[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

La última posada

opinion

Viaje al centro de los libros

El escritor húngaro Imre Kertész (1929-2016), ganador del Premio Nobel de Literatura 2002, publicó dos años antes de su muerte el libro La última posada, que es una especie de diario intelectual donde como en sus novelas plantea los problemas de su época, el sentimiento de rechazo de una sociedad que clasifica a los hombres por condiciones fortuitas, como le sucedió en la vida, ya que sin haber sido un practicante de la fe de sus ancestros hizo el viaje a los campos de concentración Buchenwald y Auschwitz, de donde fue liberado para seguir apartado de sí mismo bajo el imperio soviético.

En 1975 publicó la novela Sin destino, que pasó inadvertida, y no fue sino gracias al auxilio de la traducción al idioma alemán del Kaddish por el hijo no nacido, y la caída del muro que en los años noventa alcanzó la fama, logró ser reconocido, pero nunca se admitió autor húngaro, porque “es bueno pertenecer a quienes no pertenecen a ninguna parte, es bueno ser mortal”.

Conocí la obra de Kertész gracias al anuncio en el 2002 del Premio Nobel, pero antes de ir a la librería lo busqué en el listado de autores de su país, y no aparecía al lado de una extensa lista de virtuales desconocidos. En su país le negaron el espacio, y al respecto él dice: “No formo parte de la literatura húngara ni podré formar parte de ella jamás”, porque: “Mi desgracia es que escribo en húngaro; y mi suerte, que mis obras hayan sido traducidas al alemán, aunque la traducción no sea sino una sombra del original”.

Los hijos de los alemanes que lo condenaron a campos de concentración, lo lanzaron a la fama en la edad madura. No muestra resentimiento contra ellos, como contra los propios: “Me empequeñecen, como pequeño es el pueblo de este reino de enanos”.

El genio del escritor, prisionero de sus circunstancias, es afectado por depresiones tardías que lo conducen a reflexionar sobre los acontecimientos de su vida, sus lecturas, la gente a la que va conociendo, las apariencias y la llegada de la muerte. Comparte datos sobre la escritura de la novela Liquidación, así como de las anteriores, de las más famosas, y muestra asombro ante lecturas que lo deslumbraron como la realidad, pero la Literatura no lo decepcionó como sí la gente que lo rodeó. Es un diario genial de quien afirma: “Llevar este diario de trivialidades realmente no tiene ningún sentido”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Heridos y detenidos en protesta en Nicaragua pese a compromiso de respetar libertades

Al menos cuatro heridos y 10 detenidos dejó este sábado una protesta en Nicaragua que demandaba la liberación de los opositores presos, un día después de que el gobierno de Daniel Ortega se comprometiera a respetar el derecho ciudadano a la manifestación.

noticia EDITORIAL
Otro amotinamiento carcelario
noticia Óscar F. Herrera oherrera@elperiodico.com.gt
Matan a balazos a ex diputado Gustavo Echeverría en Zacapa


Más en esta sección

Alcaldes, un apoyo a Giammattei condicionado a Presupuesto

otras-noticias

Vicepresidente pide al CIV dar una respuesta urgente para Izabal

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Publicidad