[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Juliette Gréco en el hotel Louisiane

opinion

Lado B

La muerte de Juliette Gréco el miércoles pasado, a los 93 años, es el cierre de una de las historias culturales más fascinantes de los últimos cien años: filosofía existencialista, resistencia, canción francesa, ‘nouvelle vague’, ‘free jazz’, ‘nouveau roman’, feminismo, cabaret, teatro de lo absurdo, Saint-Germain-des-Prés, Barrio latino, Orilla izquierda, agitación política, situacionismo…En fin, una serie de mitologías que configuraron el paisaje de la ciudad de París en la segunda mitad del siglo XX, como núcleo intelectual, como faro que proyectaba hacia el mundo la luz del conocimiento.

Es posible que todo haya comenzado cuando Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir se instalaron en el Hotel Louisiane, en 1943, durante la II Guerra Mundial, cuando Francia se encontraba aún bajo la ocupación nazi y el filósofo acababa de concluir una de sus obras fundamentales: ‘El ser y la nada’. Tiempo después, la pareja llevaría a vivir a una habitación del hotel, la número 10, a una Juliette Gréco de apenas 17 años, que deambulaba por las calles de París, luego de haber estado en la cárcel y con su madre y hermana recluidas en un campo de concentración. La muchacha se ganaba la vida cantando por los cafés del barrio de Saint-Germain. Fue Sastre el que le escribiría, en 1944, la letra de la canción que la volvería célebre, la que le conferiría ese halo de dama negra del existencialismo: ‘Dans la rue des blancs manteaux’, la música es de Joseph Kosma, el mismo que compondría, junto a  Jacques Prévert, ‘Las hojas muertas’, otra canción emblema de la Gréco.

La relación de la Gréco con Sartre y Simone de Beauvoir hizo que el existencialismo pudiera cantarse, que bajara a la calle, que más que una filosofía se convirtiera en una forma de vida, en una especie de contracultura que comenzó a influir en los comportamientos de los jóvenes alrededor del mundo, durante los años de la posguerra. De beatnicks a hippies y a todo tipo de rebeldes y resistentes. El hotel Louisiane sería el epicentro de esa nueva sensibilidad que de Saint-Germain-des-Prés se extendió por medio planeta. Albertine Sarrazin, novelista y poeta “maldita”, le escribía a su madre en 1965: “Estoy en el hotel Louisiane, 60 rue de Seine. Parece que Verlaine, Apollinaire, Sartre, Camus vivieron aquí. Un cuarto viejo y destartalado, con el techo circular y repleto de voces”.

En el Louisiane, Juliette Gréco viviría junto a Miles Davis uno de los romances más intensos de su vida. En el cuarto de la diva se compondría la mítica sesión de Davis para el filme ‘Ascenseur pour l’échafaud’ de Louis Malle. Por intermedio de Gréco, el hotel se convertiría también en el refugio de músicos de jazz estadounidenses desterrados: Oscar Peterson, Max Roach, Dizzy Gillespie, Billie Holiday, Lester Young, Charlie Parker, John Coltrane, Chet Baker… Más tarde llegarían los rockeros, como Jim Morrison.

Juliette Greco sería la guardiana del espíritu de Saint-Germain hasta su muerte. La que interpretó con esa voz que estremecía las entrañas una banda sonora que hizo de París un territorio de libertad creativa, intelectual y de conciencia. Raymond Queneau, Boris Vian, Jacques Prévert, Serge Gainsbourg, entre otros, le ofrecieron su poesía. Jean Cocteau, Jean Renoir, Orson Welles o John Huston la retrataron y la convirtieron en mito. Nos queda agradecerle para siempre las canciones, la belleza y el fuego que contenían.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Claudia Méndez Villaseñor cmendezv@elperiodico.com.gt
Convierten una escuela en hospital temporal por una semana
noticia AFP
El papa pide “medidas concretas” al abrir la cumbre contra la pederastia

Se trata de la primera vez en la historia que los líderes de la Iglesia católica se reúnen a pedido del papa para hablar de un crimen odioso, que ha minado la credibilidad de la institución en todos los continentes y que ha sido encubierto y negado durante décadas.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Fallece bebé separado de sus padres por la PGN

Institución actuó a partir de denuncia por delicada condición de salud del menor, pero ayer falleció en hospital antigüeño.

 



Más en esta sección

360º a vuelo de pájaro

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Allan Rodríguez es reelecto con el apoyo de 107 diputados

otras-noticias

Publicidad