[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

ARQ & Ambiente

Estos son los residuos de la II Guerra Mundial que aún contaminan el Mar del Norte


Los naufragios contienen sustancias peligrosas (como petróleo y explosivos) que pueden dañar el medio ambiente marino.

foto-articulo-ARQ & Ambiente

Investigadores han descubierto que barcos hundidos en combate hace 80 años en la Segunda Guerra Mundial aún influyen en la microbiología y la geoquímica del fondo del océano donde descansan.

En Frontiers in Marine Science, muestran cómo los restos de los buques hundidos están filtrando contaminantes peligrosos, como explosivos y metales pesados, en el sedimento del fondo oceánico del Mar del Norte, lo que influye en la microbiología marina que lo rodea.

El lecho marino del Mar del Norte está cubierto por miles de restos de barcos y aeronaves, otro material bélico y millones de toneladas de munición convencional, como proyectiles y bombas. Los naufragios contienen sustancias peligrosas (como petróleo y explosivos) que pueden dañar el medio ambiente marino. Sin embargo, falta información sobre la ubicación de los restos de estos naufragios y el efecto que podrían tener en el medio ambiente.

“El público en general a menudo está bastante interesado en los naufragios debido a su valor histórico, pero el impacto ambiental potencial de estos naufragios a menudo se pasa por alto”, dijo el candidato a doctorado Josefien Van Landuyt, de la Universidad de Gante.

Por ejemplo, se estima que los naufragios de la Primera y Segunda Guerra Mundial en todo el mundo contienen colectivamente entre 2,5 millones y 20,4 millones de toneladas de productos derivados del petróleo.

“Si bien los naufragios pueden funcionar como arrecifes artificiales y tener un tremendo valor narrativo humano, no debemos olvidar que pueden ser objetos peligrosos creados por humanos que se introdujeron involuntariamente en un entorno natural”, continuó Van Landuyt. “Hoy, los nuevos naufragios se eliminan exactamente por esta razón”.

Como parte del proyecto North Sea Wrecks, Van Landuyt y sus colegas investigaron cómo el naufragio del V-1302 John Mahn de la Segunda Guerra Mundial en la parte belga del Mar del Norte está afectando el microbioma y la geoquímica en el lecho marino circundante.

“Queríamos ver si los viejos naufragios en nuestra parte del mar (Bélgica) todavía estaban dando forma a las comunidades microbianas locales y si todavía estaban afectando el sedimento circundante. Este análisis microbiano es único dentro del proyecto”, explicó Van Landuyt.

El V-1302 John Mahn fue un arrastrero de pesca alemán que fue requisado durante la Segunda Guerra Mundial para usarlo como patrullero. En 1942 fue atacado por la Royal Air Force británica frente a la costa belga, donde rápidamente se hundió hasta el fondo del mar.

Para analizar la bioquímica y la geoquímica alrededor del naufragio, los investigadores tomaron muestras del casco de acero y del sedimento y sus alrededores, a una distancia cada vez mayor y en diferentes direcciones.

Encontraron diversos grados de concentración de contaminantes tóxicos dependiendo de la distancia desde el naufragio. En particular, encontraron metales pesados (como el níquel y el cobre), hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH, químicos que se encuentran naturalmente en el carbón, el petróleo crudo y la gasolina), arsénico y compuestos explosivos.

Las concentraciones más altas de metales se encontraron en la muestra más cercana al búnker de carbón del barco. El sedimento recién depositado tras el naufragio tenía un alto contenido de metales. Las concentraciones más altas de PAH estaban más cerca del barco.

“Aunque no vemos estos viejos naufragios, y muchos de nosotros no sabemos dónde están, aún pueden estar contaminando nuestro ecosistema marino”, explicó Van Landuyt.

“De hecho, su edad avanzada podría aumentar el riesgo ambiental debido a la corrosión, que está abriendo espacios previamente cerrados. Como tal, su impacto ambiental aún está evolucionando”.

También encontraron que el barco influyó en el microbioma que lo rodeaba. Se encontraron microbios degradantes de PAH conocidos como Rhodobacteraceae y Chromatiaceae en muestras con el mayor contenido de contaminantes. Además, las bacterias reductoras de sulfato (como Desulfobulbia) estaban presentes en las muestras del casco, lo que probablemente condujo a la corrosión del casco de acero.

“Solo investigamos un barco, a una profundidad, en un lugar. Para obtener una mejor visión general del impacto total de los naufragios en nuestro Mar del Norte, sería necesario muestrear una gran cantidad de naufragios en varios lugares”, concluyó Van Landuyt.

Te puede interesar:

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Agencias
Messi, Cristiano, Mbappé y Neymar, las perlas del Mundial de Catar
noticia Rony Ríos /Luisa Paredes/elPeriódico
Ómicron predomina en Guatemala
noticia Méndez Vides
Las novelas de Amélie Nothomb


Más en esta sección

Los decanietos de la chingada

otras-noticias

Genéricos, más caros que las medicinas de marca

otras-noticias

La genuina autonomía universitaria es ahora resistencia

otras-noticias

Publicidad