[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Cultura

“Guate es un país de cuentacuentos” Rodrigo Fuentes


Una pequeña figura humana transita un espacio sin tiempo en un camino imaginario. Avanza a la mitad de una planicie solitaria, indómita, que termina abruptamente en una ciudad descomunal que habita la portada de Trucha panza arriba, colección de cuentos de Rodrigo Fuentes. La pieza es un lienzo sin título de Francisco Tun, pintado alrededor de 1984, y que en gran medida expone el choque entre lo urbano y lo rural a lo cual hace referencia el libro mismo.

foto-articulo-Cultura

Fuentes es guatemalteco, pero vive y trabaja en Estados Unidos como profesor de literatura. En su cartel tiene el Premio de Cuento en los Juegos Florales de Quetzaltenango de 2008 y el premio Carátula de Cuento Corto en 2014. En esta entrevista habla acerca de  Trucha panza arriba, texto que vio la luz bajo el cuidado editorial de Sophos. La antología es una ventana múltiple a Henrik, personaje sobre el que gravita este “universo”, como su autor lo define.

¿Cómo llegaste a la literatura? Veo que vivís inmerso en ella.

– La lectura desde güiro, que la familia siempre inculcó, lo facilitó. Desde los diez años me entró el gusto por la poesía y ese fue el primer acercamiento a la escritura. Luego ves que tus poemas son bien cursis y te acercás más a la narrativa. Por un lado está esa formación familiar. Mis padres son economistas y ya vienen con ciertas preconcepciones de cómo tratar y entender el mundo. La literatura siempre se entendió como algo distinto. Lo idealicé desde pequeño, lo absorbí y lo disfruté.

¿De dónde salen las historias? Parecen muy “de familia”.

– Muchas son imágenes o pequeñas anécdotas que oís en Guate. Guate es un país de cuentacuentos. Vas a Oriente o al Altiplano y alguien siempre está contando un buen cuento, una buena anécdota, un buen chiste. En parte eso, en parte historias que le han pasado a mi familia. Supongo que esos son los disparadores, los trampolines para darle rienda suelta a la narración, a lo que exija el trato narrativo. En general, los disparadores son tensiones familiares. En la colección hay ocasiones de violencia; la familia como eje central. Me interesaba la violencia y cómo afecta las relaciones de una familia, un poco de todo.

¿Por qué la recurrencia en personajes? Está el caso de Henrik, quien evoluciona a lo largo del libro a pesar de ser cuentos. Al final se tiene una complicidad más íntima con él.

– Henrik es el centro de gravedad de los cuentos. Todos giran alrededor de él. El cuento que le dio origen a la colección es justamente el último, Henrik, y lo escribí hace años. Ganó el premio Carátula de Cuento Corto. Luego seguí escribiendo y me di cuenta de que tenía estos siete cuentos que eran parte del mismo universo. No había un programa, pero vi que todo funcionaba. Quería que hubiera esta progresión para este personaje; quería que le diera tantas sombras como luces. Me interesaba la complejidad del personaje y, si te tirás siete cuentos viéndolo desde todas esas perspectivas podés sacarle todas esas texturas.

El miedo es una fuerza presente en varios de los relatos. Siempre hay acecho, ansiedad, algo que persigue a los personajes. ¿Cómo concebís ese miedo? ¿A qué le temen?

– Creo que en estos cuentos le temen a esas amenazas, que son bien chapinas y que por ser difusas generan más terror. Son fantasmales, generan más sensación de peligro porque es difícil señalarlas y darles forma aunque todos sabemos que están ahí, afuera de la pared. Por un lado está eso, hay narcotraficantes, abogados, estructuras que están por todo el país y ponen en jaque a un personaje que tiene una especie de derrumbe financiero y que al ir buscando encuentra oportunidades… y riesgos. Por otro lado, aunque no tan claro, hay cierto miedo a la cercanía de las relaciones. Aunque no sé si sea temor, implica la aprehensión a conocer a alguien nuevo y acercarte y cómo eso te hace más vulnerable. Esas dos vulnerabilidades me interesaban.

Es un mundo profundamente agrícola, no urbano. ¿Por qué? La literatura contemporánea no suele tratar el mundo de esa forma.

– Los escenarios son más exigencia de la trama que puntos de partida. Consigo una trama o un personaje y a partir de eso se arma el espacio. Caí de casualidad en ese espacio. Pero hay textos en el libro en los que está la ciudad y está el campo y lo que me interesaba eran los vasos comunicantes. Creo que el área rural es infinitamente más discriminada, más pobre, más jodida, pero hay vasos comunicantes y solemos concebir lo rural y la ciudad casi como dos mundos aparte. Quería ver las conexiones. Henrik es uno de esos personajes, muy chapines, que se mueven con fluidez por ambos y manejan muy bien los códigos de los dos espacios. Era tratar de romper esa división binaria.

Personajes, temas, ambientes, relaciones de poder… recuerdan al criollismo. ¿Hay algún guiño hacia esa corriente?

– No. Al contrario, el criollismo no me interesa porque tiende a simplificar relaciones y justamente relaciones de poder. Además, estereotipa identidades. Quería mostrar las diferentes formas que ciertos personajes pueden tomar dependiendo la situación, muchas veces independientemente de las expectativas culturales o espaciales. Por eso decía que el espacio original no es el que dispara el cuento, sino el personaje o la trama. Más bien, me alejo de eso.

¿Hay alguna razón específica para ver a Tun en la portada? No parece ser casual.

– A mí me gusta un montón. La obra de Tun me encanta. Un cuate tenía esta obra y podíamos usar los derechos. Tun trabaja un poco esto. Tenés la ciudad y luego estos extravíos que no llevan a ningún lugar. La conexión entre el área rural y el área urbana es bien difusa, casi cómica. Siempre te está sacudiendo, cuando te sentís cómodo viendo una obra de él… siempre te desacomoda. Sentí que tenía relación con los cuentos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europapress
Conductor de camión recrea icónica escena de Toy Story

En las imágenes se puede ver a dos juguetes que se parecen a Woody y Buzz Lightyear

noticia Francisco Pérez de Antón
Sobre el fracaso de la inteligencia
noticia AFP
Perseverance, Esperanza y dios del fuego: la historia de la conquista de Marte

China se prepara para intentar aterrizar en la superficie de Marte un pequeño robot teledirigido, una operación particularmente delicada que demuestra las ambiciones espaciales cada vez más audaces de Pekín.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

EE.UU. retira misiles Patriot y cientos de soldados de Oriente Medio, según WSJ

otras-noticias

Joya arqueológica de Zaculeu vendida en Estados Unidos

otras-noticias

Argentina y Chile triunfan en la Copa

otras-noticias

Publicidad