[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Dos horizontes distintos para la equidad

opinion

EL BOBO DE LA CAJA

A principios del año pasado entrevisté al economista Fernando Carrera como parte de mi investigación para un libro sobre la desigualdad en Guatemala. Transcribo algunos extractos del capítulo 11.

El concepto de equidad empezó a cobrar importancia con el auge de la modernidad capitalista a partir del siglo dieciocho. Es uno de los fundamentos que plantea la Ilustración, que tenía dos grandes preocupaciones: la libertad y la igualdad. La burguesía crecía en pujanza y en poder, pero la nobleza retenía su dominio en nombre de un mandato supuestamente divino. Esa lógica cambió con la instauración de una nueva premisa: todos los seres humanos somos iguales en derechos y en responsabilidades. Es así como, de la mano de la libertad y la igualdad, surge también el concepto de ciudadanía.

Con el triunfo de la Revolución Francesa el ideario de la igualdad se divide entre los burgueses, que abogan por la igualdad jurídica (es decir, la igualdad ante la ley), y los proletarios, que reclaman la igualdad socioeconómica. Surge entonces un conflicto entre unos y otros, ya que la burguesía lo que pretendía era igualarse en responsabilidades y derechos con la aristocracia, no igualar económica y socialmente a toda la población.

 

Para el siglo diecinueve el concepto de igualdad se diferencia ya entre los socialistas, que lo entienden en su dimensión socioeconómica, y los liberales, que lo remiten únicamente a lo jurídico. Los liberales erradican el componente socioeconómico de la discusión y de la disputa política, mientras que los socialistas alegan que, sin una base socioeconómica, la dimensión jurídica se erosiona, toda vez que el poder económico implica también una desigualdad, y la ley, en última instancia, tiende a favorecer a quienes cuentan con más y mejores recursos para defenderse.

 

Así y todo, el ideario liberal nos ha heredado conquistas importantes, como la igualdad de género y la igualdad étnica, ceñidas a la dimensión jurídica y ajenas a toda discusión de igualdad de derechos socioeconómicos.

 

En su etapa posmoderna el debate muestra un realce de las llamadas igualdades horizontales (jurídicas) en detrimento de las igualdades verticales (socioeconómicas). Las denuncias en contra de la desigualdad horizontal han venido cobrando cada vez más auge, lo cual da pie para señalar también que a partir del surgimiento del neoliberalismo la discusión sobre las desigualdades socioeconómicas prácticamente desapareció de la agenda política.

 

Hoy, la mayoría de movimientos progresistas reivindican la igualdad en materia jurídica (indigenismo, feminismo, diversidad de género, derechos de la juventud, de los adultos mayores, de la niñez, de los discapacitados, de la eugenesia, de la eutanasia, etcétera), pero es innegable que la omisión de la agenda socioeconómica es una bomba de tiempo causante de cada vez más problemas.

¿Conclusiones? Uno: entre la apabullante diversidad de trincheras culturalistas (es decir, aquellas que dirigen su lucha en la obtención de una igualdad meramente jurídica, horizontal), sólo el feminismo, al hablar en representación de más de la mitad de los seres humanos, cuenta con el poder de base suficiente para ganar.

Y dos: no es de extrañar que el poder ciudadano se halle atomizado en sus objetivos, compitiendo entre sí por financiamientos venidos de fuera, ciñéndose obedientemente a agendas trazadas por la cooperación internacional. El neoliberalismo es efectivo en su divide y vencerás.

¡Con qué beatitud mordemos el anzuelo!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Marta Altolaguirre
Esfuerzos por la integridad

Urge la presencia de ciudadanos probos, con carácter y capacidad de decisión en la política, para determinar valores, ideología, prioridades.

noticia Rony Ríos rrios@elperiodico.com.gt
Mineduc y PDH se comprometen por la educación intercultural
noticia AFP
El Barcelona no extraña a Messi y derrota al Inter

El Barcelona, sin Messi, dio un recital de juego este miércoles para ganar 2-0 al Inter de Milán en la Liga de Campeones y ponerse líder en solitario del grupo B del máximo torneo europeo de clubes.



Más en esta sección

Caos e incidentes en multitudinaria despedida a Maradona en Argentina

otras-noticias

Compras navideñas desde casa con aeropost.com

otras-noticias

Construyen vivienda para anciano que perdió su casa por las inundaciones en San Pedro Carchá

otras-noticias

Publicidad