[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Canarios blancos

opinion

SOBREMESA

Mi abuela regresó de Europa a radicarse a Guatemala cuando la segunda gran guerra estaba por estallar.  Vino de vuelta a la patria con el menaje de casa y recuerdos de toda una vida, acompañada de mis dos tías, señoritas muy gordas y solteras, pero también muy beatas, quienes, entre otras, gustaban hablar francés y comer mucho, pero sobre todo yemitas acarameladas de San Leandro y un pastel de crema de mantequilla y chocolate que vendían en la Pastelería Lutecia,

La vida de las tías transcurrió en Guatemala de forma tranquila, sin mayores sobresaltos o arrebatos, salvo la muerte súbita de su perro Darling, a causa del   atragantamiento súbito por culpa de un chocolate relleno de fondant de mandarina que se le atoró en el galillo, o la angustia  constante por  las noticias de la guerra contra Alemania, por los parientes que quedaron atrapados en el centro de Viena o perdidos  en algún campo de concentración lejano; o por el continuo temor al pecado y al infierno; y, lo peor,  la previsible orfandad por la muerte inminente de su madre, hecho  que sucedió.

Ya en Guatemala, las marejadas del dolor se fueron mitigando. En la casa amarilla, la tía Aída se sentaba a tocar su arpa en un pequeño banco de patas robustas  para  que aguantara su peso, mientras Lolly,  su hermana, aprendió el arte de cultivar rosas reina, las amarillas encarnadas con rojo, sus favoritas, que cultivó en los arriates engramados del patio.

Fueron tiempos claros y benévolos para las tías, según comprendo ahora, ya que entre sus haberes recién encontré un pequeño libro, Manual puntual para la crianza de canarios de G. Allach, lo que me indicó que además de los arpegios de arpa, la pequeña herencia de su madre y de las rosas, tuvieron canarios cantores, cuyos trinos, imagino, les servirían para matizar sus días ascetas de riguroso ayuno, novenas larguísimas siguiendo el santoral del día y misas de tres padres en  latín, de las que fueron afectas y puntillosas seguidoras.

El libro de los canarios que encontré y conservo como reliquia, es precioso. Con ilustraciones sobre los diferentes tipos que habitan el planeta, su configuración física y calidad de trino, parte que las tías tuvieron a bien subrayaron con pluma fuente color azul, pero sobre todo porque en él, las tías marcaron sus predilectos y el nombre de cada uno de esos habitantes plumosos y cantores que alegraron sus días.

El tener en mis manos esta joya bibliográfica ha sido algo muy emocionante, no solo porque perteneció a mis tías, sino porque dentro de sus páginas encontré, además, dos pequeños tesoros, los que me han servido para ir armando este rompecabezas familiar: un pequeño y viejo anuncio de venta de canarios: Lindos cantores y hembras para la crianza, verdes, amarillos y pintos se venden en la Avenida del Hipódromo número 59, no hay blancos, el que me dio la información de dónde adquirían sus canarios y verificar que efectivamente los blancos era sus predilectos, además de un sobre pequeño, con anotación manuscrita,  con  la advertencia puntual de, ojo no tirar esta estampita so pena de  pecado mortal,  con la ilustración pequeñísima, de no más de un centímetro de cuadrado de papel periódico, de una Santa Rosa de Lima coronada de espinas, lo que me ha llevado a concluir que a pesar de  los canarios cantores blancos,  las rosas reinas de colores adornando el corredor de la casa, vivieron temerosas y angustiadas creyendo que el pecado y la furia implacable de Dios se les venía encima.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EVELIN VÁSQUEZ elPeriódico
La lectura de datos se convierte en una estrategia de márquetin prioritaria
noticia
Lewis Hamilton (Mercedes) gana el Gran Premio de Japón

Podría proclamarse campeón en el GP de Estados Unidos, dentro de dos semanas

noticia LORENA ÁLVAREZ elPeriódico
CC suspende contratación a tiempo parcial

La acción contra el Acuerdo Gubernativo 89-2019 fue promovida por organizaciones sindicales.

 



Más en esta sección

La del GPS

otras-noticias

Partidos no pagan multas, pero recibirán Q20.5 millones por financiamiento

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Publicidad