[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

El Acordeón

El sueño del jazz


foto-articulo-El Acordeón

Con ocasión de los días de encierro, en un grupo de WhatsApp, un amigo decía que ahora ha habido oportunidad, como nunca antes, para oír música de ayer y de hoy, para recordar y ponerse al día, a lo mejor sus palabras no fueron esas sino otras, pero esa era la idea, de alguna forma, esta nota trata acerca de eso: va de escuchar algo conocido, pero ahora con más tiempo y atención.

Me gustaría hablar de dos discos: el primero, aquel que según muchos que saben es la mejor grabación en la historia del jazz, el Kind of Blue de Miles Davis, grabado entre marzo y abril de 1959 y publicado en agosto de ese mismo año; y el segundo, el Portrait in Jazz de Bill Evans, grabado en diciembre de 1959 y publicado durante el año siguiente.

El Kind of Blue es una grabación en la que participaron seis músicos, un sexteto, mientras el Portrait in Jazz es un trío: piano, bajo y batería; al primer álbum se suman la trompeta de Miles Davis y dos saxofones que alternan frases melódicas e improvisaciones, desde luego, con el piano.

Además de las fechas, que evidencian la contemporaneidad de ambos trabajos ¿qué más tienen en común…? Tienen en común el piano de Bill Evans: él es el pianista en los dos, pero no solo eso, sino también su creatividad de compositor, porque Evans ha compuesto un tema que aparece en ambos discos: se trata de una canción que lleva por nombre: Blue in Green.

Lo que importa aquí es que después de estas grabaciones (sobre todo del Kind of Blue) el jazz no volvió a ser el mismo, el jazz cambió para siempre; claramente, eso se debe a varias cosas: al enorme talento de Miles Davis y Bill Evans, a la demás compañía musical que ambos tuvieron en los dos discos, a la participación de Evans en ambos proyectos desde antes que se concretasen y a la canción nombrada: Blue in Green, que aparece en ambos trabajos, y que según él Kind of Blue es de doble autoría: Davis-Evans, y según el Portrait in Jazz es de autoría sola de Bill Evans.

Sin embargo, esas razones son las obvias, pero hay de más ¿qué más hay para que esas grabaciones, estos músicos y este tema sean la bisagra del jazz…? O bien, para tratar de preguntar de otra forma ¿qué hay en esas grabaciones para que sea posible percibir que, justo allí, hay un ir más allá de lo que ha sido hecho hasta ese momento…?

Bien puede ser que lo que haya sea lo siguiente: si el Kind of Blue es la grabación más importante de la historia del jazz lo es, en parte, porque incluye algo que define y distingue al Portrait in Jazz (sin que este disco haya alcanzado tanta trascendencia como el otro), o sea que el secreto que hace tan influyente al álbum de Davis es la asociación entre él y Bill Evans; lo cual tiene miga y morbo: si se recuerda que Evans es el único blanco en el sexteto del Kind of Blue; y que la decisión para que él sea el pianista de ese sexteto la toma Miles Davis, pese a los reproches de los demás músicos del grupo, todos negros, entre quienes, y solo por decir algo, se encuentra alguien tan digno de atención como el saxofonista John Coltrane.

Ahora bien, si el secreto de algo tan emblemático como el Kind of Blue es la sociedad entre Davis y Evans, el momento en que esa asociación es más notable y memorable es el tema mencionado: Blue in Green.

Según sabe cualquiera que esté mínimamente informado, los orígenes del jazz están en los esclavos negros liberados mediante una guerra tremenda librada durante la segunda mitad del siglo XIX, también en los instrumentos musicales que esos hombres encontraron abandonados por las viejas bandas militares y, además, en la cadencia del blues, que fue el primer compás y la primera expresión hallada por esos esclavos libres perdidos por los caminos que merodean el curso del rio Mississippi desde Luisiana hasta Missouri y más al norte, incluso.

Todo el Kind of Blue de Miles Davis es sumiso a esos orígenes, todo el disco está inspirado en esas raíces, seguramente, como lo ha estado todo el jazz y como también lo ha estado toda la obra del mismo Miles Davis hasta ese momento; lo que aquí interesa es que el único punto en donde esto parece cambiar es en el tema referido: Blue in Green, que obedece a algo nuevo y sorprendente.

Miles Davis, por decirlo de alguna forma, es como un cometa de la música, alguien con una trayectoria más alargada que circular, alguien que no para, que siempre va a otro sitio, como si necesitara siempre mudarse, Davis fue una suerte de Picasso del jazz; mientras Bill Evans es muy diferente, porque él nunca se muda a otro sitio, a lo mejor su trayectoria es la profundización, Evans se sume progresivamente sobre sí mismo, incluso, a ratos llega casi a tocar con la frente el teclado del piano, en una sobrecogedora imagen de ensimismamiento; el hecho es que estos dos viajes se cruzan en el instante más propicio y conveniente para que se combinen, se asocien, se mezclen, y ese punto es el Kind of Blue, pero sobre todo el tema Blue in Green.

Antes de Blue in Green el jazz era, de alguna forma, lo que es el resto del Kind of Blue, pero este tema ¿…cambió el jazz o lo clausura…? (no me atrevo a decidirlo, no sé decirlo), porque abandona el dejo del blues de toda la vida, a cambio de una suavidad aterciopelada que acaricia el oído y el alma.

Puede entenderse que el Kind of Blue sea tan famoso e influyente, porque allí está el quiebre, la distancia, el abismo surgidos con la decisión sobre la participación de Bill Evans como pianista y, también, con la inclusión del tema Blue in Green, en donde el jazz, sin dejar de serlo o tal vez siendo clausurado, se suaviza, se adormece, entra como en un sueño, acaso como lo dice el propio nombre de la canción: al hablar de un azul que deviene en verde, de un azul que se sumerge en el verde.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Ford cierra todas sus fábricas de automóviles en Brasil
noticia Verónica Spross de Rivera
Caminando cuesta arriba

·

 

noticia AFP
“Solo muerto regreso”: los migrantes hondureños insisten en su ruta hacia EE. UU

Hambrientos y agotados tras más de tres días de caravana, miles de migrantes hondureños se niegan a abandonar el sueño de llegar a Estados Unidos.



Más en esta sección

Biden representaría reformas migratorias y más lucha anticorrupción en Guatemala

otras-noticias

Trump deja la Casa Blanca previo a la ceremonia de asunción del presidente electo Biden

otras-noticias

Siete familiares mueren con covid-19 por falta de oxígeno al norte de Brasil

otras-noticias

Publicidad