[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Anclados cien años atrás en el tiempo

opinion

EL BOBO DE LA CAJA

El año pasado los consumidores de marihuana en Estados Unidos y Canadá gastaron un total de 56.4 mil millones de dólares en cannabis. El 88% fue adquirido ilegalmente.

Canadá está a punto de legalizar la marihuana en todo el país. EE.UU., en cambio, continúa resistiéndose a la legalización a nivel federal, aunque permite que cada estado decida autónomamente. Siete de ellos votaron en meses recientes a favor de la legalización, sumándose a otros 23 (más el Distrito de Columbia) que ya lo habían hecho con anterioridad. México también arrancó el proceso para permitir su uso medicinal.

¿Guatemala? A la zaga de la historia, como es su costumbre. Aquí la gente parece vivir en una realidad paralela, anclada cien años atrás en el tiempo. Insistimos en aceptar que se nos trate como subnormales carentes de voluntad y de conciencia. Somos tan, pero tan acomplejados que nos da por desconfiar ya no sólo del prójimo, sino incluso de nosotros mismos.

Necesitamos siempre un tata, un juez, un fiscal, un vigilante, un mandamás para todo; de lo contrario nos sentimos huérfanos e inválidos. Es que no tengo disciplina, es la excusa más común. Si quiero ejercitarme debo inscribirme en un gimnasio (la cuota sirve de disuasivo y el instructor sirve de espuela). Si quiero estudiar debo matricularme en la universidad. ¿Aprender solo? Imposible. Hemos llegado a creer que sin muletas para andar, sencillamente no andamos. Así de bajo hemos caído en nuestra condición de peleles.

Derechos elementales como el disfrute informado y responsable de la sexualidad, el albedrío en materia de orientación de género, el empleo –asimismo responsable e informado– de drogas, y hasta la aplicación de sistemas alternativos de impartición de justicia se perciben en nuestro país como transgresiones que atentan contra una presunta estabilidad (que no lo es ni por asomo) y amenazan con poner de cabeza un orden de cosas que de todos modos va de mal en peor.

Volviendo al principio, téngase en cuenta hasta qué punto la prohibición no contribuye ni un ápice a frenar el consumo, y téngase en cuenta además el montón de dinero que el Estado y las empresas inscritas en la formalidad dejan de ganar en esta guerra absurda e infructuosa donde la economía clandestina sigue metiendo los goles, embolsándose las ganancias y burlándose de la ley.

Mientras tanto las prisiones, hacinadas ya de por sí, continúan siendo el destino de gente a la que pretende castigársele por ‘delitos’ en los que (como la compraventa al menudeo) ni siquiera hay víctimas. Congestión del sistema de justicia, desviación de recursos públicos, fomento de la corrupción… ¡puta, hay que ser muy tonto y muy necio para seguir queriendo tapar el sol con un dedo!

A diferencia de los mercados que crecen vertiginosamente (comida orgánica, videos caseros, celulares, internet), la industria cannábica no necesita crear demanda para un nuevo producto. Basta con trasladar esa demanda a los canales legales… porque el consumo ya está, y existe desde mucho antes de que a los moralistas se les ocurriera prohibirlo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Elektra presenta el Samsung Note 10 y Note 10+
noticia Katerin Chumil / Rony Ríos / elPeriódico
Sala confirma: cinco exfuncionarios irán a debate oral por tragedia del Hogar Seguro

Magistrados rechazan también un recurso para que el juez ya no conociera el expediente penal.

noticia Edgar Balsells
Q5,777 millones para protección social

‘“No puede entenderse la vida de un individuo sin referencias a las instituciones dentro de las cuales se desarrolla su biografía” Wright Mills, “La imaginación sociológica”.’



Más en esta sección

El servicio en la nube de Amazon sufre gran falla técnica en EEUU

otras-noticias

Francia aplicará la «tasa Google» en 2020 pese a las amenazas de EEUU

otras-noticias

La desinformación, ¿un obstáculo en el camino hacia la vacunación?

otras-noticias

Publicidad