[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

El Acordeón

Óscar Álvarez: “No puede dejar de mencionarse como una amenaza seria, que enfrenta el país, la creciente corrupción”


Conversaciones con notables y expertos sobre la realidad del país. Las entrevistas, puntos de vista y editoriales aquí, en esta primera entrega del especial de elPeriódico: Resquicios para salir del laberinto perfecto.

 

foto-articulo-El Acordeón

Entrevista con Óscar Álvarez Marroquín, expresidente del Banco de Guatemala (1984-1985).

La pregunta de Zavalita –el famoso personaje de Vargas Llosa– también nos resuena: ¿Cuándo se jodió Guatemala?

– Resulta difícil identificar una fecha en la que se jodió Guatemala. Considero que ha sido un proceso posiblemente de varios años. Si examinamos el periodo de gobiernos electos por procedimientos democráticos, después de 1985, ya en el segundo régimen, el presidente (José) Serrano Elías adoptó medidas para erradicar la corrupción que campeaba tanto en el Legislativo como en el Judicial. Después del desenlace de tales medidas, durante el subsiguiente gobierno de De León Carpio y por las mismas razones, se llevó a cabo  la depuración del Congreso. Las mismas reglas de la democracia han facilitado la corrupción tanto en el Organismo Ejecutivo como en el Legislativo, con el financiamiento de campañas políticas por el poder económico del sector privado y el narcotráfico.  

Actualmente se ha sabido que la corrupción también campea en el Organismo Judicial. El proceso de crecimiento de la corrupción y la impunidad se fortaleció concomitantemente con el crecimiento del tráfico de drogas en Guatemala no solo en las áreas geográficamente importantes para esa actividad sino incluso a los niveles más elevados del resto del sector público.

En 200 años de vida formalmente independiente, ¿cuáles son los momentos críticos que han marcado el rumbo del país?

– Pensaría que entre los momentos críticos que han marcado el rumbo del país vale la pena destacar los diez años después de 1944 en los que los gobiernos trataron de modificar instituciones y estructuras económicas y sociales para que el país avanzara en la senda del capitalismo, de alguna manera  persiguiendo mayor equidad social, posiblemente demasiado rápido y cometiendo algunos errores pero, en general, con una orientación desarrollista. Esto lo evidencia la naturaleza de la legislación promulgada y las instituciones que se crearon o impulsaron como el IGSS, el Código de Trabajo, la Ley de Fomento Industrial Decreto 459 del Congreso promulgada en noviembre de 1947, La Ley de Reforma Agraria Decreto 900 del Congreso aprobada en junio de 1952 y derogada por el régimen siguiente en 1954. En el área de la educación las Escuelas Tipo Federación para la educación de la población infantil construidas durante el periodo del Doctor Arévalo,  suscripción de Convenio del 19 de Julio de 1945 con la cooperación técnica estadounidense, con recursos del programa cooperativo para la educación rural (para la formación de maestros rurales y la capacitación de los maestros empíricos en servicio), además se incentivó la participación y solidaridad ciudadana hacia la educación como lo muestra el caso de la Asociación de Estudiantes de Ciencias Químicas y Farmacia que fundó un instituto normal nocturno, atendido por los propios estudiantes y que era para adultos, el cual fue seguido por la fundación de otro por la Asociación de Estudiantes de Humanidades, que además de sus naturales funciones educativas, servía de centro experimental para las prácticas escolares de los estudiantes de esa facultad. Otro punto crítico es 1954 cuando, como es ampliamente sabido y reconocido por el Gobierno de Estados Unidos, el gobierno de Jacobo Árbenz Guzmán fue tumbado con el apoyo económico y logístico del Gobierno norteamericano, lo cual dio un giro de 180 grados a la orientación de la política económica y social guatemalteca. Otro periodo crítico que afectó la vida de todos los guatemaltecos y en realidad la de la mayor parte de latinoamericanos fue la llamada década perdida, que comprende la década que se inicia en 1980. 

Los disparadores de esta crisis fueron a) el aumento del  precio del petróleo que en 1978 estaba en US$13 el barril y en 1981 llegó a US$37 el barril y b)  La política económica del presidente Reagan o “reaganomics”, también conocida como “economía de oferta”, “economía de derrame” o “economía vudù”. Dentro del contexto de esa política el Banco de la Reserva Federal empujó la tasa de interés “Prime” de los bancos al 20 por ciento en abril de 1980 y al 21 por ciento en los últimos meses de ese año. Como consecuencia de esos dos eventos quebraron 747 “Savings and Loan Associations” en Estados Unidos de América, en Chile 10 instituciones, entre bancos y financieras fueron intervenidas para evitar la quiebra, en El Salvador todos los bancos fueron nacionalizados, se agudizaron los problemas de la deuda externa en varios países sudamericanos y el desequilibrio financiero externo tomó proporciones preocupantes en casi todos los países del continente. En el caso de Guatemala, por el cierre del crédito externo, el desequilibrio de la balanza comercial externa vinculado al alza en el precio de los combustibles y a la caída en el precio de nuestras exportaciones, así como por fuga de capitales, el tipo de cambio del quetzal que durante 60 años permaneció igual a un dólar de Estados Unidos comenzó a elevarse y desde entonces ha flotado llegando a los niveles actuales. Por supuesto, ese proceso en nuestro país se vio acompañado durante esa década de inflación en en el precio de los bienes y servicios, escasez y encarecimiento de los combustibles y todo ello con los consiguientes efectos en el costo de vida y la paz social. 

¿Qué lecciones deberíamos de extraer como sociedad de esos momentos críticos?

– Antes de sacar conclusiones considero necesario tomar en cuenta que hay factores que no podemos cambiar, especialmente los que se derivan de nuestra ubicación geográfica y las dimensiones de nuestro país. Estamos situados al sur de México que colinda con Estados Unidos, o sea posiblemente el paso ideal para el tráfico de drogas hacia el mercado más importante por lo que la lucha contra la corrupción relacionada con ese tráfico va a continuar siendo difícil, por la magnitud de los recursos que se manejan en esa actividad. Desde un ángulo positivo, por estar entre el Atlántico y el Pacífico tenemos acceso marítimo a las dos costas de ese gran país, al mercado europeo y al asiático lo cual favorece nuestras exportaciones por esa vía. Por otra parte, siendo un país pequeño, en el que la magnitud del mercado limita la cantidad y diversidad de bienes que se pueden producir internamente, tenemos una economía extremadamente abierta por lo que dependemos de la importación de bienes y servicios para la subsistencia y para el funcionamiento de nuestro aparato productivo. Por consiguiente, nuestra política económica necesita tomar en cuenta la importancia de la producción y diversificación de bienes y servicios para que la exportación sea la fuente de divisas para el pago de las importaciones. Posiblemente un banco de la naturaleza  del EXIM-BANK o BLADEX podría ser un instrumento valioso para promover esta crucial actividad, ya que se conocen las dificultades que enfrentan, sobre todo las mipymes exportadoras para el financiamiento de capital de trabajo. Estimo que Agexport es conocedora de este tema. En años recientes las remesas familiares han venido a suplir la insuficiencia de la exportación, pero es una situación que difícilmente  se puede sostener permanentemente. Esa apertura de nuestra economía señala los factores que son importantes para nuestra política económica y esos mismos factores y la importancia de las remesas familiares, de alguna manera también condiciona nuestra política exterior reduciendo nuestra autonomía.

La apertura democrática en 1985, los Acuerdos de Paz de 1996 y el embate al narcotráfico, la corrupción y la impunidad, entre otras, han sido oportunidades que, por lo visto, no hemos podido aprovechar, ¿por qué hemos fallado?

– La apertura democrática de 1985 se dio en medio de circunstancias económicas muy desfavorables y el primer gobierno, o sea el de la Democracia Cristiana se tuvo que enfrentar a los efectos de la fuerte depreciación de nuestra moneda, la consecuente inflación de precios así como a las huelgas y manifestaciones que el presidente de entonces Vinicio Cerezo, con un gran sentido del humor denominaba “es la música de la democracia”. Al inicio del régimen siguiente, de Jorge Serrano, el panorama económico externo fue mejorando, lo cual se tradujo en mejores precios para nuestros productos de exportación y se fue abriendo el acceso al crédito externo, todo lo cual posiblemente incentivó las ambiciones y la corrupción en algunos políticos y que el presidente de entonces, Serrano Elías, quiso erradicar con las medidas que adoptó respecto al Organismo Legislativo y el Organismo Judicial. Después del desenlace de esas medidas, el régimen subsiguiente, presidido por De León Carpio, trató también de erradicar la corrupción mediante la “depuración” que se llevó a cabo en tales organismos.  La trayectoria de los regímenes siguientes es ampliamente conocida. Respecto a los Acuerdos de Paz es poco lo que puedo opinar pues, al igual que muchos guatemaltecos, es un tema con el cual  estoy poco familiarizado pues ha sido poca la difusión que han tenido los propios acuerdos así como las discusiones que precedieron  a su aprobación.

Respecto al “embate al narcotráfico”, la información obtenida a través de noticias de prensa acerca de capturas de cargamentos, de policías y “tumbes”  y de los ladrones que roban la droga a los narcos, y de la participación de elementos policiales, militares y políticos, no permiten obtener elementos de juicio para opinar, por ejemplo”, acerca de la verdadera motivación de  ese “embate”, tanto de parte de las autoridades nacionales como las de otro países, productores o consumidores. Lo que sí se puede apreciar es la magnitud de los recursos involucrados en ese comercio y de lo que puede representar para la corrupción y el delito.

¿Cuáles son los principales riesgos y amenazas que enfrenta el país en la próxima década?

– Interpreto que la pregunta se refiere a la década que se estaría iniciando el próximo año. De ser así, la amenaza más seria que enfrenta el país es la de la actual pandemia y el mayor riesgo es que este gobierno  mantenga la ineficiencia actual, tanto para mitigar los daños como para avanzar en el proceso de vacunación. Si se encuentra lógica la opinión ampliamente compartida de que a la larga el medio más eficaz para el combate de este mal es la vacuna, las últimas noticias que he tenido  sobre el particular es que  el penúltimo lugar en Latinoamérica, sólo arriba de Haití, en avance de vacunación,  a pesar de la magnitud de recursos de que dispone el Ejecutivo para este destino. Las consecuencias humanas de esta ineptitud pueden ser inconmensurables.

Además de lo indicado, es probable que las  medidas adoptadas para controlar el avance la pandemia disminuyan la actividad productiva, particularmente en  el medio urbano, tanto en servicios como en la industria manufacturera, independientemente de su eficacia,  y que además la cantidad de recursos públicos y privados destinados al combate de la misma, disminuyan la asignación a otros destinos como educación e inversión, tanto en el sector público como en el privado, todo lo cual naturalmente iría en desmedro de nuestra tasa de desarrollo económico y social, tanto presente como futura. Lamentablemente esto puede ser inevitable aunque los efectos sobre la producción podrían ser mitigados en algún grado a través de crédito, seguro, asistencia técnica y algunas otras medidas que apoyen el crecimiento de la producción.

No puede dejar de mencionarse como una amenaza seria que enfrenta el país la creciente corrupción de la que el hombre de la calle se entera a través de los medios y que se sabe que está presente  prácticamente desde que  se inicia y se financia una campaña política hasta que los políticos ganadores retribuyen a quienes los han financiado, asignándoles proyectos de inversión y pedidos de productos y servicios con cuyo precio los financistas recuperan con creces su inversión en la campaña. Frecuentemente también hay pago de mordidas para que a los proveedores que tienen poco peso político les paguen los servicios y productos que han entregado al gobierno. Toda esta corrupción, como es lógico, aumenta el costo de los proyectos de toda índole y de los insumos del gobierno y consiguientemente, merman el monto de recursos disponibles para otros importantes fines como la seguridad, salud y educación. Esta clase de corrupción no es una característica exclusiva de nuestro país ya que en virtualmente en todos los países el gobierno es la empresa de mayores dimensiones y por consiguiente, puede ser el cliente más apetecido. Aunque la corrupción no es una característica exclusiva de Guatemala, nuestro país ocupa el quinto lugar en materia de corrupción en América Latina, sólo debajo de Venezuela, Haití, Nicaragua y Honduras. Es conocido el hecho de que esta otra pandemia se ha agudizado en Guatemala en la medida que ha aumentado el tráfico de drogas a través de nuestro  territorio y en nuestras costas.

 Finalmente, otra amenaza para el país es el divisionismo que tradicionalmente ha existido en la sociedad guatemalteca a lo largo de alineamientos ideológicos o de otras banderas, como lo ha destacado  el periodista Gonzalo Marroquín Godoy en ‘elPeriódico’ del 21 de agosto en curso refiriéndose al accionar violento de los vendedores de los mercados capitalinos, particularmente La Terminal, para enfrentarse a las movilizaciones de protesta contra el presidente Giammattei y la fiscal general, Consuelo Porras. Lo preocupante de estos eventos es que hay indicios serios de que ese enfrentamiento está siendo promovido por la alianza oficialista con el concurso de la Municipalidad de la capital. Uno de los riesgos que esto implica es que los movimientos violentos de masas se sabe cómo comienzan, pero no se sabe cómo pueden terminar y que además esta práctica se vuelve un instrumento político usual en este gobierno y en los futuros, al estilo de las fuerzas de choque que usaron Hitler y Mussolini empleando violencia y sembrando terror en sus oponentes y en la ciudadanía en general, como se sabe que estilan actualmente Maduro en Venezuela y Ortega en Nicaragua. 

¿Qué fortalezas y oportunidades tiene aún Guatemala para escapar del laberinto perfecto, es decir, sin salida, en que se ha convertido?

– Guatemala se ha enfrentado en el pasado reciente a terremotos como el de 1923 y 1976, pandemias como en 1918 y la gripe aviar en 2003, a crisis económicas como la de 1929-30 y la década perdida de los ochenta, a serias turbulencias políticas como la rebelión contra Estrada Cabrera en 1920, la Revolución de Octubre en 1944,  el triunfo de la Liberación en 1954, así como diversos golpes de Estado desde entonces. Pareciera que son episodios de índole común en la historia de la mayor parte de países latinoamericanos y no dan lugar a ningún juicio acerca de la capacidad de recuperación de la nación guatemalteca. Lo que sí es posible opinar es que tanto el Internet como los medios han contribuido a que en Guatemala exista actualmente una ciudadanía cada vez más informada, con sentido de responsabilidad cívica y más participativa, como se puso de manifiesto en 2015 y han venido a evidenciar los pobladores de Sololá y los Cantones de Totonicapán recientemente. Esto permite esperar que el campesinado, particularmente, ya no asista a los eventos electorales únicamente como “acarreados” sino con plena responsabilidad cívica, sobre todo en la medida que se vaya elevando su nivel educativo. Por otra parte, tampoco es atrevido decir que en la  opinión pública guatemalteca existe conciencia acerca de los principales cambios institucionales que son necesarios para combatir la corrupción que está presente desde los procesos eleccionarios hasta la elaboración y ejecución presupuestal. Además, hay convencimiento acerca de la importancia de modernizar la regulación del servicio civil no solo para minimizar la interferencia política sino también para fortalecer la profesionalización y la dignificación del servidor público. 

En cuanto al ámbito económico, las dimensiones físicas de nuestro país determinan que tengamos una economía extremadamente abierta al exterior y nuestra ubicación en medio de dos océanos abre a nuestras exportaciones el acceso marítimo a los mercados más importantes del mundo. Lo primero genera dependencia y lo segundo ofrece oportunidad.

Para hacerle frente a esa dependencia del exterior para abastecernos de los bienes y servicios necesarios al consumo y para el funcionamiento de nuestro aparato productivo la principal fuente de divisas para el pago de esas importaciones es la exportación. En el punto 3 dejé indicado que nuestra política económica necesita tomar en cuenta la importancia de la producción y diversificación de bienes y servicios para que la exportación sea la fuente principal de divisas para el pago de las importaciones. Los exportadores pueden enfrentar dificultades para obtener crédito destinado a esta clase de producción debido a que el comprador reside en el exterior y el empresario guatemalteco posiblemente no presente suficientes garantías a juicio del banco, lo cual ocurre especialmente a las mipymes. En el punto 3 deje indicado que posiblemente un banco de la naturaleza del EXIM-BANK o BLADEX podría ser un instrumento valioso para promover esta crucial actividad, ya que es un tipo de financiamiento que requiere tecnología y mecanismos un tanto distintos a los usados en el crédito local. Aunque en prácticamente todos los bancos existe un departamento a cargo de esta clase de operaciones, puede ser ventajosa la existencia de una institución especializada. Otros países tienen esta clase de banco, además existe el BLADEX que es una institución de este tipo que fue establecido por los bancos centrales de América Latina y el Caribe en 1979, opera en Panamá y posiblemente podría dar asesoría a Guatemala sobre este tema.


Esta entrevista forma parte del especial «Resquicios para salir del laberinto perfecto». Puedes consultar las otras entrevistas aquí.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Las carreras universitarias de humanidades
noticia
Terror en Afganistán
noticia Juan Villoro
El fin de la inteligencia

Durante milenios el cerebro se perfeccionó gracias a la necesidad de poner de acuerdo a personas complicadas. Si el Australopithecus incrementó su habilidad cognitiva gracias a la vida social, nosotros la perdemos por su ausencia.



Más en esta sección

Galería| ¿Qué solicitan los militares retirados?

otras-noticias

Conoce «The Amazing Acro-Cats», una compañía de circo de gatos

otras-noticias

A este perrito le gusta meter la cabeza en la boca de su hermano

otras-noticias

Publicidad