[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Arte & Diseño

Muerte de un beatle


Se cumplen 40 años del asesinato de John Lennon, un hecho que marcó el fin de una época.

foto-articulo-Arte & Diseño

El 8 de diciembre de 1980, cinco disparos efectuados por Mark David Chapman –un desequilibrado obsesionado por la música de los Beatles y la lectura de El guardián entre el centeno de J. D. Salinger– acabaron con la vida de John Lennon.

El fundador y coautor de la gran mayoría de los éxitos de los Beatles alcanzó desde ese momento un lugar privilegiado en el Olimpo de los Dioses de la música rock, solo compartido con Elvis Presley, su ídolo de juventud.

John Winston Lennon había nacido 40 años antes, el 4 de octubre de 1940, en Liverpool. Hijo de Alfred y Julia Lennon, el pequeño John vivió una infancia marcada por la ausencia de su padre, marino mercante, y las infidelidades de su madre, un modo de vida que escandalizaba a la puritana Inglaterra de posguerra. La complicada situación familiar hizo que Lennon se educara con la hermana de su madre Mimi Smith y con su marido George.

De su padre apenas supo en 20 años, y su madre moriría atropellada por un auto cuando Lennon tenía 17 años, en un episodio que marcó su vida y también, de algún modo, su música.

John Lennon se educó en el Quarry Bank High School, donde no destacó como un alumno brillante sino más bien por su conflictividad. Su pobre expediente escolar le “condenó” a estudiar en el Colegio de Artes de Liverpool, donde mostró su habilidad para las artes gráficas.

Tocado por el rock

Sin embargo, en aquellos años –segunda mitad de los cincuenta– el joven Lennon quedó impresionado por la música rock que empezó a llegar desde Estados Unidos, sobre todo por las canciones de Elvis Presley y de otros artistas como Buddy Holly, Little Richard o Chuck Berry.

Su obsesión, desde entonces, fue formar un grupo de rock con el que imitar a su ídolos y pronto fundó The Quarrymen a la edad de 16 años. En una de las primeras actuaciones, John conoció a Paul McCartney y la historia de la música cambió para siempre. Primero de forma tímida y luego de manera desatada, Lennon y McCartney produjeron a lo largo de los años sesenta la más valiosa colección de canciones pop de la historia.

Junto a George Harrison y Ringo Starr elaboraron 14 discos y decenas de singles que arrasaron en las listas de éxitos y, lo más importante, marcaron el sendero por el que transcurrió la música pop en los años sucesivos.

Trabajos como Revolver, Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band o The Beatles (el Álbum Blanco) redefinieron los modos de composición y grabación. 

El fin de los Beatles

Pero el sueño terminó a finales de los sesenta. Ya desde la muerte en 1967 del mánager de la banda, Brian Epstein, las distancias entre John y Paul se fueron acrecentando y no solo a nivel artístico. Los Beatles, que hasta entonces estaban inmersos en su universo creativo, tuvieron que hacerse cargo por vez primera de aspectos financieros, terreno en el que demostraron mucha menos habilidad que para componer temas inmortales.

Cada uno de los integrantes de la banda empezó a mostrar cada vez más interés en sus proyectos en solitario, y en 1970 se certificó lo que era un secreto a voces: los Beatles habían dejado de existir.

Tras la disolución del grupo, John se mostró muy activo, especialmente en la primera mitad de los setenta. Aunque sus discos son un tanto irregulares, Lennon produjo al menos una docena de canciones de altísimo nivel en las que desnudó sus sentimientos y mostró una soberbia madurez: Mother, Mind Games, o Imagine son algunos ejemplos.

¿La culpa la  tiene Yoko Ono?

En muchas de ellas es evidente la influencia que tuvo sobre él su segunda esposa, la japonesa Yoko Ono, que ha pasado a la historia como la mala oficial de la película.

John y Yoko se conocieron en 1966. Poco después, el músico abandonó a su mujer, Cynthia –con la que tenía un hijo, Julian– y se fue a vivir con Yoko, con la que finalmente se casó en 1969.

Desde entonces, la artista japonesa se convirtió en la otra mitad de Lennon. Su presencia en el estudio durante la grabación del Álbum Blanco fue motivo de conflicto y muchos quisieron ver en Ono la principal causa de la separación de los fab four.

Pero lo cierto es que Yoko fue un apoyo fundamental en la vida privada y artística de Lennon. Acciones como su famosa encamada en Ámsterdam o su posición contra la guerra de Vietnam fueron fruto de esta influencia.

Por Yoko, Lennon abandonó provisionalmente su carrera musical y se dedicó a cuidar a Sean, el hijo que la pareja tuvo en 1975.

Nuevo comienzo… y final

Pero, finalmente, la sequía creativa que sufrió el artista en aquella época saltó por los aires tras un viaje en solitario a las Bahamas y, a punto de cumplir los 40, grabó uno de sus mejores discos, Double Fantasy, que se publicó en el otoño de 1980. Lennon estaba de vuelta y en forma.

Y fue justo en el momento de aquel regreso, cuando le sobrevino la muerte.

A pesar de los 40 años transcurridos, no están claros los motivos que impulsaron a Chapman a disparar contra Lennon. Se sabe que había llegado desde Honolulu hasta Nueva York, seguramente con la intención de cometer el asesinato, y que la misma tarde del crimen estrechó la mano del artista e incluso logró que le firmara un ejemplar de Double Fantasy.

Pero cuando John y Yoko regresaron al edificio Dakota de Nueva York –en el que la pareja residía desde principios de los setenta– Chapman gritó su nombre cuando el cantante bajó del vehículo y le disparó cinco tiros, de los que le alcanzaron cuatro. Lennon logró avanzar unos metros y cayó muerto en la escalera que daba acceso a la portería.

Seguramente Chapman, que ahora tiene 55 años y que sigue en la cárcel tras ser rechazada su petición de libertad, no era más que un desequilibrado que logró con aquel crimen la más triste de las celebridades.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
La deforestación y ciertos tipos de reforestación provocan brotes de enfermedades

Este estudio ofrece una primera visión global de cómo los cambios en la cubierta forestal contribuyen potencialmente a las enfermedades transmitidas por vectores –como las que llevan los mosquitos y las garrapatas–, así como a las enfermedades zoonóticas, como el COVID-19, que salta de una especie animal a los humanos.

noticia AFP
Carrera contrarreloj en España para quitar la nieve antes de un ola de frío

Esta tormenta, bautizada “Filomena”, que provocó además fuertes lluvias en otras regiones, ha dejado tres muertos en el país.

noticia Cindy Espina
Ejército reporta que pobladores de Sayaxché bloquean acceso aeronave con posibles ilícitos


Más en esta sección

Irregularidades marcan proceso electoral en Nicaragua, según observatorio

otras-noticias

Gobierno de Honduras lanza una campaña para captar nuevas inversiones

otras-noticias

Un cargamento de cocaína incautado por El Salvador se dirigía a México

otras-noticias

Publicidad