[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

El Acordeón

Las alegres elecciones


La Telenovela

foto-articulo-El Acordeón

Este es un tiempo en el que, a menos que tu pensamiento coincida con el del Director del medio donde trabajas, o si no coincide tienes la habilidad de decir justamente lo opuesto a lo que él –o ella– piensa, cree o avala, pero de una manera tan inteligente que no se te entiende mayor cosa, no hay problema.

Hasta puede ser que el grueso de los lectores llegue a la conclusión de que eres una persona muy inteligente –porque no se percataron ni papa de lo que estabas diciendo en realidad– y confundieron la gimnasia con la magnesia. Hay suficientes ejemplos de que pueden escribirse tres cuartillas sin decir nada profundo.

No suele ser mi estilo. Soy una hormiga guerrrera y lo seré hasta el día en que me vayan a cremar y me levante del ataúd –no va a ser cremado, cómo va a ser que se desperdicie semejante oportunidad de vender dos veces el mismo artefacto, dice siempre el gerente– y les diga que no, que a 180 grados centígrados no, porque ese tipo de calor tiene un efecto nocivo en tu piel, y te opones a ello.

La verdad es que un fuego de 180 grados –estamos hablando de centígrados, conste– es capaz de hacerle mucho daño a la piel de un elefante o la de un rinoceronte, pero eso no viene al caso en este momento. Usé ese ejemplo solamente para expresar que, de ahora en adelante, la hormiga guerrera hace sus maletas y se va a veranear o a recibir heladas –depende de cómo esté la vuelta que en estos día da el escudo magnético que rodea a la Tierra y otras pamplinas que nos suele regalar el cambio climático– al lugar más lejano de Guatemala que sea posible.

Hay que tomar en cuenta que –y esto es un aparte como pueden verificarlo por los guiones que estoy usando– si bien antes te llevabas ropa tropical a los países que se hallaban cerca del Ecuador terrestre, o en terrenos muy bajos, como sucede en tierras jordanas, donde el Mar Muerto está a 422 metros bajo el nivel del mar, ya no hay certeza alguna sobre la relación entre la latitud y longitud con el clima.

Por lo tanto, anuncio, como si a alguien le importara un comino, que estoy metiendo en mi maleta calzonetas y vestidos de playa, un sombrero de paja que inventaron a orillas del Lago Titicaca al que le agregas de cierto modo una tira de lana de alpaca e inmediatamente surge en tus manos un casco a prueba de temperaturas bajo los 50 grados celsius, que puedes usar con gran desparpajo y elegancia junto con abrigos de piel de reno en tierras que antes eran hermosas playas y ahora se han convertido en lugares formadores de icebergs.

Claro que no se van a librar de mí por demasiado tiempo. Pasado el 16 de junio retornaré a estas márgenes y volveré a hablar de política. Por el momento, no gracias.

Veintiocho partidos con no se sabe cuánta gente presentándose como candidatos a la presidencia y vicepresidencia, diputados, alcaldes, síndicos, etcétera, son demasiados partidos para mí. Para cualquiera en realidad. Quizás se pusieron de acuerdo para tomarnos el pelo de manera diferente a la de hace cuatro años.

Y si a eso le agregan visiones fuera de este mundo, como la del ex ministro de finanzas y ex director de ANADIE, y su compañera de fórmula llegando a inscribirse con una carretilla de supermercado medio vacía… o te escapas como hizo Phileas Fogg a darle la vuelta al mundo –quién sabe de qué huía en realidad, nunca he creído lo de la apuesta, tal vez porque cuando nací ya había aviones– o terminas en ese lugar tan rebonito que puso de moda la señora  Baldetti.

Entre lo que aprendí en mi familia y la cantidad de libros que he leído y continúo leyendo porque es una de las actividades más estupendas que hay en la vida, hay muchos materiales con los que puedo llenar el espacio de esta columna, a la que le puse el nombre de Telenovela como si hubiera imaginado lo que estamos viviendo en este momento.

En los llamados medios y redes sociales se ha ido armando, poco a poco una guerra espantosa con la que no comulgo ni comulgaré jamás. Me niego a utilizar palabras gruesas constantemente, a mentir o imaginar, contradecir y dar toda clase de golpes bajos.

No.

Y casi habría prometido que no volveré a entrar a Twitter antes del 14 a las 14. Pero no es cierto, de ahí puedo sacar material para textos infamantes, bestiales, vulgares, si alguna vez se me ocurriera escribirlos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Evelyn Boche/elPeriódico
EE. UU. nota influencia de narcotraficantes en funcionarios guatemaltecos

La corrupción hace de Guatemala un país de importancia estratégica para el tránsito de drogas y blanqueo de capitales, según informe.

noticia AFP
Chelsea vuelve a la zona de Champions

El Chelsea ganó 1 a 0 en el estadio de Anfield al Liverpool en un duelo de prestigio, este jueves en la Premier League, con lo que pudo regresar al cuarto puesto de la clasificación y con ello a la zona de Liga de Campeones.

noticia Claudia Ramírez / elPeriódico
Salud reporta más de 900 nuevos casos de COVID-19 en el país

Guatemala cuenta con más de 13 mil casos activos y 174 municipios en alerta roja.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Diputados del partido con “ideología narco” saltan a Vamos

otras-noticias

Creatividad vital

otras-noticias

¿Cómo lograr empatía con el consumidor?

otras-noticias

Publicidad