[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Cultura

“La barbarie y la locura se están escribiendo en este país por sí solas” Marlon Meza Teni


El escritor y músico guatemalteco, residente en Francia, presenta hoy en la FILGUA la recopilación de relatos Coreografía del desencanto, libro ganador del certamen BAM Letras 2018.

foto-articulo-Cultura

¿Si esto fuera un interrogatorio policiaco y tu libro el objeto del delito, cómo describirías Coreografía del desencanto?

– Son veinte relatos que pueden perturbar cierta seguridad en el orden de lo “moralmente” establecido. Todos  los cuentos tienen su propio laberinto de lo absurdo, de lo poco común cuando la vida nos resulta sospechosa si no sabemos observarla. En mi libro los personajes hablan libremente de la soledad, del egoísmo, la traición, y por supuesto está hecho con ingredientes que suelen ser molestos en sociedades puritanas y mojigatas: la locura y el sexo.

¿Escribir es una buena manera de curar el desencanto?

– Escribimos para dejar huellas, y para actualizar las sensaciones adquiridas en la niñez, es indudable, pero también lo hacemos cuando algo nos duele en alguna parte. El proyecto de este libro me sacó de un desencanto en el que yo había caído el año pasado, pero la desilusión solo es uno de los tantos abismos que nos rodean. De ser así, habría que escribir permanentemente, porque la escritura solo es un analgésico de tiempo limitado que alivia los malestares de la existencia pero que no los cura definitivamente.

 ¿Dejás de ser músico cuando te ponés a escribir o de qué manera la música se te va filtrando  en la escritura?

– Antes que nada soy músico, y creo que todos los escritores lo somos. Todo lo que hacemos está determinado por ciclos de ritmo que tarde o temprano nos llevan hacia la música. Formamos parte de la naturaleza, y en ella hay ritmos por todos lados aunque no todos estemos conscientes. En mi caso estos dos oficios, al que agregaría el de la fotografía, son simplemente indisociables.

Los relatos de Coreografía del desencanto  ocurren en Barcelona, París y Guatemala  ¿cuál es tu relación íntima con estas ciudades? ¿Hubieras podido agregar otra?

– Viví en Guatemala el periodo formador de la personalidad, niñez y la adolescencia y que más tarde se redondeó y hasta se trastocó en París, en donde he vivido tres cuartas partes de mi vida. Barcelona ha sido siempre un refugio a donde me voy a veces para escribir, pero también es el lugar en donde me gustaría terminar mis días. Si tuviera que agregar otra ciudad, sin duda sería La Antigua Guatemala, muchos de mis personajes irremediablemente pasan y surgen en La Antigua. Mi papá era antigüeño y buena parte de mis amigos viven ahí. El lugar es mágico.

Ganar el BAM Letras te sitúa, lo querrás o no, en el panorama de la literatura nacional actual ¿Qué tipo de relación tenés con las letras patrias?

– Personalmente no conozco a la mayoría de autores guatemaltecos actuales, aunque he leído muchos libros y pienso que las letras guatemaltecas siempre van a estar sobrevaloradas a causa del maleficio del premio Nobel de Asturias. Acá ser escritor es insinuarse de entrada como un genio, y yo sigo pensando que la mejor literatura se está haciendo en los diarios. En Guatemala la realidad ya sobrepasa a la imaginación. La barbarie y la locura se están escribiendo en este país por sí solas, y la transcripción de esa realidad por parte de algunos columnistas, está generando una forma de gran arte con la palabra.

 

Tu trayectoria artística tanto en la música como en la literatura está ligada íntimamente a Francia ¿Cómo te llevás con eso del destierro?

– Dejé de soñar en español hace ya mucho tiempo, y de no ser por las redes sociales que han jugado un papel determinante, viviría mal el exilio y el destierro, o me hubiera olvidado casi por completo de este lado del mundo. El francés se impuso en cierta forma, pero el hecho de escribir mi literatura en español y obstinarme en comunicar en mi idioma natal por las redes ha sido de cierto alivio. El epígrafe de un texto de Manuel José Arce, que utilicé en mi libro es sin embargo revelador de un sentir: “…uno anda llevando a su Guatemala adentro como un amado cáncer (…) como un verde corazón que siempre duele al palpitar, y que palpita siempre”.

¿Ser músico para Eurodisney puede dar buenas historias?

– Las más desquiciadas sin duda. En el mundo de Walt Disney lo que está a la vista es solo la punta del Iceberg. Lo que me ha tocado ver va de lo maquiavélico a lo maravilloso. Afortunadamente Disney solo forma una parte de mis ocupaciones, porque a tiempo completo ya hubiera perdido el sentido de la realidad, pero Disney siempre será un buen ejercicio para mantener la
imaginación en movimiento.

¿Qué escribís actualmente?

– Cuentos y más cuentos. Coreografía del desencanto reforzó mi convicción por el género, aunque creo que paso la vida más bien corrigiendo, y que de las correcciones van surgiendo nuevas posibilidades, soñar un libro es muy fácil, lo difícil es hacerlo y que alguien sonría, se conmueva, o hasta te quiera. Al final, no es tan importante lo que uno escribe en un libro como lo que el lector encuentra.

 

Coreografía del desencanto

Marlon Meza Teni

Presentación:

Jueves 19 de julio

18:00 horas

Sala Jesús Chico García

Filgua, Fórum Majadas

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción elPeriódico
Guatemala bajo la lupa
noticia AFP
Fórmula Uno empieza ensayos en Baréin

Los ensayos de pretemporada de Fórmula 1, reducidos este año a tres días por la pandemia y sus derivadas económicas, tienen lugar de viernes a domingo en Baréin.

 

noticia MARIO FUENTES DESTARAC
¿Magistrados vitalicios?

EL CARGO VITALICIO CONDICIONA LA RENOVACIÓN Y LA ALTERNANCIA.



Más en esta sección

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

La Rebelión de Abril enterró la sucesión dinástica de Rosario Murillo

otras-noticias

Ministra de Salud da positivo a COVID-19

otras-noticias

Publicidad