[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

ARQ & Ambiente

Conoce la historia de Chuwa Nima’Ab’Äj, antes llamado Mixco Viejo


foto-articulo-ARQ & Ambiente

El sitio arqueológico ubicado en San Martín Jilotepeque fue una ciudad defensiva durante el período Posclásico.

Fue en 2013 cuando el Gobierno tomó la decisión de devolver su nombre original al sitio arqueológico que durante años se había nombrado Mixco Viejo. Lo hizo a través del Acuerdo 430-2013. Por esta razón, desde entonces, el parque arqueológico, que se ubica a 60 kilómetros de la ciudad capital, se volvió a nombrar Chuwa Nima’AB’Äj

Piedra pómez, lajas, arcilla y piedra de esquisto fueron los materiales utilizados en las edificiaciones. Foto: Ministerio de Cultura y Deportes

La ciudad, ubicada en San Martín Jilotepeque, Chimaltenango, perteneció al reino  Kaqchikel y tuvo, según los más recientes estudios arqueológicos, un propósito defensivo. Era una especie de fuerte. Se calcula que fue construido en el período Postclásico (900 a 1524), aproximadamente en el siglo XII. Está ubicada  entre barrancos y posee edificaciones protegidas por muros escalonados de piedra. 

De acuerdo con un documento del Ministerio de Cultura y Deportes (https://bit.ly/3fvjCwL), “sus estructuras, de las cuales la mayoría eran basamentos de piedra para albergar construcciones de materiales perecederos en su parte superior. Compuesto por cuatro grupos principales de estructuras” Los más importantes son A, B, C y E. Además hay grupos menores clasificados como Ax, C´, D, E´, F, G y H. 

La ciudad contiene 12 grupos de estructuras que comprenden 120 edificios, que en su mayoría consisten en basamentos sobre los cuales habían construcciones de material perecedero. Estaba ubicado en la confluencia de los ríos Pixcayá y Motagua. 

Los edificios están ordenados alrededor de plazas, las cuales están integradas por templos piramidales, plataformas alargadas, altares y patios para el juego de pelota. Estos grupos eran usados por los linajes principales, mientras que la mayoría de la población de la ciudad se asentaba en los alrededores Se calcula que el sitio pudo llegar a tener hasta 1,600 habitantes. 

En el Grupo B se localizan las denominadas “pirámides gemelas” y un pequeño altar al frente. En el C está situado en la parte más alta de Mixco Viejo y se encuentra separado de los anteriores grupos por una masiva y elevada terraza de mampostería con dos escalinatas. 

Los materiales utilizados en la construcción fueron piedra pómez, lajas, arcilla y piedra de esquisto. La tradición alfarera del sitio se distingue por las líneas blancas sobre rojo en las piezas policromas que forman parte del tipo cerámico denominado Fortaleza Blanco sobre Rojo, característico de la región y común en la meseta central. 

Han sido encontradas unas 52 urnas funerarias en forma de cántaros. Se ha podido establecer que su uso estaba asociado a las costumbres funerarias de la élite. La obsidiana fue el material lítico trabajado con preferencia.

Historia reciente

En el tiempo de la conquista, los Kaqchikeles realizaron una guerra de guerrillas. Alvarado fue informado acerca de la existencia de un tesoro al que llamó la cueva encantada que se encuentra precisamente en Chuwa Nima´Ab´Äj. El secreto del recinto era el nacimiento de agua llamado Qate’, que era un manantial subterráneo que se consideraba sagrado. Esta característica le daba independencia a la ciudad al tener el afluente de agua a su disposición.

Pedro de Alvarado envió a su hermano Gonzalo de Alvarado junto con tres compañías para tomar este sitio y apoderarse del tesoro. Llegaron al valle donde se encuentra Chuwa Nima´Ab´Äj y se quedaron asombrados al ver la serie de edificaciones descansando sobre el manto de tierra. Rodearon todo el entorno buscando un modo de ingresar a la ciudad, pero no lo lograron porque la ciudad estaba llena de peñascos a su alrededor.

A la ciudad sólo podía ingresarse por una entrada secreta única, una senda estrecha desenvuelta en zigzag en el lado Norte de la elevación esculpida en una pendiente casi vertical que inicia en el lecho del río Pancacó. Pero los españoles estaban decididos y lucharon contra los habitantes. Chuwa Nima´Ab´Äj (Mixco Viejo) fue quemada y quedó abandonada en el siglo XVI.

El descubrimiento

En 1896 el arqueólogo alemán Karl Sapper descubrió el sitio. Pasó ocho días realizando notas y dibujos de las estructuras que encontró.En 1954 se inició la investigación del sitio, bajo el mando de la Misión Franco Guatemalteca, dirigida por el Dr. Henri Lehmann realizada en cuatro temporadas, en donde se logra consolidar y restaurar la mayor parte de las estructuras. El terremoto de 1976 causó daños al sitio. 

En la actualidad el sitio está abierto al público todos los días del año, de 8:00 a 16:00 horas. La admisión es de Q5 para  nacionales y Q50 para extranjeros.

También te puede interesar:

Ana Lucía Mendizábal
Reportera de Cultura y Entretenimiento. Comunicadora con 30 años de experiencia en medios de comunicación escritos y digitales.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Edgar Balsells
El Credit Suisse y las picarescas de la banca suiza
noticia Redacción /elPeriódico
Thelma Aldana: 24 operadores de justicia están en el exilio
noticia Redacción Cultura
Suspenso y acción en el cine


Más en esta sección

Cremas superan a Guastatoya y avanzan a las semifinales del Torneo Apertura

otras-noticias

Messi: “Feliz por dar un pasito más”

otras-noticias

Messi llega al partido mil como profesional y Argentina se clasifica a cuartos de final

otras-noticias

Publicidad