[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Arzú, la finca y sus vasallos

opinion

lucha libre

¿Cuánta opresión es capaz de aguantar un pueblo hasta que explota? Estos días he pensado en aquel famoso episodio previo a la Revolución Francesa cuando los reyes vivían en gran opulencia mientras el pueblo pasaba hambre. La famosa frase atribuida, falsamente o no, a María Antonieta: “Si no tiene para pan que coman pasteles” me retumba en la cabeza. Es una respuesta que bien podría haber salido ayer u hoy de los labios de Roxana Baldetti, Jimmy Morales o Álvaro Arzú (papá o junior). Estas frases solo pueden ocurrírsele a personas que se sienten ungidas, tocadas por la magia divina, herederos de un poder monárquico, acostumbrados a ver al resto de los mortales como simples vasallos, seres sin sentimientos ni razón.

Jimmy Morales como todo don nadie con poder, se ha dado cuenta que se encuentra muy por debajo del puesto que ostenta. Sin fuerza ni carácter para doblegar al pueblo como mandan sus patrones, ha tenido que llamar al Cuco, o sea a Arzú. Por ello, estos días, nos hemos visto obligados a ver al alcalde capitalino hasta en la sopa.

Jimmy se apoya en él. Ambos tienen miedo, saben que la justicia anda cerca. En sus cabezas fantasiosas y antidemocráticas, ellos creen que elegimos presidente como quien escoge rey, para agasajar con nuestros impuestos; llenarlo de oro y mirra, de buenas marcas y de opulencia. Darle lo que nunca tuvo.

Álvaro Arzú, decrépito de alma y todo su linaje corrupto, representan el tipo de líderes que nos han sumido en la miseria. Esa mentalidad prepotente y abusiva es la que tiene al país en esta trágica situación. Su discurso de pastor obsesionado con el viejo testamento incita a la violencia sin pudor ni pena. No le caería mal repasar el significado de lo que es un Estado laico y volver a los leer los Acuerdos de Paz que él mismo firmó. Le da  muy poco valor a su palabra y al honor. ¡Pobre mi Guatemala, gobernada por tiranosaurios que declaran guerras cuando podrían construir la paz!

¡Pues no! No, señor Arzú. Usted representa un mundo obsoleto, un tiempo que intentamos dejar atrás, donde la razón y el corazón no tenían espacio, y todo era poder y ambición.

Lamento informarle, por si su ceguera le impide ver, que el ejército de Guatemala actualmente no sirve para nada. No construye nación. Es incapaz de defender las fronteras del país, mucho menos de luchar contra el narcotráfico que desde México deforesta y saquea al Petén. Lo único que ha hecho “el glorioso” en tiempos de paz es dispararle a su propio pueblo y servir de caja chica a los gobernantes. No olvidamos a los manifestantes asesinados el 4 de octubre de 2012 en Alaska, Totonicapán, como tampoco perdonamos las masacres de los años ochenta. No olvidamos la esclavitud sexual de la que fueron víctimas las mujeres de Sepur Zarco.

El ejército en tiempos de paz no tiene sentido. No los queremos haciendo escritorios, ni dándole bonos al presidente, no los necesitamos en las calles reprimiendo con su presencia.

Rechazo rotundamente los comentarios de Álvaro Arzú. Este país no lo necesita. Los dictadores pasaron de moda. Debería entregarse a la justicia y dejar que se le investigue por todo el daño que le ha hecho al país.

No necesitamos que instruya a los soldados a pasar sobre la cabeza de los medios de comunicación. No lo queremos dando órdenes. Su violencia ofende. Su tono dictatorial, su histérica manera de hablar, su poco interés por educarse y cultivar su mente e intelecto, no lo asemejan a un líder sino que a un patrón de finca. Todo lo contrario a lo que necesitamos.

Guatemala tiene hoy una oportunidad para construir la paz a través de la justicia.

Y así tal vez sí, ir haciendo nación.

@liberalucha

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
EE.UU. promete entrega rápida de efectivo a ciudadanos afectados por crisis de COVID-19

Con más de 81 mil casos, el brote de COVID-19 en Estados Unidos pasó el jueves a ser el más grande del mundo, superando al de China e Italia,

noticia Edgar Gutiérrez
La única respuesta posible

El “ajuste” quema liderazgos.

 

noticia Jorge palmieri
Miscelánea

“Siglo.21” es de Roxana Baldetti y fue comprado con dinero del Estado.



Más en esta sección

Vicepresidente pide al CIV dar una respuesta urgente para Izabal

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

#Fuera!!! Un ministro impresentable

otras-noticias

Publicidad