[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Cultura

Leonard Cohen, la voz melancólica


El cantautor murió el jueves por la noche (hora de Guatemala). Las voces que lo lloran no paran de aparecer.

foto-articulo-Cultura

Leonard Cohen vagabundeó por el mundo buceando en su propia melancolía y emergió como la voz sublime y espiritual de su generación. Más conocido como cantante y compositor, Cohen entró a la industria musical relativamente tarde y fue primero un poeta, una solitaria vocación que encajaba en la personalidad tímida y frecuentemente deprimida de este joven de Montreal.

Pero Cohen, que luchaba contra su pánico escénico incluso en la cima de su carrera, grabó algunos de los temas más críticamente aclamados, aunque no siempre comercialmente lucrativos del siglo XX, incluidos So Long, Marianne y Suzanne, inspirados en dos de las muchas mujeres que fueron sus musas, además de la religiosamente entonada y frecuentemente interpretada Hallelujah. “Es con profundo dolor que informamos que el legendario poeta, compositor y artista, Leonard Cohen ha fallecido. Perdimos a uno de los más reverenciados y prolíficos visionarios de la música”, dijo su mánager en un comunicado publicado en la página oficial de Cohen en Facebook el jueves por la noche. Su funeral, que será privado, tendrá lugar en Los Ángeles.

Nacido en el seno de una próspera familia judía que fundó sinagogas en Canadá, Cohen fue celebrado como uno de los grandes literatos de todos los tiempos en su país natal, pero pasó su vida adulta constantemente en movimiento, tanto geográfica como espiritualmente.

Más cómodo en soledad

Cohen comenzó su carrera musical en los años sesenta en Nueva York, donde alternó con artistas de vanguardia como el pintor Andy Warhol y el líder de Velvet Underground, Lou Reed, quien al presentar al canadiense en el Salón de la Fama del Rock and Roll en 2008 dijo: “Somos muy afortunados de estar vivos al mismo tiempo que Leonard Cohen”. Sin embargo, Cohen, por temperamento, estaba más cómodo en relativa soledad. Pasó años formativos en la isla griega de Hidra, donde pudo escribir a una cómoda distancia del mundanal ruido. Más tarde en su vida se retiró a un monasterio cerca de Los Ángeles y fue ordenado monje budista zen.

Cohen describía su trabajo como confesional, pero de una manera que le permitiera explorar sus pensamientos más que regodearse en ellos. “Nunca pensé que fuera realmente alguien importante. Por ello el trabajo que tenía delante era solamente cultivar este pequeño rincón del campo del que creía conocer algo, que tenía algo que ver con investigarme a mí mismo, sin caer en la autoindulgencia”, confesó a un locutor radial canadiense Jian Ghomeshi en 2009.

Un observador itinerante

El cantante mantuvo una larga fascinación con lo espiritual, considerándose judío aunque se consagró al budismo y estudió con un gurú hindú. Pero Cohen –entre cuyos álbumes figura Death of a Ladies’ Man– también fue famoso por su gusto por el sexo, viviendo con numerosas mujeres en distintos arreglos y escribiendo Chelsea Hotel No. 2 sobre un encuentro amoroso con Janis Joplin en la famosa dirección bohemia neoyorquina.

Cohen, cuya última relación fue con la pianista de Hawái Anjani Thomas, no veía contradicciones entre su lado sexual y su lado espiritual. “Están conectados. Si dejas a Dios fuera del sexo, es pornografía. Si dejas al sexo fuera de Dios, se convierte en mojigato”, dijo al semanario alternativo Detroit Metro Times en 1993. Cohen estaba también profundamente ligado a su madre, la hija de un rabino que dio al futuro artista un temprano amor por la música a través de sus tradiciones lituanas.

Su padre, un exitoso comerciante textil que crió a su familia en la comunidad bilingüe de Montreal, murió cuando el artista tenía nueve años.

Heredó de su padre la atención impecable a la vestimenta –su ritual antes de cada concierto era lustrarse los zapatos, y su sombrero fedora nunca lo abandonó– pero la falta de una figura paterna fuerte también le ofreció la oportunidad de la libertad. También tenía una deuda con el poeta y dramaturgo español Federico García Lorca, que tanto le inspiró que a su primer hijo, una niña, la llamó Lorca.

Ya tarde en su carrera, Cohen se subió otra vez a los escenarios porque su mánager de toda la vida, en quien confiaba ciegamente, le había robado más de US$5 millones.

Cohen quería retirarse al monasterio budista, pero regresó con álbumes en 2012 y 2014 y apenas el mes pasado había publicado su último álbum. Titulado You Want It Darker, en él se muestra en paz con su propia mortalidad. Marianne Ihlen, la inspiración para So Long, Marianne, le precedió en la muerte en julio pasado. En una carta final a Ihlen, Cohen declaró su “amor infinito” por ella. “Creo que te seguiré muy pronto”, escribió.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Ejecutivo desiste de pedir financiamiento para comprar la vacuna

Este lunes presentó una nueva propuesta al Congreso de la República para la adquisición de la vacuna contra el COVID-19.

noticia AFP/UNIVISION/SPUTNIK
FBI investiga a miembros de la Guardia Nacional

El mandatario saliente, Donald Trump, prepara una nueva batería de indultos.

noticia
Mitos sobre una relación duradera: relájate, disfruta y no fuerces las cosas


Más en esta sección

Exabogado de Baldetti quiere dirigir el CANG

otras-noticias

Una más, “The King’s Man” otro filme que pospone su estreno

otras-noticias

La película Soul marcó un récord en los primeros minutos del día de Navidad

otras-noticias

Publicidad