[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Día de libros y rosas

opinion

Lado b

Ayer se celebró en Guatemala como en distintas partes del mundo el Día del Libro, un festejo relacionado con tres autores fundamentales en la historia de la literatura universal: Don Miguel de Cervantes, William Shakespeare y el Indio Garcilaso de la Vega. Una celebración a la que la UNESCO le dio carácter internacional a mediados de los años noventa, pero que surgió en Barcelona sobre los años veinte, en el día de Saint Jordi, santo patrón de países como Bulgaria, Etiopía, Georgia, Inglaterra o Portugal, y de ciudades como Tombuctú (Mali) y las comunidades españolas de Aragón y Cataluña. Si recordamos la historia: en Capadocia, Saint Jordi mató al dragón que amenazaba al reino y de la sangre derramada, brotó una rosa, que el bravo varón ofreció a la princesa. Por eso el 23 de abril se acostumbra regalar una rosa. Pero, como la fecha coincidía, también, con el día de la muerte de Cervantes, Shakespeare y Garcilaso, también empezó a regalarse un libro y eso universalizó el festejo. En Guatemala, no podemos decir que es un día que convoque multitudes, pero se celebra desde hace algunos años.

Participé ayer en Primera Palabra, un evento que reunía en la Sexta Avenida, por convocatoria del Centro Cultural de España, a una serie de editoriales independientes y a autores publicados por estas. Junto a Gloria Hernández platicamos sobre mi libro Los años sucios, cuya segunda edición publicó Ediciones del Pensativo recientemente. El público era en su mayoría gente que caminaba por la calle (serían las 11 de la mañana) y que se detenía un momento para escuchar de qué se trataba el asunto. Muy pocos curioseaban entre los libros y estoy seguro de que a casi nadie le interesaba en realidad la literatura. Pero, por alguna razón, me gustó mucho estar ahí y platicar dos o tres cosas sobre lo que escribo y leer algún texto. El que escogí, más bien por su corta extensión, fue un cuento titulado Dos extraños en la noche, que no es precisamente el indicado para leer en voz alta, en plena calle y esperar, además, una repuesta del público. Un relato brumoso que habla, por supuesto, de extraños, de vagabundeos nocturnos, de exilios, de la muerte de las utopías, o al menos así lo expliqué yo.

Una pareja que escuchaba la lectura se acercó luego a la mesa de la editorial y le preguntó a Lucía Escobar, que la atendía, si podían comprar el libro. “¿Son historias sobre el alcoholismo, como la que leyó el señor?”, preguntó ella que quería ofrecérselo a su acompañante. Lucía no quería estafarlos y apenada les explicó que no necesariamente, que solo eran cuentos, pura literatura. “Pero, así como lo que leyó el señor”, insistió ella. “Sí, pero…”. “No, me lo llevo”. Y lo compró sin atender razones. Cuando Lucía me contó la anécdota, el gesto me conmovió y de pronto comprendí mi propio cuento. Supe en verdad la historia que quería contar más allá de las determinaciones literarias, culturales, generacionales, históricas y para quienes quería contarla. Dos extraños… es eso, la historia de dos alcohólicos que están solos, como yo en el momento en que la escribí, hace ya demasiados años. Comprenderlo es el mejor regalo que me han hecho un Día del Libro.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Geldi Muñoz Palala / elPeriódico
A votar en la mañana porque el Insivumeh prevé lluvias por la tarde-noche

Varias partes del país permanecen afectadas por presión atmosférica.

noticia AFP
Nadal, en la cima  

El suizo Roger Federer renunció a participar en el Masters 1000 de Cincinnati por una lesión en la espalda, anunciaron este lunes los organizadores, por lo que el español Rafael Nadal será nuevo número 1 del mundo desde la próxima semana

noticia Tulio Juárez
Condenan a un total 120 años prisión a coronel y 240 a excomisionado militar por caso Sepur Zarco

Jueza Yassmín Barrios señala al leer la sentencia que se comprobó que entre 1982 y 1983 a las 11 mujeresq’eqchi’ «las violaron en el destacamento, su casa y en el río”, y que se evidencia “la violencia sexual y esclavitud doméstica”



Más en esta sección

Agentes de la PNC aseguran que recibieron órdenes de hacer capturas

otras-noticias

HRW pide sancionar a agentes que hicieron uso excesivo de la fuerza en las protestas

otras-noticias

Cremas apuesta por otro triunfo contra Xelajú

otras-noticias

Publicidad