[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

ARQ & Ambiente

Científicos afirman que el “combustible para la evolución” abunda entre la fauna salvaje


El estudio es el primero en que la velocidad de la evolución se evalúa sistemáticamente a gran escala, en lugar de hacerlo de forma ad hoc.

foto-articulo-ARQ & Ambiente

La materia prima para la evolución es mucho más abundante en los animales salvajes de lo que creíamos anteriormente, según una nueva investigación de la ANU (Australian National University).

La evolución darwiniana es el proceso por el cual la selección natural da como resultado cambios genéticos en rasgos que favorecen la supervivencia y reproducción de los individuos. La velocidad a la que se produce la evolución depende de manera crucial de las diferencias genéticas entre los individuos.

Dirigido por el doctor Timothée Bonnet de ANU, un equipo de investigación internacional quería saber cuánto de este “combustible de la evolución” existe en las poblaciones de animales salvajes. La respuesta: de dos a cuatro veces más de lo que se pensaba anteriormente.

Según Bonnet, el proceso de evolución que describió Darwin fue increíblemente lento. “Sin embargo, desde Darwin, los investigadores han identificado muchos ejemplos de evolución darwiniana que ocurren en unos pocos años”, dijo en un comunicado.

“Un ejemplo común de evolución rápida es la polilla moteada, que antes de la revolución industrial en el Reino Unido era predominantemente blanca. Con la contaminación dejando hollín negro en árboles y edificios, las polillas negras tenían una ventaja de supervivencia porque a las aves les resultaba más difícil detectarlas.

“Debido a que el color de la polilla determinaba la probabilidad de supervivencia y se debía a las diferencias genéticas, las poblaciones en Inglaterra rápidamente fueron dominadas por polillas negras”.

El estudio es el primero en que la velocidad de la evolución se evalúa sistemáticamente a gran escala, en lugar de hacerlo de forma ad hoc. El equipo de 40 investigadores de 27 instituciones científicas utilizó estudios de 19 poblaciones de animales salvajes de todo el mundo. Estos incluyeron reyezuelos de Australia, hienas manchadas en Tanzania, gorriones cantores en Canadá y ciervos rojos en Escocia.

“Necesitábamos saber cuándo nació cada individuo, con quién se aparearon, cuántas crías tuvieron y cuándo murieron. Cada uno de estos estudios duró un promedio de 30 años, lo que proporcionó al equipo la increíble cantidad de 2,6 millones de horas de campo. datos”, dijo Bonnet.

“Combinamos esto con la información genética de cada animal estudiado para estimar el alcance de las diferencias genéticas en su capacidad de reproducción, en cada población”.

Después de tres años de rastreo a través de montones de datos, el Dr. Bonnet y el equipo pudieron cuantificar cuánto cambio de especies ocurrió debido a cambios genéticos causados por la selección natural.

“El método nos brinda una forma de medir la velocidad potencial de la evolución actual en respuesta a la selección natural en todos los rasgos de una población. Esto es algo que no hemos podido hacer con métodos anteriores, por lo que poder ver tantos cambios potenciales fue una sorpresa para el equipo”, dijo Bonnet.

El profesor Loeske Kruuk, también de ANU y ahora con sede en la Universidad de Edimburgo en el Reino Unido, dijo: “Este ha sido un esfuerzo de equipo notable que fue factible porque los investigadores de todo el mundo estaban felices de compartir sus datos en una gran colaboración.

“También muestra el valor de los estudios a largo plazo con un seguimiento detallado de las historias de vida de los animales para ayudarnos a comprender el proceso de evolución en la naturaleza”.

Sin embargo, los investigadores advierten que es demasiado pronto para saber si la tasa real de evolución se está acelerando con el tiempo.

“Si las especies se están adaptando más rápido que antes, no lo sabemos, porque no tenemos una línea de base. Solo sabemos que el potencial reciente, la cantidad de ‘combustible’, ha sido más alto de lo esperado, pero no necesariamente más alto que antes”, dijo Bonnet.

Según los investigadores, sus hallazgos también tienen implicaciones para las predicciones de la adaptabilidad de las especies al cambio ambiental.

“Esta investigación nos ha demostrado que la evolución no se puede descartar como un proceso que permite que las especies persistan en respuesta al cambio ambiental”, dijo Bonnet.

El doctor Bonnet dijo que, dado que se pronostica que el cambio climático aumentará a un ritmo cada vez mayor, no hay garantía de que estas poblaciones puedan mantenerse al día.

“Pero lo que podemos decir es que la evolución es un impulsor mucho más importante de lo que pensábamos anteriormente en la adaptabilidad de las poblaciones a los cambios ambientales actuales”, dijo. La investigación ha sido publicada en la revista Science.

Te puede interesar:

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Christian Gutiérrez/elPeriódico
Situado Constitucional aumentará en 2022
noticia Silvia Tejeda
El matapalo y su rescate
noticia Rita María Aguilar/elPeriódico
Inacif realiza análisis forense a cuerpos encontrados en Jutiapa


Más en esta sección

Burundanga y droga caníbal: este test detecta su presencia rápidamente en muestras de saliva

otras-noticias

Los animales resultan claves en restaurar bosques degradados

otras-noticias

Lo que los pulpos y los cerebros humanos tienen en común

otras-noticias

Publicidad