[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Cultura

La epigrafía maya: un viaje


La historia del desciframiento fue extensa. Ahora, un curso del Ministerio de Cultura acerca al público este conocimiento de forma didáctica.

foto-articulo-Cultura

Uno de los grandes misterios que siempre rodeó a la civilización maya clásica fue su sistema de escritura. Críptico, en apariencia impenetrable a ojos occidentales, representó un gran desafío para estudiosos e interesados de varios siglos.

Conforme las ciudades mayas antiguas emergieron de las selvas centroamericanas y del sur de México, los diferentes textos que se encontraban grabados en estelas, escalinatas, monumentos y cerámicas fueron también objeto de estudio y análisis.

Curiosamente, el primero en hablar de ellos fue también uno de los que más contribuyó a la destrucción de evidencia y a la falta de comprensión histórica de los textos mayas. Diego de Landa, clérigo confinado a Yucatán, quien se interesó por los libros que existían en la región. Intentó conocer el código contenido en ellos, trató de equipararlo con el alfabeto que conocía, publicó sus estudios en su ‘Relación de las cosas de Yucatán’ (siglo XVI) y así generó un registro que fue clave para el posterior desciframiento de la escritura. No obstante, fiel a sus creencias, quemó de forma pública todos los códices que pudo.

Más allá de registros de la colonia, una de las grandes frases fundacionales del estudio de la escritura maya proviene del explorador John Lloyd Stephens. En su mítico ‘Incidentes de viaje’ (1841-1843) describió su paso por distintas ciudades mayas de la región. Al toparse de frente con las inscripciones de Copán (retratadas, más que con maestría, con belleza por Frederick Catherwood) se planteó la posibilidad de que aquellos signos narraran la historia de las personas que habían vivido en esa ciudad. “Quién podrá leerlos?”, se preguntó. La respuesta tardó un siglo en llegar.

Con los investigadores de principios del siglo XX arribaron también los primeros avances. Trabajos como los de Alfred Maudslay o Teobert Maler sirvieron para documentar de forma precisa inscripciones. Luego, Sylvanus Morley también contribuyó con análisis calendáricos (aunque no creía que la escritura tuviera fines históricos, sino únicamente religiosos o astronómicos).

Luego, Tatiana Proskouriakoff logró demostrar la relación entre las inscripciones de las estelas y los personajes representados en ellas. Abrió así el campo al análisis de las inscripciones como narración histórica, que incluía fechas y eventos importantes en la vida de un personaje.

El gran avance llegó en las manos y la mente de Yuri Knórosov, lingüista ruso que se dedicó al estudio de la escritura maya desde su tierra natal. Descubrió, entre otras cosas, la articulación fonética del lenguaje escrito y su estructura silábico logográfica. Se basó, entre otras fuentes, en el antiguo “alfabeto” presentado por Landa pero interpretado de forma correcta.

Otros nombres de peso en el estudio de la escritura maya han sido Eric Thompson, Linda Schiele, Michael Coe y varios estudiosos más. En la actualidad, destacan a nivel mundial nombres como David Stuart, Nikolai Grube o María Elena Vega. Del lado nacional, profesionales como Oswaldo Chinchilla, Camilo Luin o Federico Fahsen también han hecho aportes en este campo.

Un curso para aprender sobre epigrafía

Como parte de sus contenidos liberados para brindar opciones en la cuarentena, el Ministerio de Cultura y Deportes puso a disposición del público un curso sobre epigrafía maya.

Por medio de varios videos de YouTube, la persona interesada podrá conocer paso a paso los procesos para entender la escritura de los mayas antiguos, los tipos de textos que producían y sus funciones. Además, a lo largo de la serie de materiales audiovisuales podrá reconocer elementos clave del sistema para poder reconocerlos en lecturas de inscripciones.

El curso está dividido en tres niveles: principiantes, intermedios y avanzados. Cuenta con más de 15 capítulos conducidos por la locución de Julio Vásquez. La parte académica la imparten Alejandro Garay, Romelia Mó Isem, Iyaxel Cojtí Ren e Igor Xoyón. Cuenta, además, con el apoyo de Nikolai Grube. Para ingresar al curso puede visitar www.mcd.gob.gt y utilizar el buscador para encontrar el material.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Edgar Balsells
Diálogo, propuesta y poesía pública

‘“Nuestra conclusión es que la reacción a la plutonomía (gobierno de ricos) es probable en algún punto. Tal vez no ahora”’. Noam Chomsky.

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Mantienen alerta roja por actividad del volcán de Pacaya
noticia Redacción
Subasta de Ron Botran recauda más de Q160 mil para centro educativo

La compra de botellas conmemorativas beneficiará a más de 500 niños.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Diputados del partido con “ideología narco” saltan a Vamos

otras-noticias

Creatividad vital

otras-noticias

¿Cómo lograr empatía con el consumidor?

otras-noticias

Publicidad