[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

El Acordeón

¿Cómo entender a George Clooney…?


George Clooney, la estrella del séptimo arte se ha interesado por un hecho que, francamente, es más que un hecho, porque comenzó a suceder desde antes de que aconteciera y ha continuado sucediendo en sus secuelas durante mucho tiempo después.

foto-articulo-El Acordeón

El título, en tono de interrogación, puede que sea una incongruencia, porque George Clooney es un tipo que coincide plena y absolutamente con eso que se dice, un triunfador: alguien que desde su juventud se ha ido acomodando a las diversas fases de la edad: adolescente, joven, profesional prometedor, cuarentón plantado, cincuentón al que las canas lo hacen más interesante que viejo; galardonado como actor, director, productor en su país y fuera de él y, además, como si se tratase de un exceso, se ha mantenido durante décadas como un tipo de buen ver, de lo cual, seguro, más de alguna podrá dar fe.

Se ha dicho que el título puede ser incongruente porque, al ser cierto y claro todo lo referente al éxito del trabajo de Clooney en los diversos ámbitos que abarca, es evidente que su labor ha sido entendida y también valorada; cada una de las facetas por donde ha transitado su personalidad ha sido seguida, reconocida y estelarizada.

Lo interesante para nosotros es que uno de los últimos intereses de Clooney ha venido a recalar aquí, justamente a Guatemala, a la tierra iluminada pero sombreada que es Guatemala, a este país nuestro de luz clara y meridiana, pero de verdades a medias, a este lugar de belleza incontestable, pero de desigualdad y desbalance incurables…

George Clooney, la estrella del séptimo arte se ha interesado por un hecho que, francamente, es más que un hecho, porque comenzó a suceder desde antes de que aconteciera y ha continuado sucediendo en sus secuelas durante mucho tiempo después, además de lo crucial: es más que un hecho porque es algo que necesariamente fue resultado de la decisión de alguien que calculó, planificó y mandó ejecutar.

En suma, es más que un hecho porque son varios hechos: dejando de lado los treinta años de guerra civil, los acuerdos de paz que se firmaron en Guatemala en diciembre de 1996, en abril de 1998 la iglesia católica concluye un informe exhaustivo y voluminoso de cuatro tomos sobre heridas de guerra pendientes de cerrar y sanar, dos días después de la publicación y presentación de tal informe el “hecho, el suceso, el acto”: el obispo que dirigido las investigaciones es asesinado de forma bestial, destripándole el cráneo con un bloque de cemento sólido, se trata del obispo Juan Gerardi.

Luego las averiguaciones, las investigaciones, tres fiscales que son como las tres posturas básicas: el que obedece las instrucciones de la autoridad, el que desobedece y hace lo que debe hacer, por lo que tiene que exilarse, y el que sabe negociar, por lo que puede llegar al final, así ese fin sea una sentencia teledirigida.

Desde luego, todo ello es bien sabido y recordado, a grandes rasgos es eso lo que repasa y refresca el nuevo documental de George Clooney; sin embargo, dice algo más; por todo eso vale la pena subrayar que hablar del crimen de Gerardi no es tratar de un hecho, sino de algo diferente… es vérselas con algo que no ha sucedido espontáneamente, por casualidad o porque al obispo le haya caído un rayo del cielo; no es un hecho, es un acto, en tanto es resultado de la voluntad de alguien lo que, bien entendidas las cosas, está llamado a ser lo más importante y el verdadero núcleo del asunto; sin embargo, a estas alturas, acaso ya sea más interesante que saber quién dio la orden, saber por qué no se lo ha buscado o pretendido o averiguado o escudriñado o escarbado… aunque pensándolo bien, tal vez sí se haya buscado a quien maquinó todo aquello lo que, a su vez, también ha tenido sus coletazos y provocado sus consecuencias.

Cuando las cosas no son del todo claras y conclusivas, entran a jugar a la cancha algunos elementos que quizá podríamos convenir en llamar: los poderes de la interpretación, claro que, en un principio, estos solo pueden funcionar como indicios, porque les falta la fuerza de eso que llamamos la evidencia, pero que, siguiendo procesos que cabalmente existen para eso, sí que pueden llegar a alcanzar la claridad de la evidencia.

Una vez que las cosas están en ese punto, en Guatemala, entra en escena una expresión a la que resulta, hasta cómoda la tentación de aplicar los referidos poderes de la interpretación, debido a todo lo que ha sido capaz de dar de sí desde la Antigüedad Griega, esa expresión es aquellas de “La Caja de Pandora”: una caja que trajo al mundo la primera mujer (que según los griegos fue Pandora), y en la que se encerraban todos los males del mundo, además, de la esperanza.

En Guatemala esa expresión se asoció a un caso que, aparentemente, investiga casos de corrupción en la municipalidad de la capital del país, pero que también vinculó a condenados por el crimen del obispo Gerardi con quien fue el presidente en ese momento, y luego alcalde de la capital por varios períodos sucesivos.

Ciertamente, no es necesario ser un maestro del ajedrez para ver algunas jugadas pasadas y prever otras posibles, sobre todo ahora que, con la debacle trumpista, el tablero se reacomoda; jugadas de entre las cuales, el documental de la estrella del cine, puede ser un primer lance, capaz de perfilar alguna estrategia y/o ofensiva.

De las jugadas previas, algo puede suponerse: como la muerte violenta en plena cárcel del principal condenado del caso, o bien, la muerte repentina y sorpresiva del expresidente de entonces en un apacible campo de golf, o bien, la expulsión del comisionado y la comisión de Naciones Unidas que denunciaron y acusaron, solo por decir algo; y por el otro lado, si el reciente documental es una reapertura del juego, solo sabemos que esa estrella de Hollywood a quien se lo debemos, de acuerdo son su trayectoria, no da una sola puntada sin hilo.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción Deportes
Selección: Preparación marcha

Arrancó el trabajo de Selección de Guatemala con sólo siete jugadores: la intención era un “largo” microciclo con todo el plantel de la azul y blanco.

 

 

 

noticia Lorena Álvarez >elPeriódico
Centro de Gobierno asesoró en exoneración de multas ante la SAT

La Constitución faculta al Presidente de la República para exonerar multas y demás recargos por incumplimientos tributarios.

noticia Lucero Sapalú*/ elPeriódico
Familia vapulea a presunto violador en Sayaxché, Petén


Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

La del 300 a.C.

otras-noticias

El financiero “ad honorem”: primo del Ministro administra los fondos de Caminos

otras-noticias

Publicidad