[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Enganchados al sistema

opinion

EL BOBO DE LA CAJA

La corrupción, decíamos, es el modus operandi del sistema, entendido éste como el conjunto de engranajes y relaciones que mueven el mundo. Basta observar la dirección de ese movimiento a escala planetaria para deducir que el sistema que lo norma es de carácter predominantemente occidental, masculino y capitalista.

Tan normativizados estamos por el sistema que ni siquiera se nos ocurre cuestionar sus fundamentos. La mayoría se limita a obedecer un conjunto de nociones, preceptos, órdenes y leyes asumiéndolas como universales y eternas.

Ciego de soberbia, babeante de codicia, haciendo gala de un poder descomedido, Occidente insiste en imponerle a todos su ‘verdad’ judeocristiana (que no es la única verdad), su ‘razón’ grecolatina (que no es la única razón), su delirio competitivo e individualista, su fantasía de progreso lineal e ilimitado y su idea de desarrollo members only –un desarrollo en el que, claro, no pueden caber todos porque, so sorry, la pobreza ha sido siempre, es y seguirá siendo, por los siglos de los siglos, ‘condición natural’ (!) del ser humano.

A esa verdad convertida en Verdad, a esa razón convertida en Razón, a ese credo arbitrario, a ese dogma subjetivo, a ese modelo explicativo de la realidad (convertida en Realidad) le llaman ‘sentido común’. Y la mayoría se lo traga enterito, sin dudar.

Una pena, porque el combate a la corrupción que le atribuimos al sistema no llegará muy lejos si no ponemos en tela de juicio las bases mismas sobre las que se cimienta. En otras palabras: si es el sistema como un todo el que está podrido hasta la médula, ¿cómo vamos a superarlo si no superamos antes lo que de ese sistema tenemos interiorizado?

Vistas así las cosas, la batalla contra el sistema empieza en (y con) nosotros mismos. El enemigo está afuera, sí, haciendo chanchullo, extorsionando, asaltando, secuestrando, tumbando droga, trasegando armas, mujeres y órganos, asesinando, depredando la selva, acaparando la economía, explotando mano de obra barata, blanqueando dinero, evadiendo impuestos, defraudando al fisco, manoseando la ley, gobernando con las patas.

Pero también está dentro de nosotros, por mucho que lo neguemos. Está, para empezar por lo más obvio, en nuestra misma corporeidad perecedera, menguante, finita. Somos un complejo universo de células (células vivas, pero a la vez potencialmente moribundas) que algún día, ya putrefactas, habrán de alimentar a los gusanos.

Más importante aún, la corrupción habita y se reproduce asimismo en nuestro diario y cotidiano quehacer. El sistema tiende un cerco del que no es posible sustraerse: un cerco trenzado de relaciones de dependencia a veces económica, otras veces ideológica.

Hipotecada nuestra libertad tras contraer compromisos con un banco cuya usura no nos atrevemos a denunciar porque nos tiene cogido de los huevos, endeudados hasta el cuello con la tarjeta, culebras con el jefe negrero y evasor de cuyo sueldo dependemos, dóciles ante el hecho de que el país extranjero dicte la agenda a implementar en nuestro propio país, felizmente apadrinados por influyentes aunque nefastos señorones, congraciados con el ministro de la iglesia que se roba los diezmos, tolerantes con el cura braguetero, dóciles con la autoridad que nos oprime, obedientes de la ley que nos excluye…

El sistema nos tiene enganchados. O, lo que es lo mismo: estamos enganchados al sistema.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Anabella Giracca
Las secuelas

“Héroes que parten”

noticia AFP
Volcán destruye decenas de casas y amenaza muchas más en Hawái

Cerca de 30 edificios fueron destruidos y decenas están amenazados por lava incandescente del volcán Kilauea, el más activo en Hawai y que estalló el jueves, según la defensa civil del archipiélago de las islas del Pacífico.

 

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Vicepresidente Castillo solicita al Presidente que ambos renuncien



Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

Guatemala Bajo la Lupa

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Publicidad