[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Arte&Diseño

Confinamiento es la palabra


La FundéuRAE escogió el concepto que mejor define la dura realidad del año 2020

foto-articulo-Arte&Diseño

Después de conocer a fondo un confinamiento severo y de descubrir qué sucede cuando un país entero se cierra hacia dentro, no había mucha opción. La palabra que define 2020 es confinamiento, según la Fundación del Español Urgente (FundéuRAE), promovida por la Agencia Efe y la Real Academia Española.

El diccionario de la Academia también afinó el pasado mes de noviembre la entrada de la voz “confinamiento” para ajustarla a una realidad que ha “convocado” alrededor a millones de ciudadanos de todo el mundo vinculados a un mismo enemigo: el SARS-Cov-2. Las otras palabras candidatas en esta ocasión no son mucho más alentadoras: coronavirus, resiliencia, infodemia, teletrabajo, conspiranoia, tiktok, vacuna, pandemia, estatuafobia o sanitarios.

Fragilidad común

La experiencia del confinamiento, que comenzó a mediados de marzo del pasado año y se prolongó por meses ha modificado, de algún modo, nuestro sentido de la convivencia, de la comunidad y de la “inmunidad”. Sacó a la luz una fragilidad común y un desconcierto general ante una realidad amenazante que ha modificado usos y costumbres sociales.

Varias generaciones han visto saltar por los aires unas formas de comportamiento social que parecían formar parte de nuestra manera de estar en el mundo. El confinamiento ha sido la reubicación de demasiadas inercias y la vivencia de algo así deja heridas y cambios aún por descubrir en su alcance total. Tardaremos tiempo en asimilar y reubicarnos dentro del colectivo con los nuevos modales inducidos por la pandemia.

Este es un momento radical de cambios en nuestra manera de vivir y de comunicarnos, y el confinamiento ha sido el motor de explosión de esas “correcciones” impuestas. Un nuevo diálogo con el tiempo y los espacios se puso también en marcha y ya no hay marcha atrás. Confinamiento no es solo una palabra, sino un momento del mundo. Tampoco es el final, sino el principio de algo. Y no solo resultó una pesadilla, sino una manera de repensar el presente. De echar el freno y mirar con detenimiento alrededor, sin el desquicie habitual de una época en que la velocidad era la norma.

Hacia delante

Después de este 2020, confinamiento será la palabra tabú pero también el concepto de un nuevo cambio (lento) de rumbo hacia delante. Es probable que muchas cosas no vuelvan a ser igual que antes, pero también es cierto que muchas de esas cosas estaban gastadas de ser.

Este es el octavo año en que la FundéuRAE escoge su palabra del año. En otras ediciones fueron “escrache”, “selfie”, “refugiado”, “populismo”, “aporofobia”, “microplástico” y “emojis”. Todas definen un tiempo en marcha, pero ninguna lo modifica como ha logrado hacer el “confinamiento”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Pandemia y el interés por los robots

Cutii, un robot móvil de compañía.

noticia AFP
Dinamarca preocupada por lo frecuente de nuevos casos de la cepa británica del covid
noticia Por José Manuel Patzán
PDH pide no utilizar la fuerza contra migrantes hondureños

Funcionario hace un llamamiento para no utilizar “tratos inhumanos”.



Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

La del 300 a.C.

otras-noticias

El financiero “ad honorem”: primo del Ministro administra los fondos de Caminos

otras-noticias

Publicidad