[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Cultura

Aute: una despedida


El cantautor español murió el pasado sábado. Julio Solórzano, amigo personal de Aute, escribe en este texto sus impresiones sobre el artista y deja una anécdota íntima acerca de una de sus canciones.

foto-articulo-Cultura

Ha muerto el gran artista español Luis Eduardo Aute, pintor, escultor, poeta, cineasta y uno de los grandes compositores contemporáneos de la canción en español. Yo tuve la fortuna de ser su amigo por muchos años. Lo conocí en la casa de Pablo Milanés en La Habana en los setenta, en una época en la que yo promovía y organizaba en México giras y presentaciones de artistas latinoamericanos y españoles. Nos hicimos amigos desde entonces. Coincidimos en festivales en Cuba y Ecuador y lo presenté en México por primera vez y a lo largo de muchos años. Siempre que viajaba a México se quedaba en mi casa y, cuando yo iba a Madrid, me quedaba en su casa, en el cuarto de huéspedes al lado de la cocina.

Cuando presentamos el caso de mi madre Alaíde Foppa ante la Audiencia Nacional de España, Aute nos acompañó en los tribunales y en las conferencias de prensa.

Entre otras muchas cosas, Aute era un erudito y admirador de la época de oro del cine norteamericano. Cuando se enteró de que yo era amigo de la legendaria actriz mexicana Katy Jurado, quien había sido parte de esa época, me pidió que promoviera un encuentro.

Organicé una reunión en mi casa de Tepoztlán en la que participaron varios amigos del medio artístico y, por supuesto, Katy y Luis Eduardo. Como solía suceder, la reunión se fue alargando y el sobrino de Katy Jurado intentaba convencerla de que ya era hora de irse a casa, a lo que la encantadora actriz respondía: “cinco minutos, cinco minutos nada más”. Ya de madrugada, Aute tomó su guitarra y se fue al que era su cuarto en mi casa. Salió poco después y nos cantó, ya cerca del amanecer, su recién compuesta canción ‘Cinco minutos’.

Aute compuso muchas canciones extraordinarias, como ‘Al alba’, dedicada a los últimos ajusticiados por el régimen de Franco, y muchas otras –como ‘Rosas en el mar’, ‘La Belleza’, ‘Libertad’ y tantas más.

La muerte de Luis Eduardo Aute deja un vacío tremendo en todos los terrenos, pero en particular en el campo de la canción en español. Luis Eduardo nos demostró que se puede hablar del amor sin renunciar a la poesía y sin cursilería; que se puede cantar al sexo y al erotismo sin vulgaridad y que se pueden abordar los temas políticos, sociales y hasta filosóficos sin ser dogmático ni panfletario. Todo esto, además, sin renunciar nunca a la belleza.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Jeffrey D. Sachs
Estados Unidos, derechos humanos y la guerra de Israel contra Palestina

Economía y Justicia

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Identifican a otros tres guatemaltecos entre las víctimas de la masacre en Tamaulipas

Los tres guatemaltecos identificados eran originarios de Comitancillo, San Marcos.

noticia AFP
La ciencia avanza en su búsqueda de vida más allá del sistema solar

De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Diputados del partido con “ideología narco” saltan a Vamos

otras-noticias

Creatividad vital

otras-noticias

¿Cómo lograr empatía con el consumidor?

otras-noticias

Publicidad