[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Cultura

“De los restos óseos podemos aprender las prácticas bioculturales de una persona” Claudia Quintanilla


La arqueóloga guatemalteca Claudia Quintanilla imparte la charla El viaje a Xibalbá: las costumbres funerarias en Cancuén. Es un recorrido por la visión de la muerte entre los mayas y la manera en que estos realizaban sus ritos mortuorios. Quintanilla es catedrática de la Escuela de Historia de la Universidad de San Carlos, además trabaja en el proyecto arqueológico Cancuén. La conferencia es mañana, a las 18:30 horas. En el Museo Popol Vuh (6a. calle final, zona 10, interior campus UFM). Admisión, Q30.

foto-articulo-Cultura

¿Cómo concebían los mayas la muerte?

– Como un complemento de la vida y como una continuidad de la vida misma. La percepción de la muerte ha sido concebida por el ser humano desde distintas perspectivas según su cultura. En el caso de los mayas prehispánicos, la percepción de la muerte (y aun de la vida misma) fue siempre de carácter animista y conformaba una vivencia distinta del ser que partía. Jugaba un papel importante entre los vivos pues se “veneraban” a los ancestros en distintas formas, entre ellas, la forma física mediante la contemplación de los restos óseos.

¿Cuáles eran sus prácticas funerarias más comunes?

– Las prácticas funerarias responden a la cosmovisión de cada grupo cultural y social, por lo tanto pueden variar de una ciudad a otra. Sin embargo, de manera muy general, se pueden mencionar entre las costumbres más comunes la colocación de distintas ofrendas que podían consistir en vasijas o recipientes cerámicos que en algunos casos contenían algún tipo de alimento, alimentos mismos, “acompañantes” como otros seres humanos y animales, artefactos líticos de jade, obsidiana o pedernal, de huesos trabajados, figurillas cerámicas entre muchos otros. Cada uno de esos objetos registraban una historia, pues contenían glifos y escenas pintadas. Variaban también en cuanto a cantidad y calidad en su manufactura y ello dependiendo del papel del difunto en vida. Era común que personajes de alto estatus entre la sociedad fueran enterrados en edificios construidos específicamente para su “viaje eterno”, siendo estos de arquitectura suntuosa, o recintos funerarios dentro de estos edificios en los que sus paredes pudieron estar delicadamente pintadas, estucadas, o trabajadas para guardar los restos del personaje. Otros personajes eran enterrados en sus casas, por lo que es común al trabajar arqueología doméstica, encontrar enterramientos humanos en las áreas de habitación.

Como menciono anteriormente, las costumbres funerarias variaban de ciudad en ciudad, pero bajo un estudio arqueológico se encuentran asociaciones en cuanto a la colocación del cuerpo y orientación del cráneo con distintos puntos cardinales o rasgos geográficos, la colocación de las ofrendas con relación al cuerpo, y el tipo de sepultura.

Claudia Quintanilla

Claudia Quintanilla

La posición social, ¿cómo influía en la práctica funeraria?

– Influía en el sentido de cantidad y calidad de ofrendas, de sus ritos e incluso del registro de la muerte de estos personajes.

Cancuén. ¿Cuál es su importancia?

– Cancuén es una ciudad a la que se le ha conferido carácter “comercial” por su ubicación geográfica en un punto intermedio entre las Tierras Bajas y el Altiplano de nuestro actual territorio, a orillas del río La Pasión, en donde el mismo comienza a ser navegable. Se ha considerado que es un punto intermedio de la ruta transversal este -oeste y norte- sur, tanto por agua, como por tierra.

¿Qué podemos aprender de los restos óseos?

– Los huesos cuentan muchas historias y de ellos podemos aprender desde el perfil biográfico de la persona: edad, sexo, enfermedades, fracturas o heridas resanadas (y en algunos casos, aunque pocos, las posibles causas de muerte); hasta la dieta, el origen o proveniencia de una persona y las prácticas bioculturales que practicaron en sus cuerpos, en este caso, la decoración dental y la alteración craneal.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Richard Aitkenhead Castillo
Actuar como líder, pensar como líder

Se requiere armonizar tres elementos para tener éxito: la idea, el proceso y la persona.

 

noticia Katerin Chumil / elPeriódico
Otro expolicía es capturado por el robo de Q350 mil

Su excompañero de autopatrulla también fue arrestado por atracar a los administradores de una finca en el 2017.

noticia
Caminos de la escritura

Por Rogelio Salazar de León



Más en esta sección

Gobierno y sector privado presentan propuesta para impulsar las exportaciones

otras-noticias

Nuevas restricciones en Madrid por el virus, mientras el gobierno español baraja el estado de alarma

otras-noticias

Opositor venezolano Leopoldo López en camino a España tras salir de la embajada en Caracas

otras-noticias

Publicidad