[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Cultura

El maestro de la metamorfosis del color


Carlos Cruz-Diez murió en París el fin de semana. Deja un vacío incontestable en el arte mundial.

foto-articulo-Cultura

Tuvo una obsesión: el color, con una obra viva en ciudades como París, Londres o Nueva York, así como en las calles de su natal Caracas. Carlos Cruz-Diez, quien se despidió el sábado a los 95 años, es historia del arte universal. Sus “fisicromías”, mezclas de colores que danzan al ritmo del movimiento del observador, se convirtieron en símbolos del op art. Desde Venezuela, junto con otros artistas como Jesús Soto o Juvenal Ravelo, protagonizó una de las corrientes de mayor fuerza en el cinetismo.

“Tiene una invención: la metamorfosis del color. Ocurre con el desplazamiento del espectador, con gamas de colores que no se perciben si estás estático frente a la obra. Una vez empieza el movimiento, ocurre la metamorfosis”, comentó hace algunos meses a la AFP Ravelo, discípulo y amigo del maestro.

Lúcido hasta el final, incansable, Cruz-Diez jamás dejó de trabajar desde que empezó a estudiar en la Escuela de Artes Plásticas de Caracas en 1940.

Murió en París, por “causas naturales” y “rodeado de su familia”, según un comunicado en la página web dedicada a la difusión de su obra. Nacido el 17 de agosto de 1923 y criado en el barrio caraqueño de La Pastora, el color le enamoró desde niño, cuando mutaba ante sus ojos al rebotar la luz en los vidrios de las botellas de gaseosa de la fábrica artesanal que regía su padre. Y hasta el final de sus días, con cabellos y barba grises por el paso del tiempo, siguió esa pasión.

El color es “una situación efímera, una realidad autónoma en continua mutación” y, como los hechos, tiene lugar “en el espacio y en el tiempo real, sin pasado ni futuro, en un presente perpetuo”, comentaba Cruz-Diez, analizando su propia obra.

Ganador del Premio Nacional de Artes Plásticas en 1971, adquirió fama mundial con reconocimientos en Argentina, Brasil, Francia, España y Estados Unidos, entre otros países.

ARTE PARA TODOS

Aunque vivió en París desde la década de 1960, cuando la democracia nacía en Venezuela tras la dictadura de Marcos Pérez Jiménez (1952-1959), su obra está ligada a su país y muchas de sus creaciones son íconos de la venezolanidad.

Ilustrador en sus inicios en periódicos como El Nacional –uno de los más importantes de Venezuela–, su arte se exhibe en museos como el MoMA de Nueva York, el Tate Modern de Londres o el Centre George Pompidou de París, pero también en la calle.

Incluye penetrables, largos cables de colores que pueden atravesarse, haciendo que la experiencia del espectador sea no solo visual, sino también táctil.

“Arte para todos (…). El arte no se quedó entre cuatro paredes en colecciones privadas y museos. El cinetismo se incorporó a la arquitectura y después a la calle”, asegura Ravelo, 12 años menor que Cruz-Diez.

“Soto y Cruz-Diez le dieron un puesto a Venezuela en la historia del arte. Jesús Soto abrió el camino y luego llegó Cruz-Diez y, después, la generación a la que pertenezco”, expresa.

Cruz-Diez no olvidaba a otro venezolano que consideraba uno de sus maestros: el escultor cinético Alejandro Otero. Pero él también fue maestro.

“Yo lo conocí en la escuela de Bellas Artes en Caracas. Me daba clases de pintura”, relata Ravelo, orgulloso de pertenecer a un movimiento que “se expandió por el mundo”.

HUMOR Y OPTIMISMO

“Siempre he creído en el disfrute de vivir, el humor, la risa”, decía Cruz-Diez, lo que demostró en el título de su autobiografía: Vivir en arte: Recuerdos de lo que me acuerdo. Optimista incorregible, envió un mensaje a los jóvenes en 2017, entre protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro que dejaron unos 125 muertos. “Les ha tocado vivir una época extraordinaria, porque todo está obsoleto (…), hay que inventar la educación y crear un país de emprendedores, artistas e inventores (…), en fin, en Venezuela hay que inventarlo todo. ¡Qué maravilla!”, escribió en una carta abierta.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Ferdy Montepeque
TSE detiene proceso de cancelación de siete partidos políticos

Entre los procesos que se encuentran en impase está el del partido Vamos,
con el que Alejandro Giammattei ganó las elecciones presidenciales en 2019.

noticia Samuel Pérez
Un cambio de era

El dogmatismo y el fundamentalismo buscan capturar a esas mentes sedientas de alternativas inteligentes.

noticia IN ON CAPITAL
Batalla por el Senado en EE. UU. ¿Qué esperar?

La vicepresidenta electa, Kamala Harris, tiene el voto decisivo.



Más en esta sección

Tom Brady sigue como el vino

otras-noticias

La Llorona: ¿contra quiénes compite por el Goya?

otras-noticias

Nestlé cierra el 2020 como un año en el que el corazón de Guatemala no se detuvo

otras-noticias

Publicidad