[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

El Acordeón

Mi abuelo y el dictador (fragmento)


foto-articulo-El Acordeón

Fue el azar del azar, o eso pensamos algunos: los que tenemos la suerte –¿será la palabra?– de observar las cosas en retrospectiva. Una niña nace el 21 de agosto de 1836 en la ciudad de Quetzaltenango, Guatemala. Esa noche los astros no están alineados; al contrario, conforman una dispersión silenciosa de cuerpos celestes que de ninguna manera puede interpretarse como alineación. Es más: nunca en la historia de las noches en nuestra tierra pudo apreciarse semejante desorden galáctico. La madre de la niña mira las estrellas y luego a su hija recién nacida y luego las estrellas otra vez y pregunta, en voz baja primero, apelando a los dioses y en voz alta después, con qué atributos y carencias han equipado a su pequeña hija, quien, después de un parto doloroso, ha nacido en un día –al parecer– irrelevante, de un mes sin gracia de un año vulgar. Los

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso. Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Eduardo Antonio Velásquez Carrera
Usac: los Colegios Profesionales y el fraude electoral (II parte)
noticia
De la boca de la propia candidata:
noticia Roberto Antonio Wagner
Una OTAN unida


Más en esta sección

Capturan al hijo del alcalde de Mataquescuintla

otras-noticias

Estos son cinco influencers de cocina que debes seguir en redes sociales

otras-noticias

Receta para preparar crema de chocolate

otras-noticias

Publicidad