[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Margarita Carrera

opinion

Viaje al centro de los libros

Margarita Carrera amaba las letras, la poesía, el ensayo, a Freud y Nietzsche, y no se limitaba como maestra a enseñar a sus alumnos lo programado, sino trasmitía pasión por las letras. Sus alumnos acudíamos a su casa como al ágora, porque la literatura no era una materia universitaria sino la sustancia en la que nos movíamos. Disfruté de sus clases, del reto, y de las visitas a su cubículo en los ratos libres para hablar de las novedades que ella disfrutaba. La recuerdo pequeña y activa, poniendo letreros en el edificio de Humanidades de “Lea poesía”, tratando de motivar.

Mi grupo de amigos antigüeños la visitábamos con frecuencia, y tuvimos la dicha de escuchar de su voz la lectura de pasajes variados Del noveno círculo (1977), en referencia al fondo del infierno dantesco. Escribía como desgarrándose, y en realidad era todo lo contrario: amable, alegre, dichosa.

Sus primeros libros eran tímidos en los títulos, como en Poemas pequeños, publicado en 1951, cuando tenía 22 años, y con líneas filudas relataba la experiencia del crepúsculo, la sensación de su sombra siguiéndola, del silencio melancólico, “cuando el cielo / era un pantano”, un gato le arañaba la mirada, y se anunciaba el dolor profundo de la existencia. Luego vino Poesías (1957), más reposado, con líneas breves y sentimientos más sosegados, se percibe cierta paz y satisfacción emotiva: “Cuando tú duermes / el espacio se llena de estrellas / y el lago de peces”. El lamento regresó en Desde dentro (1964), viajando sin esperanza a la nada, con el terror de la duda sobre la eternidad, y que contiene su nerudiano Canto a la escoba: “Me gusta la escoba / en la soledad de mis manos”. En Poemas de sangre y alba (1969) se muestra consciente con la causa revolucionaria, y en Mujer y soledades (1970) es agresiva, sensual, explosiva, escribe poemas más largos y explosivos, jugando con la forma del verso largo, partido y espaciado, quiere expresarse con atrevimiento, pero no es sino hasta en Del noveno círculo, donde madura su estilo y su voz es un río suelto: “ya balanceándote niña / en un columpio triste de un parque desierto”, la edad es un laberinto sin salida y salta la iracundia y entiende que la escritura de poesía es como descuartizarse. Bello poema.

Margarita se ha marchado, pero su fuego quedó en tinta impresa, peleando contra la muerte.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Enrique García
Presidente cambia a directores de la CNEE
noticia gregory villalobos PGA Latinoamérica
Espinoza manda

Con la primera ronda en trámite, el chileno Christian Espinoza está adelante con 10 bajo par en el torneo de golf Guatemalla Stella Artois que se disputa en la cancha de La Reunión.

 

noticia Editorial
Los retenes nocturnos son ilegales


Más en esta sección

Cremas ganan y recuperan el segundo lugar

otras-noticias

Rocca anota cuatro goles y Municipal golea

otras-noticias

PDH acusa al Ejecutivo de infiltrar a personas violentas en las manifestaciones

otras-noticias

Publicidad