[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Cultura

Sabina, mito sobre el escenario


El cantautor español se presentó el jueves pasado en Cayalá.

foto-articulo-Cultura

Tras varios años de espera, Joaquín Sabina volvió al país para reencontrarse con sus “cómplices” guatemaltecos. El lugar acordado fue Cardales de Cayalá y los fanáticos acudieron en masa, puntuales, a la cita con la música. Cerca de las nueve de la noche del jueves, el español apareció en el escenario y despertó una masiva respuesta en el público. Sin mediar palabra, la música inundó el espacio y las canciones de Sabina comenzaron el recorrido de la gira Lo niego todo en el país.

La canción que da nombre al último disco y al tour que lo trajo a Guatemala fue una de las primeras en sonar. Luego, Sabina vio a los asistentes y se dirigió a ellos con la naturalidad de un viejo amigo. Explicó las razones de por qué utilizaba lentes oscuros (un accidente sufrido hace algunos días) y se mostró feliz de estar de vuelta en el país. “Me enamoré de este país hermoso, hace muchos años, cuando en las clases de literatura de la universidad me obligaron a leer a Miguel Ángel Asturias” dijo. Además, dictó los lineamientos para el resto de la presentación: “Yo sé que ustedes quieren oír las canciones viejas”, expuso como forma de explicar que primero haría un repaso por las canciones nuevas; “luego ya veremos lo que pasa”.

El resto del concierto fue eso, una mezcla de canciones nuevas y viejas que supo combinar para que el público mantuviera siempre la atención. Eso sí, Sabina se tomó el tiempo para platicar con los asistentes a cada tanto, hacerlos sentir parte del hecho musical que sucedía sobre el escenario.

A mitad de la presentación, el cantautor español presentó a su banda. Lo hizo como quien presenta a su familia:“La mejor familia del mundo, no solo por los buenos instrumentistas que son, sino también por la buenísima gente que son. Es imposible hacer una gira con gente ruin, gente envidiosa, gente mala con la que no te llevas bien”, dijo.Y es que la banda de Sabina es más que un grupo de acompañamiento. Todo lo contrario, lo arropa sobre el escenario y mantiene al público conectado al concierto mientras él se toma unos minutos de receso. En la presentación del jueves, sabina salió varias veces y fueron sus músicos quienes interpretaron algunos temas. “No son de esos músicos que se alquilan para una gira, son músicos que comparten el proyecto desde hace muchos años”, puntualizó Sabina.

Temas como Peces de ciudad(una de sus canciones favoritas, según sus palabras) y Seis de la mañana pusieron al público a cantar a todo pulmón, así como Princesa, canción con la que se despidió de Guatemala al acabar el concierto. “Jamás hubiéramos imaginado tener tantos cómplices en Guatemala”, dijo casi al finalizar la presentación. Eso sí, las palabras finales fueron una despedida y una promesa, “Gracias, hasta siempre”. El jueves por la noche, Sabina, que venía dispuesto a negarlo todo, se vistió de mito y encaró al público sin negar nada… fue el de siempre sobre el escenario.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Cómo identificar si estás en una relación tóxica
noticia María Aguilar
¡Déjennos vivir!

Hay que dejar de ser cómplices, perpetradores y evitar el silencio.

noticia Lorena Álvarez / elPeriódico
Más confianza en recuperación de la economía

El 76.5 por ciento de encuestados por el banco central espera que el siguiente semestre mejore la situación económica.



Más en esta sección

Protestan por reapertura de centro de detención para niños inmigrantes en Florida

otras-noticias

EE.UU. autoriza almacenar vacunas Pfizer a temperatura habitual de congeladores

otras-noticias

Otorgan licencia sin goce de salario a viceministro vinculado a compra de pruebas falsas

otras-noticias

Publicidad