[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

El sistema somos nosotros

opinion

Es hora de reconocer que tanto el MP como la CICIG han llegado mucho más lejos de lo que en principio cabía suponer. Casi tanto como uno siempre quiso. Casi.

“Tantas colas machucadas por el peso de la evidencia, pero escabullidas aún de su merecida sanción”, escribí un año atrás (descreído que soy, hombre de poca fe), mientras Otto seguía gobernando y Roxana gestionaba desde casa sus negocios.

Lo que vino después suscitó el júbilo de una ciudadanía en su mayoría emergente, empoderada de la noche a la mañana: virgen, fatua, peligrosamente ingenua y manipulable. Tanto así que, acto seguido, el proceso electoral transcurrió en consonancia con los ímpetus de un populacho que clamaba por cambios y acabó votando por más de lo mismo.

Nótese cómo la ignorancia agarra del pescuezo y sacude incluso a los segmentos supuestamente más educados: antes tuvimos la excusa torpe de “no saber” que el problema iba bastante más allá de un mero grupo de funcionarios corruptos, bastante más allá del gobierno, bastante más allá de la política.

Muchos disfrutaron, altivos, el placer de sentirse del lado correcto de la moral mientras señalaban con el dedo a los “malos guatemaltecos”. Pero poco a poco fueron saliendo a flote más y más hilos de este entramado pestífero. No hubo entonces más remedio que admitir públicamente todos aquellos secretos a voces que el típico chapín mojigato (¡dios nos guarde!) se resistía a creer, pese a que los “resentidos” de siempre venían cantándolo a gritos desde hacía tiempo.

Hoy, por fin, nos cae el centavo y todo mundo coincide en proclamar: ¡Es el sistema! Pero ojo, porque el sistema no funciona sin nosotros. ¡Nosotros hacemos funcionar al sistema!

El que soborna y el que se deja sobornar, el que se cuela en la fila y el que le da paso, el que se sube al bus sin exigir boleto y el que se niega a dárselo, el que trasiega droga y el que la compra, el sicario y el que contrata sus oficios, el que extorsiona y el que paga la extorsión, el violador y su víctima, el acosador y el acosado, el policía que tumba, el militar asesino, el guerrillero traidor, el cura pederasta y el monaguillo sumiso, el pastor tragadiezmos, el que saca chivo en el examen, el granuja copy/paste, el que obtiene su licencia bajo de agua, el que se pasa el semáforo en rojo, el que compra mercadería pirata, el que vende producto robado, el que trepa por cuello, el que se salta las trancas, el que paga salarios de hambre, el que lleva doble contabilidad y defrauda a la SAT, el finquero explotador, el monopolista (y el que trabaja para él, y el que consume sus productos), el banquero avaro, el prestamista usurero, el lavador de fortunas…

Somos las personas (las personas, y el conjunto de relaciones que entablamos unas con otras) quienes alimentamos al sistema.

Por supuesto que hay jerarquías. Obvio que unos se sirven, más que otros, de él. Claro que hay una estructura, un entramado, una lógica detrás: leyes, contratos, instituciones. “La corrupción no es una desviación contingente del sistema capitalista global, sino parte de su funcionamiento básico” (S. Žižek).

Quien no transa, no avanza, solemos decir. Hay cosas que sencillamente no se logran por las buenas. Sólo con trinquete. Y en esta dinámica perversa, que nos carcome y nos atraviesa, los únicos que se salvan son aquellos dejados al margen (que en Guatemala se cuentan por cientos de miles) y viven como pueden y de lo que pueden, abandonados a su suerte allá donde el Estado no llega.

Basta, pues, de ver para otro lado. #Todos somos el sistema.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Mario Roberto Morales
¿Está “cerrada” la economía?

La informal sí, gracias a la divertida “épica” antiviral del gobierno.

noticia Luisa Paredes
Estos diputados integran la pesquisidora por antejuicio contra Jimmy Morales
noticia EVELYN BOCHE elPeriódico
Personal de CICIG suma más de un mes sin pasaportes


Más en esta sección

Alejandro Mayorkas, un inmigrante cubano elegido por Biden para dirigir la Seguridad Interior

otras-noticias

MP busca investigar alcaldesa de San Martín Zapotitlán

otras-noticias

Abogado resulta herido en un ataque armado en la zona 10

otras-noticias

Publicidad