[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Cultura

Documentar la realidad hasta el final


El cineasta nacional Eduardo Spiegler murió el miércoles en Nicaragua.

foto-articulo-Cultura

A veces, la muerte llega cargada de ironía. Es abstracta, incomprensible. Así se llevó al cineasta guatemalteco Eduardo Spiegler, quien murió el miércoles pasado por la noche a causa de un accidente. Un “árbol de la vida” le cerró los ojos, en medio de una de las tantas protestas que han hecho de Nicaragua un fuego inagotable en las últimas semanas. Spiegler se fue cámara en mano, mientras documentaba la realidad de un país cansado de los abusos del poder. Partió sumido en lo que sabía hacer, en lo que amaba. Vivía en ese país desde hacía algunos años, trabajaba con una productora y ocasionalmente impartía talleres.

La noticia de su muerte conmocionó a la escena cultural guatemalteca, que mostró sus condolencias por medio de redes sociales. Por esta vía se manifestó AGA Cine (institución dedicada a temas audiovisuales y de cinematografía): “Lamentamos profundamente la trágica muerte de nuestro amigo y colega Eduardo Spiegler Szejner. (…) Su recuerdo será siempre un ejemplo de coraje, entrega, pasión y creatividad”.

La familia, además, emitió un comunicado en el que expresó su dolor: “Queremos vivir nuestro duelo en privacidad y recordar a nuestro familiar desde el sufrimiento por su partida”, escribieron sus familiares. También solicitaron a los medios de comunicación retirar los videos del accidente y no difundirlos.

Eduardo Spiegler tenía 37 años. Nació en Guatemala en 1981. Compenetrado con el mundo de la cinematografía, colaboró en varias ocasiones con Julio Hernández para la realización de algunas de sus películas ambientadas en el país. Además, estuvo el frente de varios proyectos documentales sobre arte guatemalteco (Algunas dimensiones de Efraín Recinos, Quiroa ayer y hoy), de la mano con la Fundación Mario Monteforte Toledo. A raíz de su muerte, la institución emitió un pronunciamiento oficial en el que “lamenta profundamente el fallecimiento de su amigo y compañero en faenas”.

 

Sin política

Tras su muerte, una de las consignas que se hicieron virales fue la de no volver el accidente una causa para deslegitimar las protestas. Nicaragua es desde hace más de un mes un hervidero de manifestaciones y descontento contra el gobierno de Daniel Ortega. En ese contexto, uno de los objetivos principales de los manifestantes es el conjunto de “árboles de la vida” (estructuras metálicas de gran tamaño colocadas por la vicepresidenta). Verlos caer ha sido una imagen común a lo largo de las jornadas de protesta. En este sentido, El comunicado emitido por la familia pide que este accidente no sea motivo de desprestigio para el movimiento social. En sus palabras, su familia indicó que los sucesos que dieron pie a la muerte de Eduardo “son resultado de un accidente del que no puede culparse a nadie”. Sobre esas supuestas culpabilidades, la comunicación familiar fue aún más contundente: “Rogamos que no sea manipulado bajo ninguna forma”.

Pirata TV

Uno de los proyectos más recordados de Spiegler es Pirata TV. Este fue un proyecto realizado en 2011 y que planteaba toda una serie de contenidos alternativos. Era una contrapropuesta a la televisión local. Constó de más de diez horas de producción con fines educativos y de formación de pensamiento crítico. A lo largo de los DVD del proyecto se podía aprender q’eqchi’ o ver cortometrajes centroamericanos.

En su manifiesto, Pirata TV se justificaba como una alternativa para la construcción de identidad, “porque ver y comprender nuestras propias historias es indispensable para la paz, la justicia y la alegría”. Entrevistado por la cineasta hondureña Katia Lara en 2011, el propio Spiegler explicaba que el proyecto había surgido “ante el bombardeo indiscriminado de materiales ajenos y patéticamente diseñados para incentivar el consumismo y propiciar la incapacidad de discernir”. Esta consigna acompañó al cineasta a lo largo de su vida, motivado por encontrar con sus ojos (los propios y los de sus lentes) alternativas para mostrar los contextos sociales en los que se desenvolvió. Eso hacía en Nicaragua esta semana y al final murió de pie frente a la realidad, con la cámara en las manos y el ojo atento, como siempre.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luis Figueroa
No participaré en el censo

No es obligatorio participar en el censo.

noticia IN ON CAPITAL
¿Qué esperamos esta semana?
noticia Andrés Zepeda lacajaboba@gmail.com
Carta abierta al vocero de la Marro (y 2)

EL BOBO DE LA CAJA



Más en esta sección

Camtur e Intecap lanzan herramientas de formación para prevenir COVID-19

otras-noticias

Sector de alimentos rechaza nuevas tasas de servicios del Ministerio de Salud

otras-noticias

Manifestantes de Sololá piden la renuncia de Giammattei

otras-noticias

Publicidad