[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Arte & Diseño

Museo Reina Sofía abre sus puertas a la obra de Margarita Azurdia


A través de una muestra monográfica se exhibirá parte del multifacético trabajo de la artista guatemalteca.

foto-articulo-Arte & Diseño

Las cargadoras de plátanos amarillos. 

“Una de las artistas centroamericanas más emblemáticas del siglo XX”. Así califica el Museo Reina Sofía de España a la guatemalteca Margarita Azurdia (1931-1998). En reconocimiento a su trayectoria, del 24 de noviembre de 2022 al 17 de abril de 2023, presentará la muestra ‘Margarita Rita Rica Dinamita’, dedicada a la pintora, escultora, poeta y exponente del performance. 

Rosina Cazali, curadora de la exposición, asegura: “El Reina Sofía es una de las ventanas más importantes para el arte contemporáneo en Europa”. Añade que un artista que exhibe su obra en ese recinto trasciende a nivel planetario.

Fotografía de escultura minimalista expuesta en Vittorio’s Guatemala, en 1969.

Orígenes de la muestra

Aunque Rosina conoció a Margarita Azurdia en los años 1990 y se sintió impresionada por visión, el acercamiento a su obra ha ido creciendo. En 2000, dos años después de la muerte de la artista, le comentó a la curadora costarricense Virginia Pérez-Ratton (1950-2010) el interés que tenía por Azurdia. Le habló de ella y de su multifacética producción. “Cuando ella conoció su obra estaba fascinada y me invitó a curar una muestra de la obra de Margarita en San José, en Costa Rica”, asegura Cazali. Esta misma exposición se instaló posteriormente en el Centro de Formación de la Cooperación Española en La Antigua Guatemala y luego en el Centro Cultural Metropolitano de la capital.

A finales de 2019, vinieron a Guatemala Manuel Borja, director del Museo Reina Sofía, y Teresa Velásquez, directora de exposiciones del recinto. Llegaron al país para conocer más de la producción artística guatemalteca y para adquirir obras de relevantes artistas. Rosina los llevó al Museo de Arte Moderno Carlos Mérida. Ahí pudieron ver piezas de Margarita Azurdia y quedaron impresionados. “Les conté quién era Margarita y estaban fascinados no solo con la obra, sino también con la complejidad de su historia personal”, detalla. 

El encanto fue tal que pronto el museo español llamó a Rosina para invitarla a realizar la curaduría de la exposición que comenzará en noviembre. Inmediatamente, Rosina se puso en contacto con Milagro de Amor, que es la fundación que Margarita legó a sus tres nietas, la cual tiene como propósitos resguardar, restaurar y difundir su obra.

Nickolasa Fanjul, la menor de las nietas de Margarita, explica que, luego de varios años de organización y restauración de las obras y documentos de su abuela, en 2020, Milagro de Amor organizó la muestra ‘Todo es una’ en el Museo de Arte Moderno Carlos Mérida. “Fue como traerla de vuelta. Esa exposición estaba hermosa, porque había todo tipo de obras”, refiere Fanjul. Sin embargo, la pandemia hizo que la solo durara diez días. Ahora, ve la invitación del Reina Sofía como una magnífica oportunidad para mostrarle al mundo el trabajo de su abuela. 

Grupo de Laboratorio en Creatividad, en Kaminal Juyú. 

La exposición 

Cazali explica que la muestra se centrará en exaltar los momentos claves de su producción. “Siempre se ha pensado que lo más relevante de la obra de Margarita son las obras geométricas, e incluso las esculturas que son maravillosas. Pero esa ha sido la obra más visible. A mí siempre me ha interesado la parte performática y la danza. Porque fue su última etapa donde más proyectó no solo su personalidad sino su madurez como artista, persona, mujer pensante y feminista”, asegura.

Entre las actividades que incluirá la muestra se encuentra una lectura de los poemas que la artista produjo. También se proyectará una serie de videos de sus diferentes etapas de expresión con el cuerpo.

En el catálogo de la exposición, además del texto curatorial de Rosina Cazali, habrá otros escritos que ayudarán a comprender la historia de Margarita, su contexto y sus distintas formas de expresión. Emiliano Valdés escribió sobre las participaciones de Margarita en bienales de arte en Latinoamérica. Cecilia Fajardo Gil se concentró en la importancia del aporte de Margarita en los años 1960 y Anabella Acevedo concentró escribió acerca de los libros de artista y la poesía de Margarita. 

Una artista no convencional

Niki Fanjul recuerda que su abuela Margarita reunía a sus nietos los domingos. Los hacía meditar y les hablaba de las chacras o los ponía a “gritar como leones” frente a una pared de su jardín. También vienen a su memoria imágenes de los pinceles y pinturas que había en su estudio… Era una abuela poco convencional”, dice Niki. 

En lo artístico también fue poco convencional sobre todo a la luz de la sociedad guatemalteca. En su primera etapa, Azurdia incursionó en las formas geométricas inspiradas en los diseños textiles indígenas de Guatemala, que aplicaba principalmente a la pintura. Como ejemplo se encuentra su serie ‘Geométricas’, de 1967. Dos años más tarde, recibió una mención honorífica en la X Bienal de São Paulo por su serie ‘Asta’ (1969).

En la II Bienal de Arte Coltejer (1970), en Medellín, presentó la instalación ‘Por favor quitarse los zapatos’, con la que invitaba al público a adentrarse en un lugar de experimentación sensorial. En la III Bienal de Arte Coltejer (1972) su serie de esculturas de mármol móviles destacaron por estar sujetas a las pulsiones de los espectadores.

Entre 1971 y 1974, realizó la serie de esculturas ‘Homenaje a Guatemala’, compuesta por 50 tallas directas en madera. Tres de estas esculturas, bajo el título de ‘El rito’, fueron expuestas en la XII Bienal de São Paulo.

En 1974, Azurdia se trasladó a París y asistió a círculos de mujeres artistas. Experimentó con la danza contemporánea, se concentró en la escritura y la ilustración de varios de sus libros de artista. Al volver a Guatemala, en 1982, formó un grupo de danza experimental llamado Laboratorio de Creatividad, junto a Benjamín Herrarte y Fernando Iturbide. Tras la disolución en 1985, ella continuó explorando el paradigma entre arte y espíritu impartiendo talleres y profundizando en las ideas del cuidado y la sanación vinculadas con la naturaleza y el medioambiente.

Ana Lucía Mendizábal
Reportera de Cultura y Entretenimiento. Comunicadora con 30 años de experiencia en medios de comunicación escritos y digitales.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción/elPeriódico 
Intecap celebra 50 años de capacitar y fortalecer el mercado laboral 
noticia EFE
Ricky Martin presenta disco mientras enfrenta caso judicial. Mira aquí los videos
noticia Redacción / elPeriódico
EE. UU. también reclama a nieto de Lorenzana


Más en esta sección

Triste día del deportista en Guatemala

otras-noticias

Cambios post-pandemia

otras-noticias

Periodismo en resistencia

otras-noticias

Publicidad