[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Literatura

Severina


Viaje al centro de los libros.

foto-articulo-Literatura

En la novela ‘Severina’, Rodrigo Rey Rosa nos conduce por el microcosmos del “otro protegido tras su coraza”, haciéndonos dudar y provocando. El protagonista masculino es “el individuo que duda”, y Severina dirige el flujo “transgresor”. El protagonista no está nunca seguro de nada, ni de sus propios pensamientos, duda de los sentidos, y en algún espacio de su conciencia entremezcla imaginación con experiencia. Se escuda en la incertidumbre, como cuando dice: “No sé muy bien por qué”, y no está seguro sobre si controla su futuro o solo cree que puede controlarlo. Anda a tientas, como ciego, desconfiando de las percepciones, dudando de lo que sabe y ha leído. En la imprecisión no toma partido ni pareciera que tal cosa lo agote, como cuando enuncia: “No veo muy bien por qué, pero tampoco por qué no”, o cuando ante cualquier posibilidad de decisión, responde “tal vez sí, tal vez no”, expresión que tiene mucho de posmoderno cosmopolita tanto como de guatemalteco típico, porque aquí la dominación de siglos nos hace evitar el compromiso, y la práctica prudente es “decí vos primero”. 

El protagonista es un escritor y librero que contempla y lleva una vida apacible, pero en la mente tiene revuelta la idea del vacío, de la nada. Es un espectador consciente de lo que sucede en el mundo al cual hemos sido tirados para la muerte, y donde la peor circunstancia es el aburrimiento.

De Severina admira el vicio, la seguridad para darse o negarse al placer, la actitud contradictoria y libre, seductora, no aferrada a contratos ni amarrada al tiempo, evocadora del amor en el siglo XXI, cuando es mejor matar a quien se quiere que dejarlo morir. En ella se concentra el “presentimiento de la infelicidad” y lo indomable, y de su mano explora las relaciones raras, fantásticas y erráticas.

La acción va aumentando en tensión y sorpresa a medida que se desarrolla, sujeta a un marco subjetivo de “valorización”, donde lo más importante son el libro como objeto, la vida cosmopolita, el ocio y la relación independiente. En un mundo materialista, la unidad de cambio es el dinero, ante lo cual Rey Rosa plantea como sustituto el capital intelectual y sofisticado de “los libros”, impresos y alejados de toda modernidad electrónica. Roba libros, paga deuda con libros, los libros raros despiertan codicia, y varias perchas de obras diversas pueden valer tanto o menos que una edición del Corán con anotaciones apócrifas de Borges al margen. El negocio del protagonista de la novela es una librería y centro cultural donde se organizan presentaciones de poetas desconocidos, como para pasar el tiempo.

Se valoriza también el “cosmopolitismo”, los viajes e idiomas, lo cual se ve amplificado en la enumeración de obras que no son las de moda, sino fondo editorial sofisticado y diferente, vertido en español, francés e inglés, y solo títulos, dando por sentado que el lector sabrá quiénes son los autores o no, porque es irrelevante. La novela se desarrolla en Guatemala, pero las referencias son internacionales, se menciona la capital moderna con su vista al rumbo de la carretera a El Salvador, y el Centro, o La Antigua, en una supuesta librería sofisticada en la Calle Sucia, propiedad de un marroquí de nombre Ahmed. Se trata de una torre de Babel inmersa en Guate como escenario de fondo, que valoriza el ocio, la conversación grata acompañados de una taza de té, siguiendo el ritual refinado, o bien el consumo de aguardiente en cantinas de mala muerte, compartiendo con personajes accidentales, fuera de compromisos y máscaras, sin presuposiciones.

La narración nos conduce al límite de la soledad, plagada de pensamientos y aforismos, de dudas trascendentales y la búsqueda de la causa primera, o la postura de virtual rechazo a tratar el tema del “infinito”, tanto en tiempo como en espacio, porque aunque el protagonista dice no importarle, vuelve sobre lo mismo repetidas veces, indicándonos lo contrario. O hace enunciados profundos como: “La vida consciente que compartimos y que no es nuestra al final”. La obra de Rey Rosa está cargada de “sentido”, y vale la pena leerla y releerla degustándola.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Fotografía/elPeriódico
El resumen del día en imágenes
noticia Redacción
Mr. [B] invertirá US$40 millardos para su expansión en la región

Mr. Bodeguitas anunció un cambio de imagen y la inauguración de una nueva sucursal en la Avenida Hincapié, zona 13.

noticia AFP
Suns toman importante ventaja

Superando una titánica actuación de Giannis Antetokounmpo (42 puntos), los Phoenix Suns vencieron este jueves 118-108 a los Milwaukee Bucks y tomaron una ventaja de 2-0 en las Finales de la NBA.



Más en esta sección

EE. UU. acusa a Irán de ataque a petrolero y promete respuesta

otras-noticias

Los chats que revelan la fuga de información del despacho del MP

otras-noticias

Scarleth Ucelo cumple en Tokio

otras-noticias

Publicidad