[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Cultura

Cinco años sin Monsiváis


El escritor mexicano Carlos Monsiváis cumplió este año cinco de haber fallecido y México lo recordó con un ciclo de homenajes. Pertenece a una generación de grandes letras mexicanas y latinoamericanas, como Elena Poniatowska, Sergio Pitol y José Emilio Pacheco.

Fue un crítico inclemente y un escritor ubicuo, abierto a todos los temas: así recordaron sus amigos y colegas al escritor mexicano Carlos Monsiváis, cinco años después de su muerte. El miércoles pasado, en ocasión de las conmemoraciones por el quinto aniversario de su muerte, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) le rindió un homenaje en el que estuvieron presentes amigos cercanos y entusistas de su obra. Entre los asistentes estuvo la escritora Elena Poniatowska, Premio Cervantes 2013, y el Fisgón, caricaturista y amigo personal del escritor. Entre vivas, risas y anécdotas de los asistentes, la personalidad, la ironía y la erudición de Monsi, como se le conocía, volvió a resurgir en la sala Miguel Covarrubias del Centro Cultural Universitario de la UNAM, en la capital mexicana.

“Tu don de la ubicuidad abarcaba la pintura, la poesía, el humor, la crítica, la lucha por la justicia, el amor a los demás. Ese don y tu capacidad creativa te hicieron recoger lo más bello de México para fundar museos y hacer libros”, leyó Poniatowska de un texto que dedicó al autor, cronista e historiador al día siguiente de su muerte en 2010.

Carlos Monsiváis Aceves nació en 1938 en la Ciudad de México, una urbe que conocía al dedillo. Fue una voz representativa de la izquierda y un intelectual que dominaba el periodismo, el lenguaje, la literatura y las entrañas de la sociedad de su país. Escribió unas 60 obras, entre ellas Por mi madre bohemios y A ustedes les consta, además de que fue un coleccionista de arte popular. Por décadas compró juguetes, dibujos, antigüedades y obras de arte hasta formar una colección de 5 mil objetos que dieron paso al Museo de El Estanquillo.

Su amigo de hace muchos años y curador de su museo, el Fisgón, lo evoca entre otras cosas, como “un crítico inclemente, un escritor polifacético y prolífico, un símbolo sexual atípico, un amante de los gatos y un erudito multidisciplinario”.

 Monsiváis estudió en la UNAM, donde conoció a sus dos grandes amigos, los escritores José Emilio Pacheco, con quien dirigió la revista cultural Estaciones, y Sergio Pitol, a quien conoció cuando estudiaban en la Facultad de Filosofía y Letras. Además de su paso por esta Facultad, también realizó estudios en Economía y Teología. Su trabajo se publicó en gran parte en periódicos y revistas; fue colaborador de medios mexicanos como Excélsior, El Universal, La Jornada, y Proceso.

Además de escritor, Monsiváis también fue un importante activista en diversos temas. Defendió abiertamente la diversidad sexual y apoyó el reconocimiento de las minorías culturales; a la vez, abogó por la despenalización del aborto y se oponía férreamente a la tauromaquia. Era amante de los gatos y del cine. Durante más de una década mantuvo un programa de radio acerca de la cinematografía.

Algunos galardones que obtuvo fueron el Premio FIL de Literatura (antes Premio Juan Rulfo) 2006, el premio Príncipe Klaus de Cultura de Holanda y la medalla Gabriela Mistral 2001, concedida por el Gobierno chileno. También se le galardonó con los premios Anagrama, Nacional de Periodismo y Lya Kostakowsky. Falleció en 2010 a causa de problemas pulmonares.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Mario Roberto Morales*
La guerrilla chapina en México

Haber sido guerrillero o colaborador de esa gesta es motivo de orgullo.

noticia Tulio Juárez
A partir de hoy la Federación de Fútbol es investigada por el MP a sobre manejo de los fondos públicos
noticia Carlos Menocal
La migración seguirá, a pesar de la pandemia

Si Guatemala no mejora las condiciones sociales y económicas de los guatemaltecos, habrá un éxodo permanente.



Más en esta sección

La de los Cempasúchil

otras-noticias

Real Madrid, a recuperar el terreno perdido

otras-noticias

Joe Biden supera en 10 puntos a Donald Trump

otras-noticias

Publicidad