[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Músculos y miopía

opinion

Follarismos.

Si hay dos características notables que constituyen el núcleo de la estupidez, aunque no son las únicas, son los músculos y la miopía. Es decir, por un lado la importancia que se le da al ejercicio de la fuerza física (y, por extensión, a todas las manifestaciones que implican una prolongación de ella, como lo es el uso de las armas) en detrimento de la razón y del diálogo, y por el otro, la incapacidad de ver y de comprender la realidad más allá de la propia nariz, anteponiendo siempre los intereses personales, porque las necesidades de los demás no se ven o no existen.

Por el contrario, los atributos que conforman lo que yo llamaría el humanismo, estado opuesto a la estupidez, serían la sensibilidad y la inteligencia, es decir, la no ceguera o miopía acerca de lo que le sucede a las demás personas, próximas o lejanas, la conciencia de que si los demás no se salvan, al final tampoco me salvo yo, y la convicción de que es ante todo con el ejercicio del diálogo que podremos solucionar los problemas que nos aquejan como individuos, colectividades e incluso como países.

Lo sucedido esta semana en el plano internacional con la orden de asesinato dada por un presidente enfermo mental contra un general iraní que había sido uno de sus más eficaces colaboradores en la lucha contra el terrorismo de Al-Qaeda y de Isis, constituye la muestra más evidente de que la falta de sensibilidad y de inteligencia, aunada a la fuerza del puñetazo, pueden llevarnos al borde de una tragedia mundial.

El señor Trump y sus apóstoles en el mundo (en Guatemala tiene muchos, vinculados a la comunidad judía y a las iglesias evangélicas neo pentecostales) se caracterizan por una admiración irracional hacia la fuerza física como método privilegiado para resolver conflictos. Las múltiples citas de Jehovah y de sus furias vengativas en el Antiguo Testamento, arrasando pueblos enteros y despedazando a los infieles que no aceptaban o aceptan su autoridad divina, conforman un imaginario que, absurda pero ciertamente, se está volviendo hegemónico en un mundo cada vez más a la deriva.

Las sociedades patriarcales y machistas, volcadas al culto de la fuerza, suelen restarle importancia al mundo de la cultura, del arte y del conocimiento, atribuyéndoles virtudes celestiales a los ejércitos, los cuales han ido ganando admiración cinematográfica entre las personas elementales y pobres de espíritu. Valores que en ciertas situaciones son necesarios, como musculatura, disciplina, obediencia y arrojo, se entronan hoy como las principales cualidades para luchar contra los que, imaginaria u objetivamente, catalogamos como amenazas. La venta de pistolas y ametralladoras aumenta en todas partes, y la práctica de las artes marciales para aprender a romperle la cara a cualquier cristiano o musulmán, tienen una gran popularidad.

No sé en qué momento de mi vida, cuando era adolescente, cambié mi visión del mundo, muy extendida en el colegio –como lo era también en casi todos los establecimientos educativos del país–, y dejé de lado mi atracción por la musculatura, el ejercicio, los fusiles y las pistolas, y por aquella estúpida creencia de que para ser un hombre auténtico, tenía que ser capaz de “partirle el hocico” al primero que se me quedara viendo fijamente sin ningún motivo. Opté entonces por la inteligencia, los libros y el humanismo, y no me arrepiento.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Marvin Marin alias «El Taquero» sentenciado a 820 años de prisión

Tribunal de Mayor Riesgo C  condenó a más de 800 años a cuatro hombres por la muerte de 15 nicaragüenses y un holandés, asesinados en noviembre de 2008.

 

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Niño de cuatro años dona sus ahorros para curar a pacientes con coronavirus

Los padres del menor venden piñatas y su negocio ha sido afectado por las medidas de confinamiento.

noticia EVELIN VÁSQUEZ elPeriódico
Apicultura contrarresta pérdida de cultivos a agricultores

La industria de la miel busca generar productos de valor y difundir los beneficios del producto para el mercado local.

 



Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

Guatemala Bajo la Lupa

otras-noticias

Los seis puntos clave sobre la crisis política en Guatemala

otras-noticias

Publicidad