[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

El Acordeón

Cien años en México


El Instituto Nacional de Bellas Artes de México dedica una extensa muestra a la obra del guatemalteco. Hay ejemplos de mural, de gráfica, de escenografía, de pintura y más. Es un homenaje a la figura de un artista considerado de relevancia mayor para el arte mexicano.

foto-articulo-El Acordeón

En un catálogo de una de las muestras de Mérida en Guatemala, Guillermo Monsanto se pregunta: “¿Qué le dio México a Carlos Mérida?”. Algo bueno debió ser, ya que vivió en el país vecino desde 1919, fecha de la que se cumplen cien años ahora. En ese territorio hizo carrera y aún se le aprecia como un artista fundamental. Como homenaje, México mantiene desde hace poco más de un mes –y hasta mitad de marzo– una amplia muestra con casi 300 obras del artista. Está ubicada en el Museo Nacional de Arte (Munal), ese sitio reservado a las grandes colecciones mexicanas y a los extranjeros de peso. A lo largo de varias salas, las abstracciones de Mérida toman el espacio y lo invaden con sus líneas propias y su paleta de colores particular.

A Carlos Mérida Guatemala le quedó pequeña. Había estado en Europa, era amigo de los principales artistas de las vanguardias y vio lo mejor y lo peor de la escena parisina de principios de siglo. Hacia 1914 volvió a Guatemala. Siempre en movimiento, buscó la frontera que lo acercara más a sus capacidades y sus sueños y así llegó a México. Encontró un camino y supo andarlo. Hoy es un mito que escribe un capítulo más con la exposición Carlos Mérida: retrato escrito.

Las salas del Munal hacen un repaso por las distintas corrientes que el artista cultivó a lo largo de su vida. Comienza, eso sí, con un gabinete personal: fotografías, escritos y documentos adentran al visitante en el universo del guatemalteco. El propio Mérida preside, por medio de frases extraídas de su autobiografía inédita, el recorrido. Según explica Estela Duarte, curadora de la muestra, Retrato escrito se construyó desde la responsabilidad y sobre la documentación personal: “Le dimos mucho peso a la autobiografía inédita, que fue la que nos clarificaba perfectamente. Ha sido un resultado extraordinario. La gente lo ha agradecido. Les encanta que sea el propio Mérida el que cuente, sin intermediarios como nosotros somos los historiadores del arte”, explica.

No obstante la cantidad de piezas, casi la totalidad proviene de México. A pesar de tener una colección importante de obras del artista, Guatemala como Estado no envió material para la exposición. Ante esto, Duarte señala que pidió obras, pero encontró problemas administrativos. “Al hablar con el director del museo Mérida, Ruddy Cotton, me dijo que encantado, que era un placer. Se le pidieron las piezas. Él dijo p hasta aquí puedo llegar, ya lo demás tienen que llenar los formatos que son requisitos para que sean prestadas. Llegaron los requisitos y nos sorprendió muchísimo. Aquí [en el Munal] hemos tenido obras del El Prado y de otros museos de Europa.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Paulina Santizo
Nos reservamos el derecho de admisión

Tuitear sobre violencia muchas veces lleva al acto violento mismo. 

 

noticia Francisco Pérez de Antón
¡Otro, otro, otro!
noticia Carlos Dumois / Dueñez* Empresaria
¿Solución milagrosa?

A veces no sabemos considerar seriamente alternativas de solución por apreciarlas demasiado sencillas y fáciles.



Más en esta sección

Organizaciones demandan esclarecer matanza de migrantes

otras-noticias

Minex continúa con recopilación de muestras de ADN

otras-noticias

Gobierno asegura que Presupuesto será de Q94.3 millardos

otras-noticias

Publicidad