[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Cultura

Juliette Gréco, una mujer moderna


La cantante murió ayer. Más que una leyenda de la canción, es un referente de la Francia de posguerra.

foto-articulo-Cultura

La gran estrella de la canción francesa Juliette Gréco, célebre intérprete de obras de Léo Ferré o Jacques Prévert, falleció ayer a los 93 años. El anuncio lo hizo su familia por medio de una comunicación con la prensa francesa. “Juliette Gréco murió rodeada de sus familiares en su amada casa de Ramatuelle (sureste de Francia). Su vida fue extraordinaria”, dijo la familia en un texto transmitido a la ‘AFP’.

Gréco pertenecía a un grupo singular de figuras de la cultura francesa. Su figura emergió de las cenizas de la guerra y se instaló en una París que redescubría las posibilidades de la vida y los cuestionamientos que la sociedad debía afrontar luego de los años de conflicto. Ícono de Francia, amiga de poetas y músicos, encarnó como pocos artistas el espíritu del barrio artístico parisino de Saint-Germain-des-Prés. “Pasión, combate, amor y diversión intensa”, decía Juliette Gréco para resumir su vida.

Con sus pómulos altos, una mirada penetrante de ojos negros bajo su cabellera oscura y finas manos blancas moviéndose sobre un vestido, la cantante imponía en el escenario una imagen de dama negra. “Gréco, rosa negra de los patios. De la escuela de los niños que no son buenos”, como la pintó Raymond Queneau. Porque Gréco era una mujer atrevida. “Soy un payaso en la vida y además me gusta reír. El atributo más grande de la seducción es el humor, la inteligencia, la broma”, afirmaba hacía unos años.

Juliette Gréco nació el 7 de febrero de 1927 en Montpellier, en el sur de Francia. Tras la separación de sus padres, creció con su hermana Charlotte cerca de Burdeos (sudoeste) en la casa de sus abuelos.

Su infancia fue melancólica y eligió sobre todo la danza. La guerra obligó a la familia a huir a una propiedad en el Périgord (sudoeste), que sirvió de lugar de paso para la resistencia al invasor alemán. En 1943, su madre y su hermana fueron deportadas, y ella misma encarcelada en Francia una decena de días.

Gréco contará esta parte de su vida en una autobiografía publicada en 1983, ‘Jujube’.

“Escribir ‘Jujube’ fue muy cruel para mí, muy violento. Me gustó escribir pero no me gustó remontar la película hacia atrás. No quería que otro lo hiciese, lo escribí yo, yo no soy cuestionable”, explicó.

Al final de la guerra, con menos de 20 años, su aire rebelde, su belleza y su pinta seduce a intelectuales y artistas de Saint-Germain-des-Prés en París.

Frecuenta a Marguerite Duras, Jean-Paul Sartre, Simone de Beauvoir y anima las veladas del mítico cabaret “Le Tabou”. La juventud explota en una París liberada en la que el existencialismo nace entre los muros de clubes y cafés. Juliette Gréco conoce a Miles Davis, con quien tendrá una aventura.

Arquetipo de la mujer moderna

Raymond Queneau y Sartre firman sus primeros éxitos como cantante, ‘Si tu t’imagines…’ (‘Si te imaginas…’) y ‘La Rue des Blancs-Manteaux’. Con el tiempo amplía su repertorio con Jacques Prévert, Boris Vian y Charles Aznavour. La “chica linda” se presenta en el Olympia, templo de la canción francesa, por primera vez en 1954, y se consagra.

Tras una boda relámpago con Philippe Lemaire, con quien tiene una hija Laurence-Marie (fallecida de cáncer en 2016, mismo año que en Juliette Gréco fue víctima de un accidente cardiovascular), interpreta en los años sesenta a los más grande autores de la época: Serge Gainsbourg, Léo Ferré, Jacques Brel o Georges Brassens.

“He conocido a las personas más ‘maravillosas’ posibles”, reconoce.

Gréco es el arquetipo de la mujer moderna: “Era muy adelantada para mi época, fui objeto de escándalo total, jamás busco ese tipo de cosas, soy así, no puedo hacer nada al respecto”, confesó.

Actriz por vocación, actuó en ‘Bonjour tristesse’ (‘Buenos días, tristeza’) en 1958, adaptación de la novela de Francoise Sagan dirigida por Otto Preminger, durante su relación con el productor estadounidense Darryl Zanuck. Pero fue su papel en la telenovela ‘Belphégor’ el que la hizo triunfar en la pantalla chica en 1965.

Con el correr de los años, hizo muchas giras por el exterior, conservando siempre las mismas convicciones y los mismos compromisos políticos.

Tras una segunda boda con el actor Michel Piccoli, se casó en 1988 con Gérard Jouannest, el expianista y amigo de Jacques Brel, que la acompañó también en el escenario.

Juliette Gréco sobrevivió al tiempo y a las modas. Jóvenes cantantes le escribieron canciones en sus últimos álbumes.

En 2015 dio una gran gira de despedida, durante la cual festejó sus 89 años sobre el escenario del Théâtre de la Ville, el mismo en el que había tenido en 1968 su éxito más grande, el pícaro ‘Deshabillez-moi’ (‘Desvísteme’).

“Cantar lo es todo: el cuerpo, el instinto, la cabeza”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Hugo Maul R.
Necesario optimismo realista

La combinación entre la naturaleza optimista de los seres humanos con cierto hartazgo para con las medidas de seguridad puede terminar provocando resultados indeseados en términos de la propagación de la enfermedad.

noticia Europa Press - cultura
“Angelina Jolie derrotará a Thanos”: Los fans de Marvel enloquecen con el último fichaje
noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Expertos informáticos de Uniore analizarán a partir de mañana el sistema del TSE

Convocan a fiscales expertos de UNE y Valor para participar en reuniones con la delegación visitante.



Más en esta sección

Diputada Eva Monte Bac dice que “no le preocupa” el retiro de la visa estadounidense

otras-noticias

Más ganadores cumplen sus sueños gracias a Pepsi

otras-noticias

Vicepresidenta dice que los opositores no valen nada en Nicaragua

otras-noticias

Publicidad