[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Cine & TV

Tras las cámaras de Rafael Lanuza, cineasta guatemalteco 


Lanuza fue autodidacta y afinó sus habilidades produciendo cortos comerciales. Sin embargo, sus inquietudes apuntaban siempre hacia otros horizontes.

foto-articulo-Cine & TV

La pasión cinematográfica de los hermanos Lanuza, Rafael y Claudio, fue conocida tanto en Guatemala como en México. Rafael, el hermano mayor, quien se convirtió en cineasta comenzó su travesía por el mundo del celuloide como alumno de la escuela de Salvador Abularach. 

Entre los trabajos que los cursos le exigían y algunos cortometrajes adquirió  drestezas que en 1952 lo llevaron a filmar su primer largometraje, Una corona para mi madre. Con esta cinta, el director y productor emergente, tuvo su primer gran logro, porque fue la primera película con sonido directo de Centroamérica. Ya que antes se grababa aparte el sonido y luego los actores hacían playback de sus propias voces. 

De acuerdo con el sitio oficial dedicado al cineasta, Rafael fue autodidacta y afinó sus habilidades produciendo cortos comerciales. Sin embargo, sus inquietudes apuntaban siempre hacia otros horizontes. Por eso, en los años 1970 decidió concentrarse en la producción de películas. Se trasladó a México y en ese país se unió al productor mexicano Agrasánchez y juntos realizan los filmes Superzán y el niño del espacio (1971), El triunfo de los campeones justicieros (1972) y La mansión de las siete momias (1973).

Aunque, debido a las pocas condiciones que se encontraban en Guatemala, había decidido residir y trabajar en México, su país siempre estuvo presente en su imaginario. Así que decidió llevar algunas temáticas guatemaltecas ante las cámaras cinematográficas. En 1971, filmó El Cristo de los milagros, y en 1976, luego del gran sismo que dejó en ruinas a gran parte del país realizó Terremoto en Guatemala.  Esta última había surgido como idea de un documental, sin embargo, en el camino, Rafael decidió trabajarlo con un guion de ficción. 

Otro tema que la apasionaba a Rafael era la migración de campesinos hacia la ciudad y teniendo este fenómeno social en mente realizó Candelaria (1977). Ese mismo año filmó el documental Ángeles de Chinautla. Con ese trabajo destacó la orfebrería de ese municipio de Guatemala. 

Su hermano Claudio trabajó en sus películas y se destacó como actor. Luigi Lanuza, el hijo de Rafael, es además de médico, actor, productor y director cinematográfico. 

Exposición-homenaje

Si deseas conocer más acerca de la carrera de los hermanos Lanuza, puedes visitar la exposición en Homenaje a Rafael Lanuza. Es necesario llamar con anticipación al WhatsApp 3309-1581 o escribir al correo: filmoramagt@gmail.com.

Sigue leyendo:

Ana Lucía Mendizábal
Reportera de Cultura y Entretenimiento. Comunicadora con 30 años de experiencia en medios de comunicación escritos y digitales.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Isela Espinoza/ elPeriódico
Gimnasios seguros, una certificación para generar confianza en los clientes
noticia Irmalicia Velásquez Nimatuj
Sergio Manfredo Beltetón de León (octubre 1956-noviembre 2022)
noticia Phillip Chicola
Sistemas electorales: debilidades, distorsiones, fallas y costos


Más en esta sección

Consejos para escoger el perfume ideal

otras-noticias

Cosas que no sabías sobre la historia de los perfumes

otras-noticias

Dibu Martínez, el gran héroe de Argentina

otras-noticias

Publicidad