[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

El buen burgués

opinion

Lado b

Álvaro Arzú quiso morir como un guerrero, pero murió como lo que en verdad era: un burgués privilegiado con pretensiones aristocráticas. El ataque al corazón le llegó un viernes por la tarde, mientras jugaba golf rodeado de sus servidores, en un campo infinitamente verde, donde el agua corre todo el día para mantener la grama esplendorosa. Un lugar encantador, rodeado de palacetes, un oasis de clase y refinamiento en medio del subdesarrollo, en donde la gente, por lo general, habla en inglés, se moviliza por sus dominios en carritos electrónicos y toma el whisky o el té a las cinco de la tarde, justo en el momento en que a él le llegó la hora.

Él no esperaba que las cosas sucedieran así, sino de otra manera, una manera más suya, más guatemalteca, por así decirlo: el día que la justicia llegara a pedirle cuentas, sacaría la pistola para enfrentarse a sus captores y sucumbiría con el pecho cruzado por las balas, como un héroe trágico y contradictorio. Defendería con su vida la Guatemala que amó, la de los cachurecos y los conservadores, la que fundó Carrera y de la que él era el último de sus representantes. Moriría en su ley, empuñando la espada o la escuadra de la Liberación: “Dios, Patria y Libertad”. Pero hay veces que el destino te depara malas jugadas y aquel hombre terrible, capaz de firmar la paz, pero también de desatar la peor de las guerras –era pose, pero así le gustaba presentarse–, murió como un señor jubilado, fuera de juego, sin entender muy bien lo que pasaba, en el momento preciso para que, ya embalsamado, los demagogos lo convirtieran en un santón nacional, en un símbolo de las cosas acabadas, de la Guatemala que no fue y que ya no será a pesar de las lamentaciones y las lágrimas. Un símbolo de la Guatemala fallida por los siglos de los siglos, a pesar de los jardines y de la policía que ordena el tráfico, una metáfora este del caos que sembró.

Rafael Carrera, Jorge Ubico, Mario Sandoval Alarcón, Álvaro Arzú. Más o menos por ahí iba la cosa, si nos atenemos a los nombres de los pasos a desnivel, símbolos (nos dijo) de nuestra modernidad. La Guatemala que se construye a “morongazos”, la palabra preferida del fallecido ex-Presidente. Un término curioso, pintoresco, casi en desuso, con claras connotaciones violentas y falócratas. Si para Carrera, “moronganzos” era poner de acuerdo a cachurecos, a quetzaltecos y a chiquimultecos para echar a Morazán del territorio y así crear el país que conocemos; en boca de Arzú, heredero político directo del Mico Sandoval, estos “morongazos” adquirieron matices más inquietantes: la “violencia organizada” para acabar con el oponente, sea este político, ideológico, racial, religioso. Hay que reconocer que él quiso cambiar la lógica, pasar de esa “violencia organizada” a lo que llamó –corrección política y financiaciones internacionales obligaban– la “democracia dirigida” (sic) y firmar la paz con los alzados. El problema fue que siguió “echando penca” desde abajo, para perpetuar un país de privilegios, con estrategias tan oscuras que muy pronto lindaron con el delito. Pero Arzú era congruente con los suyos, los burgueses. A pesar de sus delirios autoritarios y de las pompas castrenses en su entierro, nunca estuvo en el campo de batalla, no fue Rafael Carrera, ni siquiera Jorge Ubico, solo un buen burgués acomodado que murió jugando golf a la hora del té y las galletitas.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción/elPeriódico
Jayro Bustamante gana el premio de Director del GdA con «La Llorona»
noticia Redacción / elPeriódico
Reinician combate del incendio forestal en La Antigua Guatemala

Llamas llevan más de 15  días de propagarse en zonas boscosas de la ciudad colonial.

noticia
Teodoro y Teodorín

Por Sergio Ramírez



Más en esta sección

Panamá se mantiene alerta por récord de covid-19 mientras busca reactivar su economía

otras-noticias

Costa Rica advierte a Biden que la pandemia y el clima aumentarán las migraciones

otras-noticias

Detenido un alcalde salvadoreño por apropiarse de alimentos por covid-19

otras-noticias

Publicidad