y una muertes’, donde la ficción despedía el sabor tradicional del modernismo de Rubén Darío que los nicaragüenses llevan grabado en la sangre, los oropeles de León, el sueño de construir un canal interoceánico y el idealismo puro de la juventud instruida que derribó a los Somoza. Y con pleno dominio del realismo popular, describe con poder casi cinematográfico fundado en diálogos ágiles y gustosos, a la Managua contemporánea, de plástico, láminas, gasolineras, ropa de paca, comercios con nombres ingeniosos y sentido de necesidad, partiendo de las señas de identidad de la literatura nicaragüense original, del ‘Güegüense’ o ‘Macho Ratón’, con sus personajes ambiciosos, oportunistas y pícaros que se las arreglan para engañar a los demás con tal de lograr sus fines. 

El inspector Morales es testigo de la “pasión” de Anastasio Prado, apodado Tongolele por el mechón de canas en la cabeza parecido al de la famosa rumbera mexicana, que fue revolucionario como él, e ingresó el 19 de julio de 1979 triunfalmente a Managua al mando de la tropa guerrillera, pero cometió el error de perdonar la vida en el campo Marte a un corpulento clarinetista de la banda que amenizaba los banquetes y serenatas de los Somoza, llamado Pedro Claver Salvatierra, a quien convirtió en su custodio de confianza, bufón y confidente de por vida, sin saber que había metido a Judas en la novela, que arranca 40 años más tarde. 

Tongolele dirige los Servicios Secretos de la pareja reinante, y el inspector Morales ingresa clandestino desde Honduras, para vivir los momentos intensos de las protestas y matanza de 2018, con trincheras defendidas por muchachos encendidos que destruyen los ‘árboles de la vida’, que la profesora Zoraida, la gran sajurina y madre de Tongolele, había aconsejado levantar para la protección cósmica del gobierno. El régimen responde con represión y muerte.

La novela está repleta de personajes de apariencia sumisa y servil al poder, dibuja auténticos coyotes contemporáneos, invitados siempre en las cantinas, dispuestos a apuñalar por la espalda a quien se descuide porque se entiende que en la lucha por la supervivencia bajo las actuales condiciones hay que saber bailar, y Tongolele después de todo no sabía bailar.

La sonada acción histórica es el telón de fondo a la “pasión” de Tongolele y al desaliento de Morales, porque la vida es un sube y baja de risas y lamentos que se va resolviendo con el tiempo y la muerte. 

‘Tongolele no sabía bailar’ es una gran novela social, con humor despiadado, donde los protagonistas no son buenos ni malos, apenas actores y espectadores con pequeños sueños pasajeros ante una realidad soberbia que se impone. Novela sugestiva, llena de prodigios, que nos suelta la risa a cada instante y despierta emociones ante la tragedia de un comisionado de los Servicios Secretos, idealista convertido por las vueltas de la vida en un cruel y ambicioso asesino anónimo, que es traicionado y se esfuma como sombra, y un inspector Morales desechado por la revolución e involucrado involuntariamente. Todo un festín.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Sputnik
Ortorexia: la obsesión por la comida sana que pone en peligro la salud

Este trastorno alimenticio es ocasionado por el deseo de alcanzar una salud óptima sin importar los riesgos a los que se expone al cuerpo.

noticia
Un volcán despierta en Islandia tras 800 años de sueño
noticia EFE
Irán y Nicaragua tendrán éxito frente a las presiones de EE.UU. dice Teherán

En una reunión con su homologo nicaragüense Denis Ronaldo Moncada, Zarif calificó de “importantes” los lazos en diferentes áreas entre Teherán y Managua.



Más en esta sección

Justicia de Venezuela tiene “papel muy importante” en la represión, según ONU

otras-noticias

Sindicato de Empornac manifesta en contra de las autoridades de la portuaria

otras-noticias

Paris Saint Germain busca reivindicarse

otras-noticias

Publicidad